Actualizado: 27/01/2023 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Cuba en la prensa

Lincoln Díaz-Balart dice que la labor de Insulza, para que Cuba vuelva a la OEA, «da vergüenza ajena»

Selección diaria de la prensa internacional.

Comentarios Enviar Imprimir

Díaz-Balart critica vuelta de Cuba a OEA

"El congresista cubano-estadounidense Lincoln Díaz-Balart criticó la idea de reincorporar a Cuba en la OEA y la política de España con la Isla porque -sostuvo- en Cuba nada ha cambiado y es el ex presidente Fidel Castro quien tiene 'el poder omnímodo'. Díaz-Balart se expresó así ante un grupo de periodistas en la sede de la Fundación Hispano-Cubana, en Madrid, donde hoy se reúne con miembros del exilio cubano".

"El congresista expresó su convencimiento de que al frente del Gobierno de Cuba sigue Fidel Castro, pues 'Raúl (su hermano) no existe sin Fidel' y 'no hay que confundir títulos con poder' (…) Sobre la eventualidad de que la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) levante la suspensión impuesta a Cuba en 1962, Díaz-Balart aseguró que el secretario general del organismo, José Miguel Insulza, 'lleva a cabo una labor que da vergüenza ajena, abogando por la reincorporación al sistema interamericano de una dictadura de cincuenta años'".

"…Con respecto a la política española hacia Cuba, el congresista dijo que 'es muy triste porque el país tiene mucho peso en la Unión Europea cuando se habla de Latinoamérica y en este momento en que Fidel Castro está enfermo y es rechazado por el pueblo cubano, España debería estar abogando por una mayor solidaridad' con los cubanos…".

"Aunque se opone a toda concesión 'a la tiranía' del Gobierno de Cuba, Díaz-Balart reconoce que la Administración del presidente de EEUU, Barack Obama, actúa 'desde la necesidad' de que se produzca una apertura democrática en la Isla, y 'la liberación de los presos políticos, la convocatoria de elecciones libres y la legalización de los partidos, de la prensa y de los sindicatos'".

El Sol de Florida, EE UU
28 de mayo de 2009

Gracias por el fuego

"Trabajar en Cuba expone a los periodistas a recibir gran variedad de amenazas, advertencias e insultos provenientes de los extremos del abanico político cubano. Es verdad que son una ínfima minoría pero forman tremenda bulla. Lo último que llegó a este blog fue una advertencia legal, un lector me amenaza con que puedo ser enviado a prisión por haber 'confesado' que compré algunas latas de leche en Santa Clara y las trasladé después a mi casa en La Habana. Me picó la curiosidad y consulté el asunto con un amigo abogado. Me explicó que la ley lo contempla, pero agregó que si se plantearan aplicarla con ese rigor, tendrían que mandar a la cárcel a millones de cubanos que la violan diariamente".

"Bien, de esa escapé pero no es la única. Recientemente un autotitulado periodista, de origen cubano, escribió desde La Florida a Cuba pidiendo que el gobierno me expulse del país por 'venenoso y desinformante contra la mujer cubana'. Este señor realizó una interpretación libre de la nota 'Tópicos' y concluyó que en ella yo difamo a las 'compañeras'. Desde la difícil situación que implica vivir en las 'entrañas del monstruo', este patriota se levanta en defensa de las cubanas. Pero él no es una excepción, la oficina de un conocido abogado cubano americano, residente un poco más al norte, envía correos electrónicos advirtiendo a las autoridades sobre la peligrosidad de mi trabajo, supuestas pruebas irrefutables de mi labor de zapa".

"No deja de resultarme curioso que cubanos que abandonaron el país para irse a vivir a EE.UU. y que no han regresado a la isla más que de visita, se conviertan en abanderados de la Revolución Socialista y en defensores de la Fe. Pero no es lo más raro que me ha ocurrido. Recuerdo que en una de las ocasiones en que el ex presidente Fidel Castro criticó mi trabajo, recibió el inesperado apoyo de uno de los mayores periódicos del anticastrismo de Miami. 'Cosas veremos, Sancho'. En el artículo, el periodista advertía que, con base en la acusación que se me hacía, el gobierno cubano podía expulsarme del país y le recordaba a las autoridades que existe un reglamento vigente que les permitiría hacerlo incluso dentro de la ley".

"Ya yo había empezado a sospechar que no era muy popular en los medios radicales de Miami cuando una radio afirmó: 'este tal Fernando Ravsberg (es) de la misma casta de la mercenaria Lucía Newman de CNN, o de Juan Forero de The New York Times'. En el otro extremo -protegido por un seudónimo- alguien, aparentemente ligado a la prensa oficial cubana, afirmaba que llevo años preparándome 'para anunciar la Caída del Telón de Bagazo' y que mi 'británica alma', no puede perdonar que me 'hayan privado de esa satisfacción'".

"También desde Cuba una persona escribe afirmando que se reirá cuando yo sea expulsado por hablar mal de la Revolución Socialista. Me dice que tenga mucho cuidado con mi próximo relato, tratando de influir con el miedo en mi nueva nota. Con los gobiernos no me va mejor. Las autoridades encargadas de la prensa extranjera me tienen terminantemente prohibido trabajar para otro medio que no sea la BBC, y la embajada de los EEUU estuvo años sin invitarme a sus recepciones (ahora ya me perdonaron)".

"¿Qué hacer? Las presiones de uno u otro extremo van dirigidas a que sólo hable de algunos aspectos de la realidad. Unos critican que elogie el sistema de salud y otros quieren que no mencione los problemas de los médicos para viajar. No me quejo ni me siento una víctima, sólo constato que ésta es una profesión que crea algunos enemigos. Sin embargo, también da muchos amigos, personas a las que conoces y otras a las que no, pero que te leen y respetan tu trabajo, incluso cuando no están de acuerdo. Algunos amigos me aconsejan que me aleje de los temas 'delicados' y evite los 'conflictos'. El problema es que creo que ese periodismo 'complaciente' termina siempre corrompiendo el alma del que lo hace y la inteligencia del que lo recibe".

"Al fin y al cabo, tampoco requiere gran valentía ser un periodista objetivo, lo más grave que le puede ocurrir a un corresponsal extranjero es que lo expulsen de Cuba, un precio mínimo si se le compara con el que pagan algunos de mis colegas en otras partes del mundo".

Fernando Ravsberg, BBC, Reino Unido
28 de mayo de 2009


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

En esta sección