Ir al menú | Ir al contenido

Actualizado: 15/04/2024 6:56

Kim Jong-un, Hija, Corea del Norte

¿Está Kim Jong-un preparando a su hija para que sea su sucesora?

La aparición de la hija del gobernante de Corea del Norte genera interrogantes

Recientemente, y dos veces en el lapso de una semana, la hija del líder norcoreano Kim Jong-un apareció en público, dando lugar a numerosas especulaciones de que la niña podría estar siendo preparada para suceder a su padre, informa la BBC.

Los medios estatales del país no revelaron el nombre ni la edad de la niña, a quien solamente calificaron como la hija “más querida” del líder.

La agencia de noticias estatal norcoreana KCNA informó a fines de noviembre que Kim y su hija se habían reunido con soldados, científicos y otras personas involucradas en el lanzamiento del misil Hwasong-17 ese mismo mes.

Las últimas fotos de KCNA no tenían fecha, pero decían que Kim y su hija se encontraban frente a una multitud “llena de pasión y felicidad ilimitadas” que expresaba la “más alta gloria y una ardiente reverencia por él”.

Kim Jong-un lidera uno de los países que más se esfuerza por mantener en secreto todo lo que ocurre dentro de sus fronteras, y de su vida personal se sabe muy poco.

En julio de 2012, Corea del Norte confirmó que Ri Sol-ju era la esposa de Kim, un mes después de que se la viera por primera vez en público con él.

Desde entonces, los medios de Corea del Sur han especulado con que la pareja tiene tres hijos (dos niñas y un niño) y que Ju-ae es la mayor.

La información sobre la niña es escasa. Por ejemplo, nunca se dio a conocer su nombre oficialmente, pero se cree que se llama Kim Ju-ae.

Michael Madden, experto en Corea del Norte del Centro Stimson en Washington, Estados Unidos, estima que la niña tiene entre 12 y 13 años de edad.

Para Madden, la aparición pública de la joven puede ser un mensaje de Kim Jong-un de que “la cuarta generación de sucesión en el poder vendrá a través de mi línea (de sangre)”.

“La revelación de la hija de Kim Jong-un ha interesado a los analistas de Corea del Norte mucho más que la noticia de que el país ha lanzado con éxito su misil balístico intercontinental más potente”, señaló la corresponsal de la BBC en Seúl, Jean Mackenzie.

“¿Significa esto que ella ha sido elegida como la sucesora de Kim Jong-un y algún día gobernará Corea del Norte?”, se pregunta la periodista.

Sin embargo, algunos analistas advierten que es demasiado pronto para decir si ella será quien lo suceda en el poder.

Chun Su-jin, autora surcoreana de un libro sobre mujeres líderes norcoreanas, señaló en una entrevista con la agencia de noticias Reuters que es poco probable que las élites norcoreanas acepten a la hija de Kim como gobernante.

“El país no está preparado para un líder del otro género [una mujer]”, aseguró. “[Kim] solo está tratando de demostrar que es un padre amoroso, no solo un dictador brutal que dispara misiles”.

“En Corea del Norte, el género sigue siendo importante para ser un líder”, explica Hyun In-ae, un desertor norcoreano que ahora trabaja en el Instituto Ewha de Estudios de Unificación en Seúl, Corea del Sur.

Hoy ya hay una mujer en el régimen norcoreano que lleva algunos años llamando la atención del mundo: Kim Yo-jong, la hermana de Kim.

Cuando surgieron rumores y especulaciones en 2020 sobre la salud de Kim Jong-un, su hermana, Kim Yo-jong, fue vista como un posible reemplazo para hacerse cargo de la dinastía familiar hasta que uno de los hijos de Kim tuviera la edad suficiente.

Kim Yo-jong ha ocupado un alto cargo en el régimen durante algún tiempo. Recientemente, amenazó a Corea del Sur por las sanciones aplicadas contra Corea del Norte.

Pero es obvio que la aparición de la hija de Kim Jong-un ha generado más interrogantes, dice Jean Mackenzie de la BBC.

“¿Por qué mostrarla ahora? Todavía es muy joven. Si él la está preparando para asumir el cargo, ¿podría eso significar que el líder de 38 años tiene problemas de salud?”.

“Su salud es objeto de mucha especulación porque parece ser el mayor riesgo para la estabilidad del régimen”, dice Mackenzie.

© cubaencuentro

Subir