Actualizado: 21/09/2018 11:18
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Cuba, Raúl Castro, México

¿Viaje al pasado o al futuro?

La visita de Raúl Castro a México

Comentarios Enviar Imprimir

El mandatario cubano Raúl Castro realizará su primera visita como jefe de Estado a México entre el 5 y el 7 de noviembre. Un encuentro que será una mezcla entre lo viejo y lo nuevo, en que antiguas alianzas y estrategias más recientes tendrán como escenario un panorama político latinoamericano que se perfila cambiante, y hasta cierto punto desfavorable para La Habana, pero donde también Castro viaja desde una isla empeñada —en su doble acepción de deseo y deuda— en definir su futuro.

Con la intención de anticiparse a ese cambio de escenario en la región, entre otras razones, viaja Raúl Castro a la tierra desde donde zarpó en 1956, bajo la dirección de su hermano y con un grupo expedicionario, a conquistar el poder en su país. Para él será un reencuentro con la historia —y seguramente se encargará de enfatizarlo en los discursos—, pero de cara al futuro, lo que constituirá el tema de las conversaciones gubernamentales.

El encuentro en Mérida con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, responde al objetivo visible de reafirmar el relanzamiento que iniciaron los dos gobiernos en noviembre de 2013, y no hay que olvidar la histórica relación que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha mantenido siempre con La Habana, en una convivencia mutuamente provechosa donde la ideología —e incluso la política desde una óptica doctrinaria— fueron siempre colocadas a un lado.

Se ha anunciado que Peña Nieto y Castro revisarán “los principales temas de la agenda bilateral y regional en los ámbitos político, económico y de cooperación”, pero hay mucho más en juego.

Para México la ocasión necesaria, en lo político, de darle un vuelco a la situación de desventaja —incluso embarazosa— que significó el verse marginado como mediador entre Washington y La Habana, en las negociaciones que culminaron en los que, con cierta premura y simpleza, se ha dado en llamar “deshielo”. Y en lo económico un momento privilegiado con el fin de profundizar —y explorar— el interés mexicano de invertir en la Isla.

Otros temas también ocuparán la reunión. Se prevé la firma de nuevos mecanismos de cooperación en materia de comercio y turismo, así como de un nuevo memorándum de entendimiento sobre inmigración. Se sabe también que el aspecto de los derechos humanos queda fuera de la agenda.

En lo que respecta a Cuba —o al gobierno cubano para los pruritos en la corrección política—, dos importantes escenarios enmarcan esta visita: uno nacional y otro latinoamericano.

Escenario nacional

Castro viaja a México en medio de un plan sostenido —con avances y retrocesos—, no solo para atraer la inversión extranjera sino para desmarcarse, al menos en apariencia, de una categorización ideológica y política rígida.

La última muestra de ese esfuerzo es la 33 Feria Internacional de La Habana (FIHAV), que en la actualidad se realiza en la capital cubana.

Al inaugurar dicho evento, el lunes 2 de noviembre, el ministro cubano de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, afirmó que un eventual levantamiento del embargo económico, comercial y financiero que aplica Estados Unidos contra la Isla beneficiaría no solo a ambos países sino también a las relaciones económicas internacionales. Es decir, la economía se impone sobre la política ahora en Cuba, siempre que ello no signifique ceder el poder.

“El fin del bloqueo [embargo económico de EEUU] será un paso en favor de las relaciones económicas internacionales, no solo a nivel bilateral entre Cuba y Estados Unidos”, subrayó Malmierca en su discurso inaugural ante ministros, funcionarios del área económica y empresarios de unos 70 países que asisten a la FIHAV, la mayor bolsa de negocios de la Isla.

“Nuestra aspiración es hacer buenos negocios, con socios serios, en beneficio de ambas partes”, añadió el ministro. También informó que durante el primer semestre de este año Cuba cerró con un aumento del Producto Interno Bruto (PIB) de 4,7 % con una perspectiva estimada de finalizar 2015 con un crecimiento de alrededor del 4 %.

Malmierca resaltó la “especial atención” que el Gobierno cubano presta a asuntos que considera de “alta prioridad”, como es el caso de la atracción de capital extranjero.

Antes de la inauguración de la FIHAV, el ministro cubano asistió a una reunión del Consejo de Negocios Estados Unidos-Cuba, en el que participaron más de 50 directivos de compañías norteamericanas y representantes de empresas y organizaciones de la Isla.

La delegación norteamericana a ese foro estuvo encabezada por el vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Estados Unidos (USCC), Myron Brilliant, quien viajó acompañado de directivos de compañías como American Airlines, Heinz Kraft, Carterpillar, Home Depot y otras del turismo, salud y telecomunicaciones.

El empeño del gobierno cubano está brindando frutos, si aún no en lo que respecta a EEUU, sí con referencia a España.

Madrid a la ofensiva

Desde La Habana, el ministro español de Economía, Luis de Guindos, consideró que España “va a jugar un papel fundamental” en el nuevo escenario de oportunidades económicas y comerciales que se abren en Cuba en la actualidad, según la agencia Efe.

De Guindos y el ministro español de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, asistieron a la inauguración de la Feria, donde ya fueron firmados dos acuerdos de cooperación y dos memorandos con el Gobierno cubano en materia de innovación y tecnología, comercio, industria y energía.

Aunque el acuerdo más importante de la visita de la delegación española es otro, y se producirá con la firma de un convenio para refinanciar la deuda a corto a plazo que Cuba tiene con España, que, según De Guindos, sienta “bases de futuro” y es “un primer paso” en las relaciones financieras bilaterales.

Esa deuda asciende a 201,5 millones de euros ($222 millones), incluyendo principal e intereses, y corresponde a impagos desde el año 2000. No es una cifra elevada, pero su importancia radica en que ocurre en un momento en que se ha señalado que Cuba atraviesa por una nueva crisis de liquidez, y que ha solicitado una prórroga en algunos de sus pagos.

Por otra parte, tanto los acuerdos como la visita de los ministros españoles evidencia lo inútil de los llamados desde Miami a detener o impedir el aumento de la inversión española. Así que los viajes del alcalde es esta ciudad, Tomás Regalado, a Madrid, y un foro reciente de opositores en igual sentido, celebrado aquí, pasan a ser agua de borrajas, para decirlo en lenguaje castizo.

Panorama latinoamericano

Donde el escenario no es muy promisorio para Cuba, desde el punto de vista político, es en Latinoamérica.

La última encuesta realizada en Argentina señala que el candidato de la oposición derechista en Argentina, Mauricio Macri, conseguiría un 50,3 % de los votos en el ballotage presidencial del domingo 22 de noviembre, contra 39,7 % de Daniel Scioli, el candidato del Frente para la Victoria. Además, el informe especula que algo más de la mitad de quienes votaron a Sergio Massa en la primera vuelta lo harían ahora por Macri. La encuesta fue realizada entre el 28 y el 30 de octubre, a 1.300 posibles electores a nivel nacional.

Una victoria de Macri en la Argentina podría señalar el esperado inicio del fin del “ciclo progresista”, así llamado por algunos políticos y analistas, y que en realidad responde mejor a la caracterización de una tendencia izquierdista afín al movimiento iniciado —y financiado— por el difunto presidente venezolano Hugo Chávez.

De producirse esta derrota del candidato presidencial del kirchnerismo, la tradicional alianza latinoamericana formada por el chavismo se vería fuertemente debilitada, ya que a ello se une la crisis por la que atraviesa el gobierno brasileño de Dilma Rousseff y la incierta situación existente en Venezuela, donde se anticipa una derrota también del chavismo en las elecciones parlamentarias de este año (si el presidente Nicolás Maduro va a aceptar o permitir esta derrota es otra cuestión).

Alarma en la prensa oficialista cubana

El temor de este cambio de rumbo político en Latinoamericana (un cambio parcial si se tienen en cuenta los gobiernos de Bolivia Ecuador, pero de mucho menor peso en la zona que Brasil y Argentina) ha desatado las alarmas en la prensa oficial cubana. Tres ejemplos de ello:

En La unidad es la clave, Yailé Balloqui Bonzón alerta de que “tenemos que estar alertas ante las estrategias burdas que se utilizan para darle veracidad a los intentos de restauración conservadora”.

Bajo el título Argentina: un balotaje crucial para América Latina, Atilio Borón considera que “revertir lo ocurrido en la primera vuelta electoral aparece como una empresa muy difícil aunque no imposible. Habrá que intentarlo, para evitar que la Argentina sea la punta de lanza de un proceso que, ahora sí, podría ser el inicio del ‘fin de ciclo’ progresista en la región, algo que hasta hace unos pocos días parecía poco probable”.

Por su parte, en Un “síndrome” que daña la unidad y la independencia de Latinoamérica, Rubén Abelenda advierte: “En los últimos días han resurgido los pronósticos del ‘fin del ciclo progresista’”. Luego añade; “Lo preocupante de esa frase poco convincente, pero ya acuñada, es que se repite desde posiciones de izquierda, y no es menos cierto que genera pesimismo y desunión…”.

Una visita clave

De acuerdo a todos estos factores, el viaje de Raúl Castro a México no es solo la continuación del camino emprendido en noviembre de 2013, con el relanzamiento de las relaciones, y un acto de reciprocidad a la visita de Peña Nieto a la Isla, a principios de 2014, sino una avanzada en que el gobierno de La Habana busca mantener su presencia en la región con nuevos —o no tan nuevos— aliados, que le brinden el necesario soporte si fallan otros más cercanos ideológicamente. Porque al final, en Cuba lo que cuenta ahora son los negocios. Y Raúl Castro podrá ser un gobernante autoritario o totalitario, pero no es un estúpido.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.