Hazte amigo de Cubaencuentro y colabora

  • Registrarse
  • Iniciar sesión

Actualizado: 18/04/2014 20:19
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Opinión

Honestidad, no deslealtad

El secretario del Directorio Democrático Cubano opina sobre un reciente informe de la Fundación Nacional Cubano Americana.

Comentarios Enviar Imprimir

El reciente informe de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) [sobre la utilización de fondos norteamericanos para la promoción de la democracia en Cuba] falsifica y distorsiona la labor patriótica del Directorio Democrático Cubano. En vez de centrarse en hacer recomendaciones para mejorar la asistencia norteamericana a las fuerzas democráticas dentro de la Isla, el susodicho informe acusa al Directorio y a otras organizaciones de "flagrantemente desviar" los recursos destinados por la Agencia de Desarrollo Internacional (AID) para la asistencia a los opositores cubanos de intramuros.

La verdad

Aunque aparece claramente en los reportes del Servicio de Rentas Internas (IRS), en los informes del Directorio a la AID, en las auditorías hechas sobre el programa de AID, tanto por la Contraloría del gobierno norteamericano como por corporaciones privadas, (fuentes a las que recurrió la Fundación para su informe), la FNCA decidió desconocer que los recursos brindados al Directorio por el AID, entre 1998 y 2005, tenían el objetivo de apoyar el trabajo de solidaridad internacional con la oposición interna.

Precisamente por las limitaciones legales existentes en AID para el trabajo dentro de Cuba, el Directorio decidió solicitar estos recursos para procurar respaldo internacional para la oposición cubana, fuera de Estados Unidos. Otros recursos, no de AID, han sido empleados por el Directorio para el respaldo a la resistencia interna.

A pesar de conocer esto, el informe de la Fundación procede a 1) comparar el trabajo del Directorio con el de otras organizaciones que sí recibían fondos de AID para el trabajo dentro de Cuba y 2) distorsionar las categorías de la declaración de impuestos e inventar nuevas clasificaciones que nada tienen que ver con el IRS, para supuestamente mostrar que el Directorio se gasta el 85% de sus recursos en "renta de oficina, salarios y beneficios para sus empleados" en Miami. Esto constituye una falsedad.

Lo que hace el informe es poner los gastos de actividades internacionales que constituyen el grueso del programa internacional del Directorio bajo gastos de Miami, para así mostrar esta cifra inflada. En realidad, el Directorio gastó más del 80% de los recursos en la actividad internacional y de comunicaciones, y menos de un 20% en gastos administrativos.

En ningún momento, ningún representante de la Fundación se acercó al Directorio para verificar estas informaciones o para consultarnos sobre nuestro trabajo. Es aún más sospechoso que el informe de la Fundación sólo realce el trabajo de dos organizaciones del exilio. Una de ellas, la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, es un frente de la FNCA que opera desde sus mismas oficinas, sin explicar este detalle en el informe.

El dilema ético

El Directorio ha contribuido poderosamente a que líderes de gobiernos, parlamentarios, estudiantes universitarios y activistas de derechos humanos se hayan unido en un movimiento mundial por la democracia en Cuba, como nunca antes había existido. Junto al trabajo que desde hace más de una década se hace dentro de Cuba, el Directorio ha contribuido sin descanso a que el movimiento opositor cubano pase de estar constituido por pequeñas células disidentes a transformarse en un movimiento popular de lucha cívica nacional.

La solidaridad internacional activa ha elevado el costo político de la represión para el régimen castrista y ha procurado importantes reconocimientos internacionales para un liderazgo opositor interno que hoy en día está ampliamente distinguido. La ayuda logística a la oposición ha permitido que este movimiento aumente sus acciones y su capacidad de convocatoria, y ha sacado del abandono a los familiares de los presos políticos.

El movimiento opositor cubano necesita hoy más ayuda, precisamente porque tiene más miembros que nunca, porque ha generado más de 3.000 acciones de resistencia sólo entre 2006 y 2007, porque ha logrado movilizar a más de 1.400.000 cubanos en la campaña de la no cooperación. Es imperativo hacerle llegar esa ayuda a los opositores internos, precisamente porque su vertiginoso crecimiento requiere de mayor asistencia. Los congresistas cubanoamericanos, el PAC por una Cuba Democrática y otras instituciones han trabajado muy duro, para obtener los actuales $45 millones en asistencia que están ante el Congreso para su autorización final.

Aumentar el apoyo a la oposición interna cubana es el sagrado deber de todo el exilio cubano, y no sólo de gobiernos amigos de la causa de nuestra libertad. Pero una mayor ayuda para la oposición no se logra dividiendo con calumnias a la principal fuerza de apoyo que tiene este movimiento interno, que es el exilio cubano. No se logra distorsionando el trabajo de hermanos cubanos exiliados ni levantando falsedades sobre su buen nombre.

Exhortamos a la FNCA a eliminar estas tergiversaciones de su informe, precisamente para darle más peso a sus planteamientos. El bien común de Cuba así lo exige.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.