Actualizado: 05/06/2020 14:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Cemento, Embargo, Inversiones

Demanda saca a la luz millonaria inversión en planta de cemento en Cuba

Extranjeros operan una planta en terrenos confiscados a estadounidenses por el gobierno de la Isla

Comentarios Enviar Imprimir

Una demanda judicial en España ha sacado a la luz documentos que indican que una firma gigante suiza invirtió en una planta de cemento en Cuba a pesar de advertencias de que el acuerdo podría violar las leyes de Estados Unidos porque la planta está ubicada en terrenos confiscados a ciudadanos estadounidenses, según el diario El Nuevo Herald.

“La inversión de Holderbank en la propiedad de Cienfuegos constituiría claramente ‘tráfico’ de propiedades confiscadas bajo el Título IV de Helms-Burton”, escribieron abogados estadounidenses contratados para asesorar a Holderbank, que ahora se llama Holcim y es la mayor compañía cementera del mundo, de acuerdo a la información de Juan O Tamayo.

El acuerdo para remozar y administrar la planta se llevó a cabo en 2000, pero la inversión se puso a nombre de una serie de empresas en España, los Países Bajos y Panamá para distanciar a Holcim de la inversión, de acuerdo con una docena de documentos presentados en la demanda.

De acuerdo al sitio EcuRed, el 29 de mayo de 1980 fue inaugurada la Planta de Cementos Carlos Marx, construida a un costo de 200 millones de pesos y con una plantilla inicial de más de 1.600 personas. En aquel entonces, contaba con tres líneas de producción, con una capacidad total de 1.500.000 toneladas anuales de clinker.

El 1 de junio del 2001 surge la Empresa Mixta Cementos Cienfuegos S.A. y se desarrolla un proyecto de modernización: Equipamiento de fabricación alemana con molinos de bolas, hornos rotativos y precalentador de 4 etapas. Se moderniza una línea, que por su capacidad y eficiencia sustituye otra y se instala un pre calcinador, agrega EcuRed, que en ningún momento menciona la inversión extranjera.

Añade el portal cubano que por entonces se instalaron equipos para la descarga y carga de barcos para la exportación. Agrega que la instalación posee un sistema de control distribuido con tecnologías de las más modernas del mundo.

Todo lo cual se realizó con vistas a lograr producir 1.5 millones de ton de clinker y cemento, de una manera más segura, limpia y eficiente, dice EcuRed.

En el año 2008 finalizó con la producción de un millón dieciséis mil toneladas de clinker (material que unido al yeso conforma el cemento) un récord desde la fundación de la primera línea de la planta en 1980, por Fidel Castro, quien la visitó en varias ocasiones, por ejemplo, el 27 de enero de 1979 en compañía del entonces presidente de la República Popular de Angola, Agostinho Neto, de acuerdo a la información de EcuRed. La fabrica también fue equipada para producir cemento tipo Portland, que se utiliza en la fabricación de viviendas.

Cemento para Venezuela

De acuerdo a una información de Radio Martí, del 25 de octubre de 2013 y firmada por Pablo Alfonso, miles de toneladas de cemento cubano estaban arribando a Venezuela para apuntalar la Gran Misión Vivienda, que se venía abajo por la baja producción que atraviesan las cementeras venezolanas y la crisis económica del gobierno de Nicolás Maduro.

“A Puerto Cabello arribaron el pasado martes 10.999 toneladas de cemento tipo Portland, procedentes de la fábrica Carlos Marx de Cienfuegos en Cuba”, aseguró la edición 14.321 de la revista digital Informes, que publica la Cámara de Comercio de Puerto Cabello.

La carga llegó en el buque LTI Integrity de bandera panameña. El importador de la carga es Bariven, filial de Pdvsa y el envío lo hizo la Empresa Importadora y Exportadora de la Construcción de Cuba, agregó la información de Radio Martí.

“Venezuela ha estado importando desde hace varios meses ese producto pues las tres empresas estatales Cementos de Venezuela, Fábrica Nacional de Cementos e Industria Venezolana de Cementos han presentado problemas operativos, según fuentes del sector”, afirmó en aquel momento Radio Martí.

La falta de viviendas y de cemento para construirlas, ha elevado a millones de unidades su déficit habitacional. Cuba debe construir entre 60.000 y 70.000 viviendas anuales para paliar, uno de los problemas sociales existentes en el país, según datos del Instituto Nacional de la Vivienda, divulgados el mes anterior al arribo del cemento a Venezuela, en el programa televisivo Cuba Dice.

Para esa fecha la presidenta del Instituto Nacional de la Vivienda, Oris Silvia Fernández, explicó que la situación es “bien complicada” en La Habana, donde se encuentran albergadas 5.461 familias y afirmó que se necesitan unas 28.000 viviendas para resolver ese problema. La funcionaria agregó que solo en los últimos tres años los huracanes han afectado más de un millón de viviendas en la Isla.

La titular de la Vivienda afirmó entonces que esos momento en Cuba solo se construían “unas 16.000 casas anuales por parte del Estado y entre 8.000 y 10.000”.

Una información de El Nuevo Herald, de ayer domingo, enfatizó que en la Isla persisten serios problemas de vivienda.

Más de dos millones y medio de personas en Cuba no tienen acceso a agua potable dentro de sus casas, según datos del censo de población del 2012 publicados por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), que reflejan el persistente problema de la vivienda en la Isla, dice El Nuevo Herald.

Según el reporte, todavía existen en Cuba 19.095 habitaciones de cuartería en solares o ciudadelas; 86.281 bohíos construidos “con paredes exteriores de yagua o tabla de palma y techo de guano”; 12.426 viviendas improvisadas “con materiales no adecuados o de desechos como cartones, planchas metálicas, fibrocemento u otros”, así como 1.718 viviendas móviles (barcos, botes, vagones de ferrocarril, tráileres, contenedores) o fuera de toda clasificación como “cuevas” y “carpas de lona”. En total, suman más de 108.000 viviendas precarias, según el reportaje de Nora Gámez Torres aparecido en El Nuevo Herald.

Solo alrededor de la mitad de todas las casas y apartamentos tiene techo de placa u hormigón, lo que apunta a la alta vulnerabilidad de las construcciones restantes ante el embate de eventos climáticos, agrega el diario de Miami.

Firma niega inversión

Por su parte, la firma Holcim aseguró no tener inversión alguna en Cuba. “Holcim no es propietaria de empresa alguna ni de acciones en empresa alguna en Cuba”, dijo el portavoz en Zurich, Eike Christian Meuter, al diario de Miami.

Los documentos judiciales, obtenidos por El Nuevo Herald, son parte de una demanda de 2011 entre tres firmas españolas. Firebrick SA y Acedos Trading alegan que Inversiones Ibersuizas les debe más de $2 millones de una vieja inversión en Cuba.

La demanda nota que Acedos unió sus fuerzas con Ibersuizas en 2000 en un intento por entrar al mercado de la construcción de viviendas en Cuba.

El intento falló, pero Ibersuizas propuso después a Holderbank establecer una sociedad 50-50 con Cuba para mejorar y administrar la planta de cemento Carlos Marx en Cienfuegos, según mostraron los documentos. La firma suiza proporcionaría capital, pericia técnica y gestión, de acuerdo con uno de los documentos.

Una carta del 1 de julio de 2000 a Ibersuizas firmada por Marcos Portal, entonces ministro de la Industria Básica de Cuba, afirmaba que La Habana había aceptado “la oferta presentada por Ibersuizas-Holderbank de establecer una empresa conjunta en la planta Carlos Marx”.

Un mes antes, el bufete Arnold & Porter en Washington dio una señal de alerta luego de ser contratada para asesorar a Holderbank “con relación al riesgo bajo las leyes estadounidenses” si la firma suiza invertía en la planta de Cienfuegos y otra en Santiago de Cuba, en el oriente del país.

El proyecto de Cienfuegos representaba un “riesgo significativo e inmediato” bajo la Ley Helms-Burton porque la planta se encuentra en terrenos confiscados a ciudadanos estadounidenses, escribió el bufete en un fax a Holderbank. La inversión de Santiago probablemente no tendría problemas.

En el proyecto de Cienfuegos, “la única manera factible para que Holderbank minimice estos riesgos es llegar a un acuerdo negociado” con los ciudadanos estadounidenses que habían sido propietarios de los terrenos, agregó el fax, fechado el 12 de junio de 2000 y parte de los documentos judiciales.

La planta Carlos Marx está ubicada en el terreno de la hacienda azucarera Soledad, confiscada en 1960 a la familia Claflin de Boston.

Ibersuizas creó una firma española, Las Pailas de Cemento, en 2000 que pagó $70 millones a Cuba por el 50 por ciento de la empresa conjunta, Cementos Cienfuegos. Holderbank controlaba el proyecto a través de una empresa panameña, Windward Overseas, y un sofisticado mecanismo de opción de compra y venta de acciones conocido como put, según mostraron los documentos judiciales.

El acuerdo empezó a resquebrajarse en 2004, cuando el presidente de Ibersuizas Luis Chicharro se quejó en carta a Holcim de que la inversión estaba teniendo problemas porque la compañía suiza “había asumido toda la gestión” y estaba tomando malas decisiones.

Pocos meses después, el bufete Zuckerman Spaeder en Washington escribió a Ibersuizas diciendo que estaba al tanto de “la estructura de la participación accionaria oculta de Holcim en Las Pailas” y planteando la posibilidad de un acuerdo monetario con la familia Claflin.

William H. Claflin IV, asesor de inversiones de Boston involucrado en las reclamaciones de la familia acerca de los terrenos en Cuba, dijo que un bufete estadounidense lo contactó en 2004 y dijo que tenía un cliente que podría gestionar un acuerdo entre la familia y Holcim, a cambio de una parte del dinero.

Otros miembros de la familia no quisieron el acuerdo, de modo que nada ocurrió, dijo Claflin a El Nuevo Herald. La familia tiene todavía una reclamación por $11 millones sobre el terreno en Cuba, reconocido en 1969 por la Comisión de Resolución de Reclamaciones en el Extranjero de EEUU.

Ibersuizas rechazó las propuestas de Zuckerman Spaeder, pero en cuestión de meses empezó a mover sus acciones en Las Pailas por medio de otras compañías en España y los Países Bajos, según los documentos judiciales.

En 2005, se reportó que había vendido las acciones por alrededor de $65 millones a Apollo 200, identificada en los documentos judiciales como una firma española controlada por Chicharro y otros tres conocidos directivos de Ibersuizas.

Se reportó en 2009 que Holcim tenía más de 80.000 trabajadores en 70 países alrededor del mundo, y se estimaba sus ventas en aproximadamente $35.000 millones. Su principal oficina en EEUU está en Miami, cuyos directivos no respondieron a las solicitudes de El Nuevo Herald para hacer comentarios al respecto.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.