Actualizado: 20/10/2021 13:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Entrevistas

Cine

«Es hora de pensar en el bienestar de la sociedad»

Jorge Perugorría habla de política y cultura en la Isla, y también de sus proyectos fuera del cine.

Comentarios Enviar Imprimir

Acompañado de los actores Vladimir Cruz, Mirtha Ibarra y Yoima Valdés, Jorge Perugorría recorre por estos días varias ciudades de España para promocionar el nuevo filme de Juan Carlos Tabío, El cuerno de la abundancia, en el que encarna el personaje de Bernardito, un ingeniero venido a menos que intenta sobrevivir en un pueblo de la Isla.

El actor deja atrás, en esta ocasión, su elogiado papel del homosexual Diego en la cinta Fresa y chocolate, codirigida también por Tabío, para protagonizar una historia orlada por los "tópicos" de la Cuba tropical.

De paso por Madrid para la presentación a la prensa de la película, y tras una intensa jornada de pases televisivos y entrevistas a los medios, Perugorría compartió con CUBAENCUENTRO.com su opinión sobre la actualidad de la Isla, en política y cultura, y también habló de sus proyectos fuera del cine.

¿Cómo ha sido su experiencia con el personaje de Bernardito en El cuerno de la abundancia?

Reencontrarme con el cine de Tabío, que es un cine que admiro profundamente, y creo que esta película, El cuerno de la abundancia, está cien por ciento al estilo de Juan Carlos, de esas comedias maravillosas: Plaff, Se permuta, El elefante y la bicicleta o Lista de espera, sin contar las que codirigió con Titón, como Guantanamera y Fresa y chocolate. Creo que aquí Tabío retoma su estilo más auténtico de una comedia inteligente, audaz.

La pregunta sería cómo nos sentimos después de reencontrarnos, después de Fresa y chocolate. Pero verdaderamente no nos hemos separado después de Fresa y chocolate, hemos estado juntos después de la película, hemos compartido prácticamente la vida. Para nosotros es curioso, porque es diferente a como se puede ver desde acá, como que la gente nos vuelve a ver en esta peli.

Hablando de Fresa y chocolate, un filme emblemático en su momento, sobre todo por tratar el tema de la homosexualidad. ¿Qué opinión le merece su proyección en la televisión cubana tras 14 años de censura?

Durante todos estos años, yo, por ejemplo, he luchado dentro de la Isla cada vez que he tenido opción de llegar a algún medio, ya sea prensa o televisión, siempre he dicho que no entendía por qué Fresa y chocolate no se ponía en la televisión cubana, después que había sido una embajadora maravillosa del mundo, y todo lo que había significado para Cuba, a nivel de las personas y de la sociedad, en cuanto al tema de la tolerancia y respeto a la diferencia, no sólo a los homosexuales.

Cuando se estrenó el año pasado, lo celebramos y fue algo muy bonito entre los intelectuales, los amigos, los artistas, la gente que lo conoce a uno. Empezaron a mandar correos como algo positivo y comprendimos que, como dice el dicho: "es mejor tarde que nunca". Nos alegró mucho a todos que la pusieran.

Alfredo Guevara dijo hace un tiempo que la película Che, de Steven Soderbergh, donde usted tiene un papel, no se iba a estrenar en Cuba si atacaba a Fidel Castro. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Eso es una declaración de Alfredo Guevara que yo no comparto, con la cual no estoy de acuerdo, porque no pueden censurar una película sin haberla visto y esas declaraciones fueron hechas por él sin haber visto la película. Por la parte que me toca, por haber estado vinculado a ese proyecto, te diré que ese proyecto está hecho con la mayor seriedad, con el mayor rigor, y pienso que es una película que el pueblo cubano está preparado para ver y no entendería otra solución; pero esas cosas no las determina uno como artista, las determinan las instituciones, las determinan las personas que son responsables y que dirigen esas instituciones.

No estoy de acuerdo. Primero, porque nos hace quedar muy mal ante el mundo que un funcionario cubano diga que va a censurar una película sin haberla visto, porque alguien se la haya contado, y segundo, porque es una película donde se hace un retrato de la figura del Che a dos manos entre Benicio (del Toro) y Soderbergh, con mucho respeto y mucha seriedad.

Recientemente se dio a conocer la noticia de que usted organizó una subasta de arte con el fin de recaudar dinero para los damnificados en Gibara tras el paso del huracán Ike. ¿Cómo los necesitados podrán acceder a ese dinero? ¿Van a dárselo a la gente de a pie, del pueblo?

Sí, claro. Yo conocí Gibara con Humberto Solás, rodando Miel para Oshún, que filmamos unas escenas allí. A partir de ahí, Humberto tuvo el sueño de crear ese festival de cine en Gibara, que ya lleva seis años. Recientemente, hemos tenido una gran pérdida, la cultura cubana y la cultura iberoamericana y universal: falleció Solás, uno de los grandes maestros del cine cubano.

Cuando pasa el segundo huracán por Cuba, el Ike, entra justo por esa parte de Oriente, arrasa prácticamente todos los pueblos que están alrededor de Gibara, acaba con gran parte de Gibara. A un grupo de amigos y a mí se nos ocurrió hacer algo por ese pueblo que durante seis años había acogido a los cineastas, los pintores, los cantautores, los músicos, los que habíamos estado yendo al festival invitados por Humberto, como esa gente había sido de cariñosa, era un festival muy de pueblo, muy popular, muy bonito.

Entonces se nos ocurrió esta idea de lanzar una convocatoria a los artistas cubanos que viven dentro y fuera de la Isla, y artistas de cualquier parte del mundo, que quisieran donar una obra, para con la venta de estos cuadros hacer un fondo y, a través de la Oficina de Cine Pobre, hacerlo llegar a Gibara.

Vamos a hacerle un seguimiento a todo este dinero. Porque yo también me dedico a la pintura y al mundo del arte, estoy haciendo un proyecto que se llama "Arte por arte", el cual consiste en realizar un catálogo con todos los artistas que participen en este proyecto y hacer un seguimiento de cómo el arte puede contribuir en los momentos en que las sociedades de los países pasan por crisis o tienen problemas, ya sean sociales, políticos o meteorológicos, naturales como en este caso.

Nosotros vamos a llevar ese dinero que podamos recaudar y hacer un seguimiento. Lo que queremos es ayudar a la restauración de Gibara, sobre todo para poder darle continuidad al Festival de Cine Pobre de Humberto Solás. Uno, de pronto, se siente que está haciendo algo por la gente.

¿Ha estado allí después que pasó el huracán?

Sí, hemos estado allí. Después que pasó el huracán, el cineasta Arturo Soto estrenó en el cine Chaplin Bretón es un bebé, un maravilloso documental donde hay un viaje surrealista por toda la isla y, en el estreno, Arturo hizo un llamamiento a toda la gente que estaba en el cine: que nos trajeran ropa, donaciones, cosas que no usaban.

Hicimos una oficina en el ICAIC, recogimos un camión de donaciones de la gente y llamamos a los amigos artistas, y fuimos a Gibara, entregamos esa ayuda a la gente, y también fuimos a decirle que nosotros, por todo el cariño que habíamos recibido durante todos estos años de festival, íbamos a hacer todo lo posible por ayudar a la recuperación de Gibara y darle continuidad a la obra de Humberto, como era su Festival de Cine Pobre.

En una entrevista publicada en El País usted afirmó que Cuba necesita "cambios profundos" que "saquen al país del inmovilismo económico y estimulen a la gente". ¿Cree que en este momento existe alguna esperanza de cambio en Cuba, en cuanto a libertades, lo mismo sociales que económicas?

La esperanza es lo último que se pierde, y el pueblo cubano es muy optimista y tiene mucha esperanza de llevar adelante esos cambios. Hay mucha conciencia en el pueblo de la necesidad de cambios profundos económicos. Por primera vez aparece un discurso oficial a través de Raúl, donde se dice que hay que acabar con todas las restricciones que impiden de manera absurda la evolución y el progreso de la sociedad cubana y de la familia cubana.

Creo que hay por todos lados voluntades que conducen al mismo lugar. Ustedes recientemente le realizaron una entrevista a Eliécer Ávila, que me pareció un muchacho superinteligente. Vi la voz de una generación nueva, muy coherente en lo que dice. Yo creo y pienso como él, que todos los cambios que todos sabemos tienen que ocurrir a partir de lo ya hecho y creo que esa es la esperanza del pueblo. El pueblo no quiere hacer ningún tipo de ruptura, ningún tipo de negación, lo que quiere es una evolución, un desarrollo a partir de lo que ya está hecho, pero lo necesita para salir de este período de crisis y de sacrificio.

¿Considera que con esa "evolución" terminaría el sacrificio de todo este tiempo?

Pienso que el sacrificio no ha sido en vano. Si alguna certeza tenemos es que el sacrificio ha dado resultados, no en lo que somos, sino en lo que representamos para los demás pueblos, algo casi mesiánico como concepto. Pero creo que es hora también de que se empiece a pensar en el bienestar de la familia cubana, de la sociedad cubana, en el progreso. Para eso tienen que pasar muchas cosas, tiene que cambiar la política hacia Cuba, sobre todo de Estados Unidos. Pero creo que el pueblo cubano está preparado para asumir esos cambios que, además, están anunciados por el propio gobierno.

Antes que Raúl Castro fuera ratificado presidente, usted hizo algunos reclamos en el sector de la cultura, como "una mayor proyección del cine cubano, el aumento de la calidad de la programación de la televisión, la búsqueda de un mejor teatro". ¿Ve viable el cumplimiento de estas reclamaciones ahora mismo, o es algo para un futuro lejano?

La cultura es de los sectores dentro de la sociedad cubana que más posibilidades tiene y que más está haciendo en este momento. Creo que, tanto con la música como con el propio cine, a pesar de los problemas o los obstáculos que podamos tener, hay una dinámica en la cultura cubana que es vanguardia dentro de la propia sociedad y sigue siendo la vanguardia en relación a otros sectores.

Lo único que hay es que afianzar esos valores y pensar que todos estamos trabajando por un bien común, hacer consciente eso, y ganar espacio desde cualquiera de las manifestaciones de la propia cultura, tanto dentro de Cuba, como en la proyección de ese trabajo de los artistas.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Jorge Perugorría, en la presentación de 'El cuerno de la abundancia'Foto

Jorge Perugorría, en la presentación de 'El cuerno de la abundancia'. (MS)

Perugorría habla de su personaje en 'El cuerno de la abundancia'

Fragmento del 'making off' de la película.

Últimos videos