Actualizado: 21/11/2018 18:34
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Emigración, EEUU, México

Cubanos desesperados en México

Se encuentran atrapados en la zona fronteriza entre Estados Unidos y México y no saben si serán deportados a Cuba

Comentarios Enviar Imprimir

El cubano José Enrique Manreza, que vendió su casa y sus pertenencias para embarcarse en una travesía en avión, autobús y a pie en busca del sueño americano, ahora está atrapado en una ciudad fronteriza mexicana después de que Washington haya puesto fin abruptamente a una política indulgente de inmigración, informa Reuters.

El presidente estadounidense, Barack Obama, puso fin el jueves a una política que garantizaba la residencia a los cubanos que llegaran a Estados Unidos sin visado y al estatus especial para los profesionales médicos de la Isla.

El levantamiento de la política, conocida como “pies secos/pies mojados”, entró en efecto inmediato, dijo el Departamento de Estado en un comunicado.

“Imagínese cómo me siento después de que estuve seis días con seis noches corriendo por el río, por la selva, la humedad”, dijo Manreza, en un refugio para inmigrantes en la ciudad de Tapachula, en el sur de México, donde escuchó la noticia junto con otros 30 cubanos.

Manreza estima que ha gastado cerca de $10.000 en su viaje, incluyendo un vuelo a la Guyana francesa, guías a través de América del Sur y sobornos para defenderse de los agresores que trataron de abusar de su hija durante el viaje.

“Tuve que dar dinero, mucho dinero y ahora nos pasa esto, no puede ser”, dijo Manreza, que administraba un almacén en La Habana antes de partir en diciembre. Dijo que está tratando de decidir si regresa a Cuba, sin dinero, o busca asilo en México.

Anticipando el final de la política, la inmigración cubana repuntó desde la normalización de 2014, y Ben Rhodes, asesor adjunto de seguridad nacional de Obama, dijo que unos 40.000 cubanos llegaron a Estados Unidos en 2015 y alrededor de 54.000 en 2016.

Las cifras han sido más bajas en los últimos meses, pero los cubanos que se encontraban en ruta en Panamá dijeron que cientos más venían detrás de ellos en las selvas traicioneras del Darién.

“Vienen más cubanos con niños embarazadas, personas mayores”, dijo Gabriel Alejandro Marín, que forma parte de un grupo de 50 inmigrantes que se encontraba en Ciudad de Panamá. “Hemos vendido todos los muebles para esto”, agregó.

Miles de cubanos se congregaron en Costa Rica y Panamá el año pasado mientras los países centroamericanos se esforzaban por hacer frente a la afluencia. El Salvador dio la bienvenida a la nueva política el jueves, diciendo que todos los inmigrantes deben ser tratados por igual.

Honduras, desde donde miles de inmigrantes viajan a Estados Unidos cada año pese a la ausencia de un tratamiento especial como el que recibían los cubanos, dijo que espera para ver si el cambio en la política lleva a menos cubanos a viajar.

Manreza dijo que su esposa, enfermera, estaba trabajando en Venezuela como parte de un programa cubano de petróleo por médicos. Obama también anuló un programa de parole para los trabajadores de salud laborando como parte de los diferentes acuerdos del Gobierno cubano, que data de 2006 y permitía a los médicos cubanos que trabajaban en terceros países trasladarse a Estados Unidos simplemente al ingresar a una embajada estadounidense.

“Cuando le llamé se puso a llorar”, dijo Manreza, sin especificar si su mujer había tenido la intención de desertar bajo el marco del programa.

Iván Díaz, de 45 años, un administrador de salud dijo que la decisión lo había sorprendido. “Fue como un shock para nosotros, cómo que te quiten el oxigeno”, declaró.

Díaz salió de Cuba hace tres meses con su esposa. Dijo que la travesía hacia Estados Unidos le había costado unos $25.000 a él, su mujer y miembros de su familia en Miami que enviaron dinero para apoyarlos.

“Me quedan 10 dólares en el bolsillo”, dijo. “Vamos a llegar a ver qué nos dicen, no se pierde nada con ir hasta Laredo (la frontera entre México y Estados Unidos), algo se va a poder hacer, sino, que me deporten a Cuba”, agregó.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.