Actualizado: 17/10/2018 8:56
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

EEUU, Cine, Fidel Castro

Al cine el romance entre Fidel Castro y una periodista norteamericana

La actriz israelí Gal Gadot producirá la cinta en que la política se mezcla con una relación íntima y dos países enemigos dialogan mediante “la diplomacia de la intimidad”

Comentarios Enviar Imprimir

Los encuentros entre Lisa Howard y Fidel Castro serán llevados al cine, informa el Nuevo Herald.

La historia donde se mezcla el romance y la política, que vincula al gobernante cubano con los presidentes norteamericanos John F. Kenney y Lyndon B. Johnson, y donde también aparece tangencialmente la figura de Ernesto “Che” Guevara está camino a la gran pantalla con el nombre de My Dearest Fidel será producida por la actriz israelí Gal Gadot, protagonista de Wonder Woman. En el proyecto también participan el esposo de la actriz, el urbanizador e inversionista de bienes raíces Jaron Varsano, y la ejecutiva Sue Kroll, que en abril creó su propia productora, Kroll & Co. Entertainment.

En un tuit del 23 de mayo, Gadot dijo que se interesó en la historia de Lisa Howard, una corresponsal de ABC News que llegó a Cuba para entrevistar a Castro en abril de 1963 y llegó a transmitirles sus mensajes a dos presidentes norteamericanos, al leer el artículo del historiador Peter Kornbluh ‘My Dearest Fidel’: An ABC Journalist’s Secret Liaison With Fidel Castro, que publica Politico Magazine en su edición de mayo/junio.

Gadot, que también podría protagonizar el filme, dijo que quedó atrapada por el recuento de lo vivido por “esta mujer complicada y fascinante” en un momento histórico en que había mucho en juego, agrega la información del periódico de Miami.

Howard, una de las figuras televisivas más importantes de los años 1960 que ya había entrevistado a Khrushchev, se empeñó en llegar hasta Castro y no paró hasta que lo consiguió. “Era imposible filmarlo porque nunca se estaba tranquilo”, escribió la periodista en su diario.

El primer encuentro con Castro fue en el cabaret del hotel Riviera. La conversación se extendió hasta el amanecer, y giró en torno a muchos temas: la Constitución de Estados Unidos, el escritor francés Albert Camus y, por supuesto, el presidente Kennedy, sobre quien Castro hacía muchas preguntas, según reconoció la periodista en los memorandos que escribía para funcionarios del Gobierno norteamericano a su regreso de Cuba.

Kornbluh, que dirige el proyecto de documentación sobre Cuba en el National Security Archive en Washington, cuenta en su artículo que Castro, encantado con la rubia periodista, accedió a dejarse entrevistar. Ella le hizo preguntas como: “¿Por qué cientos de cubanos están emigrando a la Florida?” y él le devolvió la moneda a veces con preguntas más ligeras como, ¿si su pelo era teñido o natural?

Al día siguiente Castro le envió un ramo de flores, y Howard le dejó una carta de varias páginas en las que le decía frases como: “Aunque desapruebo muchas de las cosas que ocurren en esta revolucion, te deseo éxito. No eres el tirano cínico y cruel que pintan algunos”.

En su segundo viaje a la Isla, en febrero de 1964, Howard tuvo un encuentro íntimo con Castro. A partir de este momento, acuerda llevar los mensajes del gobernante cubano a la Casa Blanca, primero a Kennedy, y después del asesinato de este, a Johnson.

La periodista estaba convencida de que Castro tenía intenciones de mejorar sus relaciones con Estados Unidos, y su misión fue servirle de intermediaria por los canales traseros de la diplomacia, ejerciendo, como la llama Kornbluh, “la diplomacia de la intimidad”.

El tercer viaje de Howard a Cuba no fue en calidad de periodista, sino para decirle a Castro que su mensaje ya había llegado al presidente Johnson. Castro la alojó en una mansión de las que había confiscado a los cubanos que se fueron del país y le dio un paseo en su yate, que ella describió como un barco destartalado.

En Estados Unidos, el apartamento de la periodista en el Upper East Side de Nueva York fue el escenario de una reunión informal entre el diplomático norteamericano William Attwood y Carlos Lechuga, que había representado a Cuba en la ONU durante la Crisis de los Misiles.

Más tarde, cuando el “Che” Guevara estuvo en Nueva York en diciembre de 1964, Howard organizó una fiesta con vistas a que se reuniera con el senador demócrata Eugene McCarthy. El encuentro, descrito por algunos de los participantes, fue más bien un diálogo con Howard en el que Guevara se mantuvo la mayoría del tiempo en silencio.

Howard nació el mismo año que Castro, en 1926, en Ohio, y su verdadero nombre era Dorothy Jean Guggenheim. Antes de ser periodista, fue actriz, y recibió el sobrenombre de “Primera Dama del Pecado” por sus roles de malvada en programas de television y películas de segunda. Cuando conoció a Castro ya estaba en su segundo matrimonio, y tenía dos hijos.

Su final, suicidio con barbitúricos mientras estaba de vacaciones en los Hamptons, el 4 de julio de 1965, fue el colocón a una serie de infortunios.

La periodista había perdido un embarazo y había sido despedida por la cadena ABC después de involucrarse en un grupo político, que buscaba impedir el ascenso al senado de Robert Kennedy, apoyando la reelección del senador republicano Kenneth B. Keating.

La cadena también mencionó “el show de Cuba” como una de las razones para su despido. La demanda civil que Howard presentó contra ABC por $2 millones fue desestimada.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.