Actualizado: 12/12/2019 10:24
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Cuba en la prensa

Moscú cree que «el idioma ruso tiene nuevamente demanda» en la Isla, por lo que estudia reabrir el Instituto Pushkin

Selección diaria de la prensa internacional.

Comentarios Enviar Imprimir

Idioma ruso nuevamente tiene demanda en Cuba

"El rector del Instituto de Idioma Ruso Alexander Pushkin, Yuri Projorov, estima que el idioma ruso nuevamente tiene demanda en Cuba, puesto que contribuye a la reactivación de las relaciones económicas entre ambos países. 'Nuestros colegas cubanos apoyan la idea de reabrir nuestra sucursal. El idioma ruso nuevamente tiene demanda en Cuba', dijo Projorov".

"Projorov arribó a Cuba para sostener conversaciones sobre la reanudación de las actividades del Instituto de Idioma Ruso en La Habana. Esta semana el rector ruso se reunió con representantes del Ministerio de Educación Superior de Cuba, con la directiva de la Biblioteca Nacional, con el rector de la Universidad de La Habana. Asimismo, se tiene planificado encuentros con funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores del país.

RIA Novosti, Rusia
25 de junio de 2009

'Policía eléctrica' contra el fraude y el derroche en Cuba

"El gran enemigo interno del momento en Cuba no es ningún opositor, ningún traidor, ni bloguero o grupo cibernauta alguno. La rebeldía que hoy preocupa aquí es la del vecino que chupa la electricidad a una empresa estatal o manipula el contador para no pagar lo que consume; la del jefe o currante que incumple las severas restricciones recién impuestas al uso del aire acondicionado; la del tipo que se deja la luz encendida…".

"La del disidente lumínico, ese 'indisciplinado derrochador' que tanto dinero le cuesta a un país que ya no tiene dinero. Contra él se concentran los esfuerzos de la implacable policía eléctrica creada por el Gobierno de Raúl Castro. La presentación en la prensa de los temibles inspectores es digna de reproducirse: 'Existen unos hombres bien intencionados, silenciosos, que se mueven sin altanería y no se creen importantes pero lo son. Se trata de los integrantes de los Grupos de Supervisión Energética (GSE), creados en la provincia de Sancti Spíritus en el 2007 y luego extendidos a toda la isla'".

"Los GSE está que no paran desde que, hace dos meses, el Gobierno limitó a ciertas horas el uso de placas de aire acondicionado, hornos y hasta neveras en fábricas y oficinas, a la vez que decidió poner coto a los pufos en el suministro a viviendas. Había que contrarrestar el exceso de gasto de 40.000 toneladas de combustible para electricidad detectado en el primer cuatrimestre del año, exceso ya revertido en 18.000 toneladas ahorradas desde entonces. Tal ahorro no se entiende sin el eficiente trabajo de estos policías de la luz cuyas patrullas de La Habana han multiplicado sus salidas. En sus 250 inspecciones diarias vienen detectando fraude en una de cada 10 casas. La trampa más frecuente es la que se conoce como 'poner a dormir al niño', que consiste en manipular el contador para que no cuente".

"El otro procedimiento más al uso tiene que ver con la interpretación de manga ancha que muchos cubanos hacen de la estatalización de su economía socialista. Si todo es de todos, lo cual no es exacto, ¿por qué no tomarlo directamente del Estado? Ésa es la filosofía que aplican los artífices de las tendederas, tramos kilométricos de cables que desvían el flujo eléctrico desde una entidad estatal hasta un grupo de viviendas…".

La Vanguardia, España
25 de junio de 2009

Cuba libro

"Rafael Rojas nació en la Cuba revolucionaria en 1965, es licenciado en Filosofía por la Universidad de La Habana y doctor en Historia por el Colegio de México. En 2007 recibió el premio Anagrama de ensayo por su texto Tumbas sin sosiego. El subtítulo del libro reza Revolución, disidencia y exilio del intelectual cubano. En El estante vacío revisa la recepción en la isla de la producción intelectual de izquierda europea y americana. También revisa la producción cubana que queda excluida de las lecturas permitidas, a partir de la cual arma un listado no exhaustivo por géneros".

"Rojas describe y analiza cómo desde 1992, con la desaparición de la Unión Soviética, en las librerías de Cuba se experimentó un vacío, que respondía a los estantes que antes se completaban importando la producción intelectual del bloque. A lo que agrega que la revisión del período del '59 al '92 se ha silenciado desde la publicación, afirmando que 'el pasado soviético de la isla se ha convertido en un tabú de la esfera pública cubana'. Sostiene que después de 1992 hubo un intento de reincorporación de la producción cubana, dentro de la isla o en el ámbito de los exiliados".

"El estudio sobre la literatura y política en Cuba hace fuerte hincapié en el papel que juega el intelectual de izquierda en Latinoamérica, teniendo en cuenta que en muchos casos se ha tomado a Cuba como referente para pensar las posibilidades del socialismo desde la democracia. Rojas le agrega un rasgo contradictorio más al estado de excepción en el que se piensa y se representa a Cuba. Por ejemplo, reflexiona a propósito de la utilización simbólica que hacen los intelectuales de Cuba, y de cómo Cuba incorpora o no el debate neomarxista: discusiones como las de Slavoj Zizek y Ernesto Laclau, a partir de La razón populista, en el cual se hace referencia a la tendencia protofascista en todo movimiento populista. Rojas destaca: 'En Cuba, curiosamente, un socialismo latinoamericano en cuyo nombre se libran muchas de estas polémicas, el debate neomarxista no tiene lugar'".

"…Rojas cierra el libro con una lista de setenta libros fundamentales prohibidos en novela, prosa y cuento, poesía, ensayo, historia, memoria y testimonio y ciencias sociales. Su simpatía teórica con Harold Bloom queda reforzada mediante una cita sobre su reflexión acerca de la selección personal de las lecturas: 'Importa, para que los individuos tengan la capacidad de juzgar y opinar por sí mismos, que lean por su cuenta'…".

Página 12, Argentina
21 de junio de 2009


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

 

En esta sección