Actualizado: 01/04/2020 15:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Represión

En huelga de hambre tres disidentes del grupo de los 75

A otro preso de ese grupo, José Gabriel Ramón Castillo, le han diagnosticado cirrosis hepática.

Enviar Imprimir

Los disidentes cubanos José Daniel Ferrer García, Víctor Rolando Arroyo y Félix Navarro, miembros del grupo de 75 encarcelados en 2003, se encuentran en huelga de hambre para denunciar su situación, informaron fuentes de la oposición interna cubana, según EFE.

Ferrer García, dirigente del Movimiento Cristiano Liberación (MCL) condenado a 25 años, cumplió este jueves 17 días en huelga de hambre en protesta por las condiciones carcelarias.

Por su parte, Navarro, quien cumple una condena de 25 años en la prisión provincial de Guantánamo, inició hace nueve días una huelga de hambre en solidaridad con Arroyo.

Otro miembro del grupo de los 75, José Gabriel Ramón Castillo, condenado a 20 años de cárcel, se encuentra en delicado estado de salud, según una declaración de su familia difundida por el Directorio Democrático Cubano, con sede en Miami.

De acuerdo con el documento, tras varios exámenes en el Hospital Ambrosio Grillo, de Santiago de Cuba, los facultativos diagnosticaron al disidente cirrosis hepática.

El diagnóstico "ha puesto a todo la familia en un estado de incertidumbre y desesperación atendiendo a la gravedad de esta enfermedad y a las terribles condiciones de vida que debe enfrentar Pepín en prisión, ya que en la noche del pasado día 14 fue trasladado al Reclusorio Provincial de Boniato, en Santiago de Cuba, y ubicado en la misma celda donde se encontraba antes del ingreso hospitalario", dice el texto.

Como el resto de las cárceles del país, Boniato "carece de las condiciones higiénico-sanitarias mínimas para un paciente con estas características patológicas. Las aguas que beben los reclusos en estos centros están infectadas de bacterias y parásitos que provocan constantes brotes de enfermedades, tan peligrosas como la hepatitis o la amebiasis", agrega la declaración, firmada por la esposa y la madre del disidente, Blanca Rosa Echavarría Reoyo y Olinda Hortensia Castillo Reytor, respectivamente, una hija adoptiva y tres hermanos del preso político.

De hecho, el opositor adquirió en prisión hace 10 años una hepatitis B mientras extinguía su primera condena política, recordó la familia y se refirió también a lo inadecuado de la alimentación de prisión para un enfermo de cirrosis hepática.

"Mantenerlo en prisión sería un acto de crueldad, pues sólo aceleraría su muerte", dijo la familia en su declaración. "Es por eso que estamos solicitando al gobierno cubano su libertad inmediata de cara a salvar, y tratar de alargar su vida", agregó.