Actualizado: 23/02/2018 16:26
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Emigración, Remesas

Remesas de conocimiento

Un nuevo libro indispensable de Juan Antonio Blanco

Comentarios Enviar Imprimir

Aunque siempre de los amigos se habla bien —y Juan Antonio Blanco (JAB) y yo lo somos— después de leer algunos capítulos de su último libro y husmear el resto, no me queda más remedio que hacerlo.

Se trata del libro Remesas de conocimiento: del brain drain al brain gain, publicado por el Miami Dade College y Eriginal Books. Una obra rigurosa y actualizada que tiene esa extraña virtud de un lenguaje asequible a un público más extenso que el nicho cerrado (y siempre aburrido) de los especialistas.

En sus 8 capítulos y 140 páginas el texto resume unos cuantos años de reflexión de JAB sobre las migraciones humanas y sus impactos en las sociedades emisoras en una época de cambio civilizatorio como ésta que nos sirve de escenario temporal. Y que inevitablemente deja atrás muchas ideas que, falsas o reales, pudieron ser consumidas hace varios años con alguna baza de credibilidad, pero que seguirlo haciendo hoy, se troca en un ejercicio de estulticia.

Es justamente esta conceptualización la que aparece contenida en los primeros tres capítulos que podemos llamar introductorios y que resultan tan imprescindibles para la explicación del tema central, como polémicos en sus propuestas.

Los capítulos 4-6 son los que discuten específicamente el tema de las remesas y en particular lo que llama las remesas de conocimiento y define como “…todas aquellas transferencias de capital humano y social que efectúan —de manera individual o colectiva— los miembros de una diáspora hacia personas o grupos en sus países de origen”.

JAB no duda en reconocer la complejidad de un tema que está envuelto en las asimetrías del mundo contemporáneo, pero sugiere un nuevo enfoque que enfatiza las oportunidades que este enrevesado tema implica.

El cálculo de JAB es imbatible: no se trata de centrarnos en discutir si el drenaje de cerebros afecta o no las posibilidades de despegue de los países menos desarrollados, ni de cuanto cuesta —económica y moralmente— ese drenaje. La cuestión radica en que las políticas de retención policiaca/burocráticas ya han fracasado, y en consecuencia la arista principal del asunto se coloca en otro plano: como convertir esa probable inconveniencia en una oportunidad.

En este sentido el autor no solo defiende el derecho de cualquier persona, no importa su rango intelectual, para emigrar, sino sobre todo el derecho a no emigrar. Es decir, que apuesta a la creación de condiciones internas en esos países para retener la fuerza de trabajo calificada mediante políticas positivas en términos económicos, sociales y éticos. Y añadiría, el derecho a retornar al lugar de origen como portadores de experiencias y conocimientos que pueden poner a disposición de la sociedad.

Aunque el libro no es sobre Cuba —de hecho despliega una información internacional impresionante— por razones obvias el autor no pudo eximirse de mirar de vez en cuando a la isla en que nació, y que resulta uno de los casos paradigmáticos de políticas migratorias obsoletas y de pérdida de oportunidades. Su juicio sobre este asunto en Cuba es exacto:

“Hasta el presente, afirma, los gobernantes cubanos muestran más interés por priorizar su control sobre la sociedad, aunque sea a expensas de detener herramientas cruciales de desarrollo como el acceso a Internet y el libre flujo de las remesas de conocimiento. Pero esa es una visión anclada en una civilización tecnológica y una arquitectura geopolítica en extinción.”

El último capítulo —posiblemente el que más me interesó debido a mi vocación urbanista— fue el relacionado con Miami, a la que JAB denomina “una ciudad de diásporas” y sugiere “contar con estudios del múltiple impacto que ellas tienen en la economía local y del mejor uso que puede hacerse de todo el potencial que ellas poseen”.

Creo que con este libro, Juan Antonio Blanco agrega otra nota a su compromiso intelectual con un mundo mejor. Un camino ya largo que en algún momento le colocó —al frente de la Fundación Félix Varela— en un lugar meritorio en la tenue apertura de los 90s en Cuba. Hoy, fuera de su país, Juan Antonio sigue apostando por un futuro para todos y todas, y este estudio es un ejemplo.

Ojalá pueda seguir esta reflexión, y continuar obsequiándonos sus ideas en libros que, como este que recomiendo, no solo nos ofrece buenas respuestas, sino aun mejores preguntas.

Para descargar en PDF el libro de manera gratuita: http://goo.gl/9bkGfS


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.