Actualizado: 21/07/2019 2:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Espionaje, documental Kennedy

Alarcón dice que el documental alemán sobre la muerte de Kennedy merece 'el basurero'

'Es realmente penoso que en Alemania, que se supone que es un país tan culto, aparezcan tonterías de ese calibre', dijo el presidente de la Asamblea Nacional.

Enviar Imprimir

AFP/ La Habana. El presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Ricardo Alarcón, opinó este lunes que el documental del alemán Wilfried Huismann según el cual el asesinato del presidente estadounidense John F. Kennedy fue una venganza de Fidel Castro, "lo único que merece es un buen basurero".

"Lo único que merece es un buen basurero para echarlo", dijo Alarcón a preguntas de la prensa y agregó que "es realmente penoso que en Alemania, que se supone que es un país tan culto, aparezcan tonterías de ese calibre".

Según el documental de Huismann, el presidente estadounindense John. F. Kennedy fue asesinado el 22 de noviembre de 1963 en Dallas por Lee Harvey Oswald por orden de los servicios secretos cubanos.

La pasada semana, el diario oficialista Granma dijo que se trata de una "conspiración" que busca desviar la atención sobre el caso del anticastrista Luis Posada Carriles.

El texto —firmado por su director editorial, Gabriel Molina— señala que "uno de los objetivos colaterales del asesinato" de Kennedy "fue el de aniquilar a la revolución Cubana", pero "ese fin no fue logrado y es la secreta razón para que 42 años después, la conspiración continúe".

El gobierno de Fidel Castro acusa a Posada Carriles del atentado contra una avión cubano en pleno vuelo en 1976 con saldo de 73 muertos, y sostiene que Washington lo protege al mantenerlo detenido en Texas por cargos migratorios y no extraditarlo a Venezuela, donde tiene cuentas pendientes por terrorismo.

El caso de los espías se trata de crear 'un ambiente macartista'

Alarcón declaró que con el caso de dos académicos acusados en Estados Unidos de espiar para el gobierno cubano, se trata de crear "un ambiente macartista" para influir en el caso de otros cinco cubanos acusados de igual delito.

"Están tratando de crear un ambiente macartista que influya en la conducta que la Corte de Apelaciones de Atlanta deberá tomar en el caso de los cinco compatriotas nuestros que han sido acusados por ellos de luchar contra el terrorismo", dijo Alarcón a la prensa.

El parlamentario se refirió a la política de persecución de la izquierda introducida en los años cuarenta y cincuenta en Estados Unidos por el senador Joseph Raymond McCarthy, que afectó a miles de personas acusadas de actividades antipatrióticas.

Los académicos Carlos Álvarez, de 61 años, y su esposa Elsa, de 55, están detenidos sin fianza en una prisión federal en Miami (sur de Florida) acusados de ser agentes de los servicios de inteligencia cubanos desde 1977.

Ambos cubano-norteamericanos, que trabajan en la Universidad Internacional de Florida (FIU), pueden ser condenados a una pena de hasta 10 años de prisión y una multa de 250.000 dólares.

Alarcón añadió que "en este momento en Miami (…) hay mucha gente preocupada con la libertad de expresión, con la libertad académica, con una nueva ola macartista", que busca influir en la apelación ante el tribunal de Atlanta de cinco cubanos acusados también de espionaje.

Se trata de Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Fernando González, René González y Antonio Guerrero, que La Habana considera "héroes" de la lucha contra el terrorismo.

El gobierno de la Isla acepta que los cinco, tres de los cuales fueron condenados a cadena perpetua y dos a penas de 15 y 25 años respectivamente, realizaban tareas de inteligencia entre los grupos anticastristas de Miami, pero niega que esa labor fuera contra Estados Unidos.