Actualizado: 20/01/2017 14:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Rosneft, ExxonMobil, Petróleo

Rosneft y Cupet aúnan esfuerzos en explotación petrolera en Cuba

El gigante petrolero ruso mantiene un fuerte vínculo con la estadounidense ExxonMobil, cuyo director es el elegido por Trump para próximo secretario de Estado

Comentarios Enviar Imprimir

El gigante petrolero ruso Rosneft anunció este miércoles la firma de un contrato con el monopolio cubano Cuba Petróleo (Cupet) para mejorar la explotación de un yacimiento cubano.

Esta noticia, dada a conocer por la AFP, tiene una significación particular en estos momentos, debido a las relaciones entre Rosneft con la petrolera estadounidense ExxonMobil.

Donald Trump ha elegido a Rex Tillerson, director de la petrolera ExxonMobil, la empresa más grande del mundo, como su candidato para la Secretaría de Estado.

ExxonMobil que lleva trabajando en Rusia desde hace 20 años, ha creado la asociación Exxon Neftegas con Rosneft para llevar a cabo el proyecto Sakhalin de extraer gas del Ártico, y también para explorar juntas zonas en Rusia, EEUU y otros países.

Según el documento en relación a la explotación petrolera en Cuba, Rosneft y Cupet “estudiarán juntas el desarrollo y las condiciones de explotación del bloque centro-este del yacimiento Varadero para identificar los medios (que permitan) mejorar la eficacia” de la producción y aplicarlos.

Este contrato forma parte del acuerdo firmado durante una visita de Vladimir Putin a Cuba en julio de 2014 en relación con el desarrollo de varios yacimientos explotados en Cuba.

En Rusia, la aplicación de nuevas técnicas de perforación, perfeccionadas en estos últimos años, ha permitido reanudar la producción de numerosos campos petroleros que se consideraban ya con poca actividad.

Según Rosneft, las reservas petroleras probadas de Cuba se estiman a 125 millones de barriles, repartidos en 35 campos de hidrocarburos. Las reservas potenciales offshore se situarían cerca de los 20.000 millones de barriles.

Desde hace años Rusia aspira a convertirse en el principal socio petrolero de Cuba, pero ese lugar estaba ocupado por Venezuela. La caída en la importación cubana de crudo venezolano ofrece ahora esa oportunidad que Moscú buscaba.

Los envíos diarios de más de 100.000 barriles de petróleo venezolano a Cuba, que mantenían respirando la economía, han caído a menos de la mitad desde 2013, de acuerdo a comerciantes internacionales y a empleados de la refinería de Cienfuegos entrevistados por el Wall Street Journal.

El gobierno cubano se ha visto obligado a recurrir al mercado internacional para conseguir petróleo luego de doce años sin hacerlo, informa un reportaje del periódico estadounidense, del cual se hace eco el sitio de noticias Cubanet.

Del pico de 115.000 barriles diarios en 2008, actualmente solo se reciben unos 55.000, según se contabilizó el pasado octubre, según datos de Petro-Logistics, S.A., una consultora que rastrea los movimientos de los barcos petroleros. Otras fuentes dicen que el ritmo ha disminuido todavía más ya para el final de 2016, informa Cubanet.

En marzo de 2009, cuando estaba en marcha una negociación de 23 bloques petroleros del área económica cubana del Golfo, 15 (un área de 25.000 km cuadrados) se negociaban con un consorcio de Rusia, que integraban “las cinco principales empresas petroleras” de ese país.

Otros ocho bloques de menor área se negociaban con la más importante compañía China en esa materia, la China National Petroleum Corporation (CNPC) y con la empresa estatal de petróleo de Angola (Sonangol). Los rusos entonces mostraban su interés en un área inexplorada de aguas ultraprofundas.

En el área de la zona económica cubana en el Golfo, de 112.000 km cuadrados, dividida en 59 bloques, 21 de los cuales estaban pactados en contrato de riesgo con Repsol (España), Hidra (Noruega), OVL (India), PDVSA (Venezuela), Petróleos Vietnam, Patrona (Malasia) y Petrobras (Brasil), las exploraciones no han brindado hasta el momento resultados que permitan una explotación a corto plazo. La caída vertiginosa de los precios del crudo y el exceso del producto en el mercado han contribuido además al abandono de algunos intentos.

Sin embargo, el interés ruso en la explotación petrolera en Cuba se ha mantenido a lo largo de estos años, como muestra el acuerdo recién firmado.

El Gobierno cubano ha mostrado su disposición de establecer negociaciones con las empresas petroleras de Estados Unidos, lo cual depende, por supuesto, de una decisión de Washington.

Aunque el acuerdo entre Rosneft y Cupet se limita a un área muy específica de exploración, y tiene que ver fundamentalmente con un aumento de la eficacia de la extracción del combustible, no deja de añadir un elemento a tener en cuenta en la compleja situación económica cubana para el próximo año, y las posibles consecuencias en el terreno internacional, tanto en la relación de La Habana con Moscú como con Washington.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.