Actualizado: 20/11/2019 9:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Miguel Ángel Moratinos, relaciones Cuba-España

Cancillería española: Moratinos hablará con las autoridades cubanas sobre la situación en la Isla

La secretaria de Relaciones Internacionales del PSOE dijo que su partido cree que en el régimen hay personas con 'capacidad de conducir' un cambio hacia la democracia.

Enviar Imprimir

El Ministerio español de Asuntos Exteriores y de Cooperación confirmó este miércoles que el canciller, Miguel Ángel Moratinos, iniciará este lunes una visita oficial a Cuba acompañado de las secretarias de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, y de Cooperación Internacional, Leire Pajín, informó Europa Press.

Inicialmente, fuentes citadas por al agencia habían dicho que el viaje se produciría el domingo y que Moratinos tenía previsto entrevistarse con el canciller cubano, Felipe Pérez Roque, e interés en reunirse con Raúl Castro.

En un comunicado, el Ministerio español de Asuntos Exteriores señaló este miércoles que, durante su estancia en La Habana, Moratinos "hablará con las autoridades cubanas sobre la situación en la Isla y pasará revista a la relación bilateral en sus distintos planos, político, económico, cultural y de cooperación, entre otros".

La visita de Moratinos (del gobernante Partido Socialista Obrero Español, PSOE) será la primera de un canciller español a la Isla desde la que realizó Abel Matutes, del 9 al 12 de noviembre de 1998, durante el gobierno de José María Aznar, del Partido Popular (PP).

Este miércoles, la secretaria de Relaciones Internacionales del PSOE, Elena Valenciano, dijo que su partido cree que el régimen cubano "toca a su fin tal y como está concebido" en la actualidad, pero ve a "muchas personas" dentro de él con "capacidad de conducir" un proceso hacia un "sistema democrático" sin necesidad de abandonar el "ideario socialista".

En declaraciones a Europa Press, Valenciano afirmó que "cuando desaparezca Fidel Castro" Cuba tendrá que "caminar hacia un sistema democrático, lo cual no significa que tenga que abandonar su ideario socialista".

"Hay muchísimos elementos de la revolución cubana y del régimen cubano que conviene defender y sostener", dijo, y mencionó el "sistema de solidaridad social, que no existe en ningún país del área".

Valenciano afirmó que también hay otros elementos "que conviene claramente erradicar", pero consideró que "las recetas no pueden venir de fuera, ni para Cuba ni para nadie".

La dirigente del PSOE aseguró que los socialistas españoles van a estar "muy presentes" en el proceso de cambio que inicie Cuba e intentarán "aprovechar las buenas relaciones" de España con los cubanos para "seguir insistiendo en la necesidad de que caminen hacia una apertura y un sistema plural" y decírselo "claramente", "sin ningún complejo".

Valenciano agregó, no obstante, que la transición sólo podrá suceder "si realmente se deja que sea (…) el propio pueblo cubano el que defina sus tiempos y su manera de hacerlo", y advirtió del riesgo de que se produzcan "injerencias de todo tipo" tras la desaparición de Castro.

De acuerdo con Valenciano, el gobierno español aspira a "influir en un proceso que tiene que darse en Cuba desde el respeto" de "todas las posibles partes interesadas" y sin realizar declaraciones grandilocuentes contra el régimen cubano que puedan provocar un efecto contraproducente, algo que, a su juicio, "no quiere entender la derecha española".

"Nosotros no estamos de acuerdo con el régimen de falta de libertad que hay en Cuba, pero si queremos tener algo que decir tenemos que manejarnos con una cierta sutileza, cosa que en las relaciones diplomáticas es de exigir", explicó.

La responsable de Relaciones Internacionales dijo que los socialistas exigen a los cubanos "el pleno respeto a los derechos humanos" cada vez que tienen ocasión, y les condenan en el Parlamento Europeo "cuando es necesario", pero "si se quiere influir en el proceso y se quiere tener un cierto grado de interlocución con los actores que van a ser los protagonistas del proceso hay que hacerlo todo con mucha mano izquierda", insistió.

Valenciano opinó que los cubanos deberían ser capaces de "combinar ese régimen de solidaridad" social con un "régimen de libertad", aunque afirmó que "convendría mucho que lo pudieran hacer sin un sistemático bloqueo de sus propias posibilidades de desarrollo por parte de la comunidad internacional".