cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Panel de opinón

Respuesta de Ariel Hidalgo

Comentarios Enviar Imprimir

1) ¿Cree usted que sería posible que en Cuba el descontento existente llegara a expresarse de la misma manera, mediante manifestaciones y revueltas populares a favor de la democracia y de un cambio de Gobierno?

Si la pregunta es sobre el momento presente, la respuesta es no. Es posible que se den protestas locales —ya se están dando, recordemos la protesta multitudinaria de jóvenes en el teatro Camilo Cienfuegos de Santa Clara no hace mucho—, pero todavía no existe un nivel de conciencia y descontento como para producir manifestaciones generalizadas como las de Túnez y Egipto. Hay que recordar también que uno de los factores que determinaron la generalización de la protesta en esos países fue la comunicación por celulares e Internet, y en Cuba la gran mayoría no cuenta con esos medios. Ahora bien, en este momento hay un rápido proceso de pérdida de credibilidad por parte de la élite y una de toma de conciencia de muchos sectores sociales, principalmente profesionales, académicos, sectores culturales y muchos elementos medios y de base del Partido y del Gobierno. Ese proceso está determinado, primero por el impacto de hechos de la disidencia que han trascendido dentro del país, como las protestas de las Damas de Banco, la muerte de Orlando Zapata y las prolongadas huelgas de Fariña. Pero sobre todo por un completo agotamiento del modelo existente y la evidente incapacidad del Gobierno, tanto para encontrar soluciones realistas a una crisis que es permanente y estructural, como también para detener una corrupción cada vez más creciente en los estamentos burocráticos. A esa crisis profunda se une ahora una drástica política de recortes de beneficios y asistencia social y la cesantía de más de un millón de trabajadores.

2) De producirse ese fenómeno en la Isla, ¿cuál considera que sería el papel que asumiría el Ejército cubano?:

A) De incondicionalidad al Gobierno.

B) De mediador en la crisis.

C) A favor de los manifestantes.

D) Se dividiría a favor y en contra del Gobierno.

Mi respuesta está más cerca del escenario correspondiente con el inciso A. Desde el principio las fuerzas armadas se estructuraron para evitar cualquier posible fractura: se dividieron en tres ejércitos, se implementaron aparatos de inteligencia y contrainteligencia y se tomaron prevenciones de compartimentación. El Gobierno de Raúl Castro añadió a esto el favoritismo: mantener contentos a los altos oficiales, ya sea mediante altos salarios y haciéndoles participar en las administraciones de empresas claves de la economía y en altos cargos del Gobierno. Por otra parte, creo que Raúl Castro tratará de mantener al grueso de las fuerzas armadas, hasta donde le sea posible, al margen de esos conflictos y utilizará la fuerza de choque de las turbas paramilitares y cuando esto no sea suficiente, hará uso de los cuerpos antimotines que ha estado preparando para esas eventualidades.

3) ¿Considera que las reformas que ha emprendido el Gobierno cubano marcan un tiempo de espera dentro del que es improbable una revuelta popular, por muy precaria que sea la situación económica y la vida cotidiana de la mayoría de la población? ¿O son claramente insuficientes y la paciencia de la población puede agotarse y estallar como está ocurriendo en el mundo árabe?

Creo que las consecuencias de las reformas son explosivas pero a largo plazo. A mi modo de ver no se sentirán en toda su magnitud hasta dentro de uno a dos años. Para ese tiempo diría que podrían crearse condiciones para que esas protestas generalizadas se produzcan. Como dije anteriormente, Raúl Castro tiene capacidad para aplastarlas y controlar la situación, pero a un alto costo político por el creciente descontento que ya existe dentro del propio sector oficial. Tendría que hacer nuevas concesiones y quizás hasta compartir el poder con elementos reformistas. En tales circunstancias se generaría un nuevo escenario para cambios mucho más profundos. Lo demás sería ya impredecible desde esta distancia.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.