Actualizado: 27/01/2023 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Cuba en la prensa

Editorial de 'El Nacional': «Ahora nadie se acuerda de que La Habana fue expulsada de la OEA porque ordenó invadir Venezuela»

Selección diaria de la prensa internacional.

Comentarios Enviar Imprimir

Invasión olvidada

"…Desde meses la mayoría de los presidentes del hemisferio se había comprometido a lograr que las resoluciones del año 1962 fueran anuladas, sin sostener un debate sobre el pasado y tendiendo una hipócrita cortina de olvido sobre las agresiones armadas contra Venezuela. Hasta un embajador llegó al extremo de proponer que a Cuba 'le presentaran excusas por haber sido suspendida', como si aquella sanción hubiera sido un castigo sin causa. De esa exclusión han pasado 47 años. En 1962, Cuba era un adversario mortal de Venezuela. Envió oficiales del Ejército fidelista a invadir a nuestro país disfrazados de guerrilleros, y aquí mataron a nuestros soldados y fusilaron a unos pobres campesinos. El régimen democrático venezolano fue puesto ante una dura prueba".

"Finalmente, las Fuerzas Armadas de Venezuela (las de antes, no las de ahora) derrotaron a los cubanos invasores. Algunos huyeron del país y otros fueron hechos prisioneros y delataron los planes de Fidel Castro. Con todas esas confesiones y con los documentos que le fueron incautados, el gobierno venezolano pidió una justa sanción contra Cuba, un miembro de la OEA que desestabilizaba militar y políticamente a otro país miembro. Hoy Cuba está presente en Venezuela en todas las áreas más inimaginables, desde la Fuerza Armada hasta las áreas de la economía, la educación, la sanidad, los aeropuertos y la Onidex, porque hoy los cubanos se ocupan hasta de las cédulas de identidad y los pasaportes de los venezolanos. Cuba está en su derecho si quiere retornar a la OEA, a ocupar su puesto que no ha debido abandonar si hubiera respetado la soberanía de Venezuela…".

Editorial de El Nacional, Venezuela
4 de junio de 2009

La OEA apuesta por un imposible

"La Organización de Estados Americanos (OEA), al haber dejado sin efecto ayer la marginación de Cuba, vigente 47 años, tomó una decisión que inmediatamente comenzó a provocar reacciones encontradas en los sectores democráticos del continente, porque en muchos aspectos resulta paradójica y obliga a efectuar cambios fundamentales en la entidad que aglutina a los países del continente".

"Más allá de que la resolución mencionada haya sido aprobada por aclamación —lo que la convierte en un espectáculo— y que las circunstancias históricas han cambiado de manera dramática, porque el marxismo ya no es la amenaza que fue, los hechos objetivos demuestran que la decisión no despierta ningún entusiasmo en Cuba, pues los hermanos Fidel y Raúl Castro no tienen ninguna intención de cambiar en un ápice las políticas internas que han mantenido a lo largo de más de medio siglo. Esto se demostró de manera fehaciente pocas horas antes de la decisión, con las declaraciones de Fidel Castro, quien expresó que no se justifica la existencia de la entidad que ahora, con aplausos, invita a reingresar a un país cuyas características internas chocan de manera frontal con los principios de la OEA".

"Surge de inmediato la pregunta de qué se debe hacer ahora, como consecuencia de la clara negativa y del evidente desinterés demostrado por el gobierno cubano. Hasta habría que darle la razón a Castro por negarse a ingresar en una entidad que se manifiesta como inútil, porque rompe sus propios principios. La OEA tiene ahora la indiscutible y dolorosa tarea de cambiar los principios y valores en los que se sustenta. Ya no pueden permanecer como condiciones para ser miembro que en los países exista una democracia representativa, sean respetados los derechos humanos, haya elecciones periódicas y libres, así como un régimen plural de partidos e independencia de los poderes públicos, ni pseudomonarquías dictatoriales".

"En pocas palabras, el gesto de los cancilleres integrantes de la OEA no significa necesariamente el regreso de Cuba, cuya posición es clara: no le interesa. Además de ello, condiciona de manera inequívoca que sea el continente el que acepte la realidad política cubana, en esencia antidemocrática. En ese sentido, la resolución se contradice y es una apuesta por lograr un imposible, al indicar que ha sido el gobierno cubano el que hizo la solicitud de reingreso, pero que éste se hará 'de acuerdo con las prácticas, propósitos y principios' de la entidad latinoamericana".

"…La OEA, entonces, acepta que haya dictaduras, y por tanto no hará nada, jamás, contra un gobierno que, aunque haya llegado por los votos, escoja el autoritarismo y el estrangulamiento inmisericorde de las libertades civiles y de los derechos humanos. La suspensión de Cuba en 1962 fue vergonzosa, pero nadie se habría imaginado que también lo sería la invitación a que regrese".

Editorial de Prensa Libre, Guatemala
4 de junio de 2009

Cuba y la OEA

"Cuba fue expulsada de la OEA en 1962 cuando Fidel Castro adoptó el marxismo-leninismo y su alineamiento con la Unión Soviética. Hoy en día, mientras los ministros de Asuntos Exteriores de la OEA se reúnen en Honduras para su asamblea anual, dos países se oponen a que Cuba regrese a la organización regional: Estados Unidos y, al parecer, la propia Cuba".

"Estados Unidos es el único país occidental que no ha restablecido plenas relaciones diplomáticas con Cuba. La administración Obama argumenta que no se debe permitir su reingreso sin que avance en la democratización. Sin embargo, para el resto de Latinoamérica ya es hora de acabar con el aislamiento de Cuba y reconstruir la unidad hemisférica. Los predominantes gobiernos de centroizquierda de la región, ven también una oportunidad para demostrar su independencia de los Estados Unidos y hacer cumplir a Obama su palabra de actuar de acuerdo con sus aliados".

Editorial de Los Ángeles Times, Estados Unidos
4 de junio de 2009

NY Times: Regreso de Cuba a OEA sólo si hay reformas democráticas

"Las gestiones para reincorporar a Cuba a la OEA fueron apresuradas y tramadas por gobiernos izquierdistas como Venezuela y Nicaragua, y debieron incluir la condición de que Cuba adopte normas democráticas, opinó el jueves The New York Times. 'La campaña fue encabezada por los países menos democráticos de la OEA (Nicaragua y Venezuela) que parecían más interesados en provocar una disputa con Washington y distraer la atención de sus propias prácticas objetables', dice el influyente diario en un editorial".

"'El momento elegido parece particularmente extraño y contraproducente en vista de los gestos recientes de (el presidente Barack) Obama hacia Cuba y la región', añade el rotativo. El Times señala que funcionarios estadounidenses y de la Organización de los Estados Americanos sostienen que el regreso de Cuba no será inmediato y que dependerá de un diálogo acorde con las 'prácticas, propósitos y principios' de la agrupación. 'No sabemos exactamente qué significa eso, pero esperamos que los demás países de la región presionarán insistentemente a La Habana para que libere a presos políticos y realice otras reformas democráticas', expresa el diario".

"El Times declara su apoyo a la posición del gobierno de Obama de 'resistir las gestiones precipitadas para readmitir a Cuba' en la OEA y lo elogia por 'insistir en que La Habana primero mejore la manera en que trata a sus propios ciudadanos se adecue a los estándares democráticos del grupo'. La OEA, dice el Times, 'debe presionar a La Habana a incorporarse al grupo de naciones democráticas, y debe presionar a sus miembros errantes a que se adhieran a la carta democrática de la organización'".

The New York Time / The Houston Chronicle, EE UU
4 de junio de 2009

Cuba, ahora más cerca

"Contra todo pronóstico, la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) derogó ayer la resolución de 1962 que excluyó a Cuba del sistema interamericano (…) Los países de la OEA buscaron fusionar las dos tendencias: si bien no se le pondrán condiciones a La Habana, cualquier proceso de reintegro activará una serie de mecanismos, propios de la organización regional y que competen a áreas como las prácticas democráticas y los derechos humanos. Además, la derogación de la medida de 1962 expresa un acuerdo en el hemisferio sobre el anacronismo de la suspensión".

"De esta manera, la bola queda ahora en terreno de la isla. La propia resolución afirma que el reintegro sería 'el resultado de un proceso de diálogo iniciado a solicitud del gobierno de Cuba y de conformidad con los propósitos y los principios de la OEA'. En otras palabras, la puerta está abierta y es decisión de La Habana entrar o no. Pero eso no parece tan sencillo (…) Al líder comunista le es indiferente el reingreso de su país al sistema interamericano. Al fin y al cabo, todas las naciones del continente, con excepción de Estados Unidos, mantienen hoy relaciones diplomáticas con Cuba. Por otro lado, una petición de esta para darle inicio al proceso de reincorporación podría conducir a la puesta en marcha de reformas o cambios políticos en los que el régimen de los Castro no está interesado ni forzado a asumir".

"Por último, la mano tendida de la OEA busca también un efecto sanador hacia la nación caribeña, aislada por tanto tiempo y aún sujeta al embargo estadounidense. Ya superada la discusión sobre el reintegro de la isla, si esta aceptara la invitación, el debate giraría en torno a cuáles mecanismos tendría que aplicar el régimen para regresar plenamente al sistema interamericano. Pero eso se puede demorar. Todo indica que, aunque la cerradura no tiene seguro, no existe todavía la intención de hacerla girar".

Editorial de El Tiempo, Colombia
4 de junio de 2009


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

En esta sección