Actualizado: 28/10/2021 12:35
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Represión

El preso político Víctor Rolando Arroyo en estado 'delicado' por huelga de hambre

Otro prisionero político, Félix Navarro, se encuentra también en huelga de hambre desde hace ocho días 'en solidaridad' con Arroyo.

Enviar Imprimir

El preso político cubano Víctor Rolando Arroyo, quien cumple una condena de 26 años de prisión, se encuentra en estado "delicado" de salud por una huelga de hambre que mantiene desde hace 13 días, denunció su familia, según la AFP.

Arroyo, de 53 años, se encuentra internado en el hospital de la provincia de Guantánamo, señaló la esposa del opositor, Elsa González Padrón, en una nota enviada a la prensa.

González Padrón pidió a las autoridades del Ministerio del Interior, de la prisión y la Fiscalía Militar permiso para ver a su esposo a fin de "constatar cómo se encuentra de salud y los motivos que lo han llevado a esta huelga de hambre, pero en ningún momento para pedirle que desista".

De acuerdo con la denuncia, la mujer "estuvo la tarde del miércoles en el hospital para procurar ver a Arroyo, y no se lo permitieron".

No obstante, "pudo conocer que aún no había perdido la conciencia, por lo que se mantiene negado a que le administren suero; se encuentra en fuerte proceso de deshidratación; está muy delgado y débil".

En su nota, la familia del disidente responsabilizó "a las autoridades en La Habana y Guantánamo por la situación que ha llevado a Víctor Rolando Arroyo Carmona a tan crítico estado de salud, y por la vida de él".

Añadió que otro prisionero político, Félix Navarro, también recluido en la prisión provincial de Guantánamo, y condenado a 25 años, se encuentra en huelga de hambre desde hace ocho días "en solidaridad con las demandas de Arroyo".

Arroyo y Navarro forman parte del grupo de 75 disidentes que el gobierno cubano condenó a penas de hasta 28 años de prisión en la primavera de 2003.

Según la ilegal Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) en la Isla existen unos 300 presos políticos.