Actualizado: 26/05/2022 12:27
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Sociedad

Vestidas para la fiesta

Sin cake ni actos oficiales televisados por el Día Internacional de la Mujer. ¿Por qué?

Enviar Imprimir

El pasado ocho de marzo, Día Internacional de la Mujer, transcurrió en Cuba con la misma frialdad e indiferencia con que parecen estar signados en los últimos tiempos todos los hechos que en otras partes del mundo tienen alguna relevancia. Además, es el primer año en que no está en el podio el gran macho nacional para arengar a sus seguidoras o para ofrecer ollas u otros enseres domésticos a las féminas delirantes que lo aclaman. No se produjo esta vez ni siquiera un acto nacional televisado (o sin televisar). Simplemente, se pasó la página.

Para dar más realce a la omisión, la habitual Mesa Redonda de la televisión estuvo dedicada no a Clara Zetkin ni al creciente movimiento de mujeres de casi todas partes del mundo en reclamo de sus derechos, sino a conmemorar nada menos que el fallecimiento, en 1942, del célebre ajedrecista cubano José Raúl Capablanca.

Un tímido spot de cinco minutos de duración, titulado Por la igualdad y plenos derechos, y transmitido entre la telenovela y un popular programa humorístico, fue la única dedicatoria televisiva a la fecha. El diario Granma, por su parte, presentó una horrenda composición fotográfica en primera plana, acompañada del infaltable bocadillo martiano como homenaje a la mujer cubana.

Mientras, un exiguo mensaje de felicitación daba fe del tributo de la Dirección Nacional de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana a las "Bravas Mambisas" y, finalmente, el propio diario anunciaba en la página 5: "Realizarán del 8 de marzo al 14 de mayo campaña internacional por el derecho de Olga Salanueva y Adriana Pérez a visitar a sus esposos". (Gerardo y René, los esposos de referencia, son dos de los cinco espías presos "en las cárceles del imperio").

No se informa si las Damas de Blanco gozarán de algún derecho a reclamar en relación con sus esposos y familiares presos en las cárceles cubanas, desde hace exactamente cuatro años. Por lo demás, ningún mensaje del Comandante, ya no tan invicto. A Chávez se le pasó este detalle.

Ni autónomas ni libres

Tampoco hubo celebraciones a nivel de cuadra, con aquel infaltable e indigesto cake destinado cada año a las miembros de la oficialista Federación de Mujeres Cubanas. ¿Habrá alguna triquiñuela oculta tras tanta indiferencia oficial?

Quizás ocurre que a dos años de pronunciadas las palaciegas promesas del anciano jeque, en aquel acto del Palacio de Convenciones, todavía muchas féminas permanecen a la espera de su olla arrocera de fabricación china. Posiblemente el hermano menor no haya recibido instrucciones sobre qué explicaciones dar a propósito de tanto retraso… Que China queda lejos, pero no tanto.

En realidad, la proclama del 31 de julio olvidó designar quién quedaría cubriendo el frente de las "dádivas imposibles". Quizás se deba a que desde hace siete meses hay una especie de alergia a los convites tumultuarios; a fin de cuentas, el pasado año no hubo carnavales y también el 28 de septiembre, día de los Comités de Defensa de la Revolución, pasó "por debajo de la mesa".

Lo cierto es que, por primera vez, las falsas mimadas de la revolución se han quedado vestidas para la fiesta. La ocasión es propicia para preguntarse si un auténtico movimiento femenino habría esperado la convocatoria de un gobierno para celebrar la fecha exigiendo los plenos derechos de las mujeres o para solidarizarse con las representantes del género, que hoy arrecian por conquistar espacios propios en otras partes del mundo.

Quedan así tácitamente demostrados los "avances" de la conciencia de género de la mayor organización de mujeres de la historia de Cuba y la absoluta subordinación de la FMC a las autoridades gubernamentales: ni autónomas, ni libres. ¡Enhorabuena por el ridículo! Para tal "institución", es sin dudas el equivalente a una sonora trompetilla.