Actualizado: 23/10/2017 23:51
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Azúcar, Zafra, Producción

Con menos azúcar, ¿hay país?

Otro “traspié” en el azúcar: quedan 1,2 millones de toneladas de caña sin procesar y la producción decrece en un 19 %

Comentarios Enviar Imprimir

Más malas noticias para la economía cubana.

La producción de azúcar en Cuba decreció en un 19 % durante la zafra 2015-2016, lo que rompió la tendencia al alza que experimentaba el sector desde 2010, según fuentes oficiales, informa la agencia Efe.

Ese descenso de producción de azúcar en la última zafra respecto a la campaña anterior se debió principalmente a los efectos del clima en la molida y calidad de la caña, y el tiempo perdido en la industria y la cosecha, precisaron directivos del Grupo Empresarial estatal Azcuba citados por el diario Granma.

A esto se une la “arrancada tardía” de 13 centrales (fábricas) azucareros de las 50 que existen en el país: cinco por “cuestiones asociadas a la industria” y ocho debido a la lluvia y el exceso de humedad en la materia prima.

Los funcionarios de Azcuba dieron a conocer la situación de la industria del azúcar durante una intervención ayer ante la Comisión Agroalimentaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular, una de las diez que se reúnen desde este lunes como trabajo previo al pleno que la Asamblea celebrará el próximo 8 de julio.

Según el director de Informática, Comunicaciones y Análisis del Grupo, Dionis Pérez, casi todos los planes quedaron por debajo de las metas planteadas, lo cual dio como resultado el cumplimiento del 95 % de la molienda, un 80 % de producción de azúcar y el 85 % de rendimiento industrial previsto.

El “traspié” de esa zafra azucarera en la isla se tradujo en 1,2 millones de toneladas de caña sin procesar, añadió Pérez.

Para la próxima campaña 2016-2017, Azcuba proyecta crecimientos de un 27 % en los volúmenes de cosecha de caña y un 45 % en la producción, para lo que esperan apoyarse en el trabajo de 54 centrales a lo largo del país, 22 de los cuales deben iniciar la molienda en noviembre.

El incumplimiento en la producción azucarera fue una de las causas del “complejo escenario” que marcó a la economía cubana en el primer semestre de 2016, advirtió el ministro, Marino Murillo.

Una vez más, el factor climático acude como la primera causa a mencionar cuando se intenta “explicar” o “tapar” —cada lector puede escoger el término que considere más conveniente— el llamado “incumplimiento”. Tras el clima se suelen alegar toda otra serie de cuestiones, a veces más o menos precisas, como el arranque tardío de los centrales azucareros, y en otros casos realmente enigmáticas, como eso de “cuestiones asociadas a la industria”. Pero la realidad es que en la Isla ha llovido siempre o hace poco o ningún frío o a veces deja de llover. Lo que ocurre es que año tras año se vuelva a las mismas explicaciones socorridas. En realidad la lluvia afecta la zafra, solo que en el caso de Cuba la explicación es llover sobre mojado.

En el caso del azúcar, se trata de uno de los rubros que Cuba ha tratado de relanzar en medio del proceso de “actualización del sistema”.

El actual plan de reformas económicas en el país señala como objetivos prioritarios de esta industria el incremento sostenido de la producción de caña, el perfeccionamiento de la relación entre el central azucarero y los productores cañeros, y la diversificación.

Azcuba esperaba revertir un largo declive en la producción local desde los 8 millones de toneladas en 1990.

La producción azucarera creció en la zafra 2013-2014 en un 4,2 %, según el balance oficial final, para alcanzar el mayor crecimiento en los últimos diez años, aunque se incumplió la previsión de 1,8 millones de toneladas.

En la zafra 2014-2015 se experimentó un 18 % de crecimiento con respecto al pasado año, según cifras del diario Granma.

Sin embargo, esos porcientos de crecimiento intentaban atenuar otra realidad: el plan para 2014-2015 se quedó en un 4 % por debajo de lo esperado. En la zafra 2013-2014 se incumplió la previsión de 1,8 millones de toneladas.

Ahora la situación es peor, ya que no hay siquiera porcentajes de crecimiento relativo, sino todo lo contrario.

Lo que hay detrás de tantas cifras es un hecho frío y nada edulcorado: el fracaso del presidente Raúl Castro para reactivar la industria azucarera.

En 2011 Castro decidió suprimir el Ministerio del Azúcar y crear en su lugar el Grupo Empresarial de la Agroindustria Azucarera, dentro de su plan para reorganizar un deprimido sector que en otros tiempos fue el motor de la economía de la Isla, según informó en su momento CUBAENCUENTRO.

De acuerdo a la información de entonces aparecida en el diario Granma, el Consejo de Ministros cubano tuvo conocimiento en una reunión celebrada el pasado sábado de “la decisión de extinguir el Ministerio del Azúcar, pues en la actualidad no cumple ninguna función estatal.

Castro explicó en esa reunión que la decisión forma parte del plan para redimensionar el sector y “aligerar sus estructuras” para “conformar un sistema empresarial capaz de generar con sus exportaciones moneda libremente convertible para financiar los gastos propios”.

Entonces se anunció que la base productiva del sector se articularía en torno a las unidades “más eficientes” y las empresas azucareras se concentrarían en trece unidades provinciales.

Pero el simple cambio de nombre, el abandono de la denominación de ministerio por grupo empresarial no ha resuelto el problema de una industria que requiere de una fuerte inversión, y donde la mayoría de las fábricas son obsoletas o muestran un agregado disparar de instalaciones y equipos inadecuados.

Ocho de las 59 refinerías azucareras de Cuba fueron construidos en la década de 1970 y 1980, pero el resto se erigió antes de 1959, por lo que la mayoría requiere de una poderosa inyección de capital para ser rehabilitados.

Al parecer, la única solución para la industria azucarera cubana sería la privatización. Solo que surge otra vez la perenne pregunta, de si valió la pena su nacionalización a raja tabla.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.