Actualizado: 03/02/2023 19:25
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Cuba en la prensa

'La Vanguardia', sobre la calle G: «La Cuba que va cambiando»

Selección diaria de la prensa internacional.

Comentarios Enviar Imprimir

Botellón en La Habana

"Rockeros, góticos, emos, reguetoneros... Unos se dicen freakies sin pasar de adeptos al rock. Otros se tienen por punkies, aunque su talante es modosito. Algunos van de 'vampiros', pero pronto se delatan como ligones. Los menos se confiesan mickies, término equivalente a pijo y al parecer derivado de Micky Mouse, ('ese muñequito estúpido', según los anti-mickies). Unos pocos buscan jaleo, no importa de qué tribu sean aunque la fama en eso la llevan los repas (reparteros, de reparto o barrio). Y la mayoría parecen muy despistados: como los adolescentes de cualquier otro país, sólo que con un plus de candidez".

"Lo importante de la calle G es que existe y sobrevive, nos dice un sociólogo cubano que ha estudiado el tema. Bajo estrecha vigilancia, sí, pero ahí están las tribus de La Habana joven: toda una isla en un sistema que siempre ocupó institucionalmente los espacios públicos. Otras zonas de La Habana como la del hotel Capri, la heladería Coppelia o Malecón a la altura de 23 –ésta última ahora tomada por los gays- fueron en su día objeto de desalojos periódicos; incluso en G hubo tentativas de limpieza. Pero hoy 'se vislumbra un cambio de estrategia', nos explican".

"Al fin y al cabo, los chicos de G no se muestran especialmente reivindicativos ni parece que vayan a cuestionar estructura alguna. Más bien se reivindican a sí mismos; el derecho de ser y de estar aquí juntos, escuchando música y tomándose algo. ¿Hablan de problemas sociales? Seguro, pero 'no mucho', dicen Jennifer Hernández y sus colegas. 'Aquí nos olvidamos de todo. No nos ponemos bravos. Bastante tenemos con preocuparnos a cada rato de la comida, el transporte, el dinero… De la vida. Aquí tratas de divertirte. Pensar en sublevarse no tiene sentido. Además, nadie en su país está del todo contento, ¿no?', preguntan. La respuesta corta es obvia. La respuesta larga no cabe".

"…Los chavales deambulan por el bulevar, se sientan en un banco o en el suelo, charlan (mucho), cantan y escuchan música: la que hacen ellos, la que sale de un coche o la del mp3 de un privilegiado de la pandilla. Los jóvenes habaneros van a G porque no tienen otro sitio donde ir. En la capital faltan bares y discotecas: la revolución cerró la mayoría por alguna razón, y los pocos que quedan resultan prohibitivos: con la entrada y un par cervezas se va medio sueldo. El origen es parecido al del botellón español, pero desde condiciones más difíciles".

"'La calle es gratis', nos resume Jennifer Hernández. Ella es la teclista del grupo rockero Escape y en su cuadrilla de esta noche están el técnico de sonido y el productor del grupo, más una médico y una bióloga amigas suyas. Todos tienen entre 25 y 26 años (…) En las dos noches de nuestra fascinante incursión en G, la paz es casi absoluta. Hay un murmullo general de volumen tolerable salteado por ocasionales serenatas de calidad variable. Grupitos de policías uniformados piden papeles y, a veces, ponen multas a los chicos ¡por pisar el césped! 'Es que hay una flores tan lindas', ironiza una chica señalando un insulso seto mientras con el índice se da golpecitos en la sien".

"También rondan el paseo algunos polis de paisano, nos sopla otra chica en bajito. Ellos y algún que otro pastor baptista o evangelista que vienen a captar almas descarriadas son los verdaderos freakies de G; los únicos no integrados en una comunidad de tribus casi siempre pacíficas aunque no siempre tolerantes entre sí; sobre todo cuando el alcohol y las pastillas hacen horas extra".

"Los emos, muchos de ellos imberbes y caracterizados por su vestir ceñido, sus zapatillas de marca Converse y por el cabello aplastado, son el mayor blanco de críticas, insultos y algún guantazo de la competencia. Su deliberada tendencia a la depresión y sus prácticas autolesivas (les da por hacerse cortes en los brazos) no les han granjeado grandes simpatías (…) Pero las disputas en G no suelen llegar a mayores y –según nos aseguran– se han reducido: en parte por la presión de los vecinos y de sus cartas en Granma, y en parte por la reciente y estratégica decisión de iluminar a tope la calle. Ahora, esta orientación (eufemismo revolucionario de orden o resolución) choca con las medidas de ahorro en el país, y la autoridad busca para G un término medio entre la oscuridad cómplice y la claridad delatora".

"La venta de alcohol está prohibida en los garitos del paseo a partir de las ocho: una medida entre inútil y absurda cuando en algunas cercanas bocacalles se compra bebida sin problema. Además, muchos chavales se traen las botellas de la tienda. Y no faltan vendedores clandestinos de casi todo, incluso de vino que transportan en mochilas. La policía lo sabe y lo persigue, pero su objetivo principal es que nadie se pase de la raya: que no se repita el escándalo de la aparición de jeringuillas en la zona, que hace algún tiempo disparó las alarmas. ¿A quién no le suena todo esto? Cuba también es la calle G. La Cuba que va cambiando. La que cada vez es menos diferente".

La Vanguardia, España
22 de junio de 2009

La libreta de racionamiento adelgaza en Cuba

"El verbo ahorrar se conjuga en Cuba desde Guantánamo hasta Pinar del Río. Las medidas dispuestas por el Gobierno de Raúl Castro para capear el nuevo temporal económico inciden en recortar el consumo de energía en el sector estatal, en un intento de evitar los apagones en las viviendas, pero han afectado también a los alimentos normados que se distribuyen por medio de la casi cincuentona libreta de abastecimiento racionado".

"…Los recortes han llegado, incluso, al transporte público. Al margen de la incomodidad de viajar sin aire acondicionado en un país caribeño, las recientes mejoras introducidas en los medios colectivos con la entrada en servicio de nuevas unidades han quedado estancadas por los planes de ahorro. De hecho, el Ejecutivo de La Habana ha suprimido frecuencias en las rutas urbanas de autobús, con lo que las aglomeraciones vuelven a repetirse. En el transporte ferroviario se ha optado por una estrategia similar, pero se ha incrementado el número de vagones para intentar paliar la retirada de locomotoras.

"…Poco después del anuncio oficial, apareció un cartel en los ultramarinos confirmando el recorte a la mitad en la cantidad de granos –frijoles y chícharos o guisantes secos– que se entregan por persona. El ajuste también limitaba la distribución de sal, que se prolongaba más en el tiempo. La encargada de una bodega desvela que, a partir de julio, la isla podría enfrentarse a más restricciones. Al parecer, el Gobierno pretende anular la entrega de dos libras (aproximadamente un kilo) de arroz que se reparten adicionalmente desde el catastrófico paso de los huracanes el año pasado".

"…La vilipendiada pero necesitada libreta de racionamiento, sin embargo, está en vías de extinción si nos atenemos a una reciente declaración de Raúl Castro calificando de «insostenible» mantener los «millonarios subsidios» que supervisa la Oficina de Control de Productos Alimentarios (Oficoda). Según varios expertos, el problema radica en encontrar una fórmula para que la cartilla desaparezca progresivamente y no deje desatendidos a los sectores de la población más débiles…".

Colpisa, España
21 de junio de 2009

Honduras pide a Cuba el mismo trato comercial otorgado a Guatemala

"Las negociaciones para la firma de un Acuerdo Comercial de Alcance Parcial entre Honduras y Cuba se han retrasado, debido a la exigencia de Tegucigalpa de que La Habana le brinde a este país el mismo trato concedido a Guatemala. Según lo difundido por SDP Noticias, el ministro de Comercio de Honduras, Fredys Cerrato, dijo que este país esperaba que en la segunda ronda de pláticas que se realizó del 9 al 12 de junio en La Habana concluyeran las negociaciones, pero no sucedió así".

"Indicó que se esperaba que el Acuerdo lo firmara el presidente de Honduras, Manuel Zelaya, en la visita que hará a Cuba el 3 de julio próximo, para asistir a la Fiesta del Fuego que se realizará en Santiago y que este año será dedicada a este país centroamericano. 'A pesar de la buena relación que tenemos con Cuba, esperamos que nos dé el mismo tratamiento que le dieron a Guatemala cuando firmaron el Acuerdo de Alcance Parcial', precisó".

"En la actualidad, Honduras negocia 25 líneas de productos que son fundamentales, como la miel de abeja, pepinos, harina de trigo, maíz, café, salsa de tomate, entre otras, señaló Cerrato. Explicó que si Cuba le da el mismo trato comercial a este país, como lo hizo con Guatemala, permitirá que en un futuro se puedan homologar en uno solo todos los acuerdos comerciales que tienen con Centroamérica. En La Habana se concluyeron los textos normativos y está pendiente un texto base que incluye disposiciones sobre acceso a mercados, reglas de origen, cooperación comercial, salvaguardias, solución de controversias y otros".

El Heraldo, Honduras
21 de junio de 2009


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

En esta sección