Hazte amigo de Cubaencuentro y colabora

  • Registrarse
  • Iniciar sesión

Actualizado: 24/10/2014 17:24
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Entrevistas

Política

Habla Eliécer Ávila

El estudiante de la UCI que interpeló a Alarcón, en exclusiva con CUBAENCUENTRO.com: «Administran nuestra riqueza, toman las decisiones por nosotros»

Comentarios Enviar Imprimir

Cuando en la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) le hicieron al presidente del Parlamento la preguntas que suelen hacerse los cubanos todos los días, Ricardo Alarcón de Quesada, descendiente de la aristocracia camagüeyana —según él mismo—, confesó, entre otros desaguisados en una ristra de incongruencias sociopolíticas, ser un perfecto ignorante en temas económicos. Y al estilo Phileas Fogg, las imágenes de los estudiantes que lo interpelaron y la del diputado le dieron la vuelta al mundo en pocos minutos.

En el viaje de ida se habló desde anarquía hasta de metamensajes y agentes de cambio, y en el de regreso —en una suerte de mea culpa ante las cámaras de la Televisión Cubana y de Telesur—, la interpelación parecía finiquitar en rendibú, precisamente, cuando Eliécer Ávila, uno de aquellos estudiantes, aseveró: "Una revolución, un proyecto socialista no puede avanzar sin proyecto. Y nosotros, nosotros estamos seguros de que existe, lo que queremos saber es cuál es".

De origen campesino, Eliécer Ávila Cicilia, un joven de 22 años que este curso debe graduarse de ingeniero en Informática, uno de aquellos estudiantes que, al parecer, había decidido tomar el toro por los cuernos, hasta que aparecieron ante las cámaras ofreciendo explicaciones, ahora nos recibe en su casa, en el campo, donde la única mesa está situada en la cocina, junto al cobertizo de un tractor.

Eliécer, ¿por qué aquella metamorfosis?

No existe ninguna metamorfosis. Y si mis palabras para Cubadebate y Telesur causaron esa impresión, entonces me disculpo. Mi pensamiento permanece invariable, y si algo ha propiciado aquel encuentro, son más interrogantes a partir de la búsqueda de información.

En el mundo parecieron sospechosas tus dolencias bucales como pretexto para salir de la UCI, y más, cuando como por arte circense reapareciste dando explicaciones ante las cámaras. Todavía la gente se pregunta qué hay detrás de ese "ve y regresa…"

No fue un pretexto. Precisaba esa operación de los cordales. Recién salí de ese proceso. En cuanto a reaparecer como por arte de magia, mire, estaba en los trámites para la operación cuando me llamó Ledian, dirigente profesional de la UJC en la UCI, diciéndome: "La prensa internacional está usando tu nombre para ridiculizar al país a partir de la manipulación de la intervención de Alarcón, y nosotros necesitamos que tú dejes lo que estás haciendo y salgas para acá de inmediato".

Imagínese, viajar de inmediato por mi cuenta era poco menos que imposible y traté de hacerle comprender mi situación, pero él no entendió, y en algún momento trató de presionarme al decirme: "Te prohíbo como militante hablar con alguien del tema, ve para la casa y no salgas de allí". Entonces le contesté que si era una situación tan delicada para el país, que enviaran un helicóptero, que iría con gusto a decir la verdad donde fuera necesario.

¿Y vinieron en helicóptero a buscarte?

No. En automóvil. Según me dijeron César y Nely, ellos vinieron en avión hasta Holguín.

César, ¿el hijo del vicepresidente Carlos Lage?

César es el presidente de la FEU en la UCI, y Nely, la dirigente de la UJC que a nivel nacional atendía los Institutos Politécnicos de Informática. Amablemente, me explicaron la situación, mostrándome algunos artículos de los publicados por los medios internacionales, y dejaron a mi elección posponer el tratamiento médico y acompañarlos a la UCI para aclarar la confusión en ascenso.

Confusión es una reunión de cosas inconexas

Y había algo de eso. Llegaron a decir que yo estaba preso.

¿Y no es cierto?

En nada. César, Nely, el chofer y yo viajamos hasta Ciego de Ávila en un carro de la filial de la UCI en esa provincia, donde aguardamos por el de la Universidad, que por dificultades mecánicas llegó al anochecer; después de comida y de recuperarse el chofer, proseguimos hacia La Habana. Cerca de las dos de la madrugada llegamos a la UCI y fui para el apartamento hasta la mañana siguiente, cuando me llamaron del rectorado.

¿Para la entrevista?

Inicialmente, para la oficina de la profesora Alicia, secretaria del PCC en la UCI, donde los tres estudiantes y el profesor que intervenimos en la reunión con Alarcón nos reunimos con algunos compañeros de la dirección de la Universidad, del PCC, la UJC y la FEU. Allí se recibía lo que estaban publicando los medios sobre este suceso; luego, un integrante del Consejo de Estado que atiende el proyecto de la UCI dijo que llegaría un equipo de Cubadebate para entrevistarnos, después Telesur hizo el reportaje, fue lo que todo el mundo vio.

Sí, pero lo que todo el mundo no vio es lo que está detrás del telón, ¿tú estabas invitado a esa reunión con el presidente del Parlamento?

No directamente.

¿Quiénes fueron los seleccionados?

Los dirigentes del PCC, la UJC, la FEU y representantes de las brigadas que no estuvieran cumpliendo tareas docentes. Ellos trasmitirían al colectivo lo allí tratado.

¿Y cómo lograste participar?

Pura casualidad, pasaba por allí y recordé la convocatoria.

Pero consultabas apuntes de una agenda, ¿pudieras mostrármela?

La agenda era del compañero que tenía al lado. Sólo anoté en ella puntos de referencia y, concluida mi intervención, se la devolví.

Pero él la tiene, ¿pudieras conseguírmela…?

Según me dijo, un oficial de la Seguridad del Estado se la había pedido, pero no se la había devuelto.

Luego, existió pesquisa policial…

No en mi caso. Al menos yo no la aprecié.

Pero la Seguridad del Estado le dijo a tu mamá que no hablara de este tema. Eso me consta.

Cuando se pone nerviosa, mi mamá puede decir cosas irresponsables.

¿Y cómo fueron tomados tus planteamientos en la reunión con Alarcón?

Desde que comencé a hablar me percaté de la existencia de dos polos opuestos: los muchachos contentos, listos para apoyarme, pero todo lo contrario ocurría con quienes presidían la reunión, tanto los visitantes como los del consejo universitario. Se veían turbados, serios, algunos molestos. Creo que en el caso de la Universidad estaban apenados, porque la reunión se les había escapado de las manos.

Al retirarse Alarcón, los muchachos me felicitaron, algunos empleando cubanismos fuertes; esas expresiones solidarias fueron reiteradas por mis compañeros, no así por los dirigentes, de quienes no recibí opiniones, sino sólo miradas, algunas poco amistosas. Me preocupó cuando alguien me dijo: "Anda muy fino porque un dirigente del PCC habló de abrirte un expediente".

Luego, te han marginado…

Desde pionero, es la primera vez que quedo fuera de la vida política de mi escuela. Ya no cuentan conmigo para ayudar en la organización de eventos de la FEU ni de la UJC. Según la alta dirección, "no se te debe dar más protagonismo". "Hay gente que no te entiende y eso puede hacerte daño", alegan. Ya no formo parte del comité primario de la UJC. Me informaron que éste había sido reestructurado y que mi responsabilidad ya no era necesaria. Honestamente, creo que querían salir de mí.


« Anterior123Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Eliécer Ávila (dcha.), estudiante de la Universidad de Ciencias Informáticas, durante la entrevista en Puerto Padre, Las TunasGalería

Eliécer Ávila (dcha.), estudiante de la Universidad de Ciencias Informáticas, durante la entrevista en Puerto Padre, Las Tunas.

Últimos videos