Actualizado: 17/10/2017 10:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

firmas extranjeras, impuestos, gratificaciones

Empleados de firmas extranjeras protestan por el impuesto a las gratificaciones

Trabajadores de una agencia estatal que ofrece mano de obra a compañías foráneas se quejaron duramente en una reunión con la viceministra de Finanzas.

Comentarios Enviar Imprimir

La decisión del gobierno cubano de cobrar impuestos por las gratificaciones en divisas que reciben empleados de empresas extranjeras y embajadas ha causado malestar e inusuales protestas, informó Reuters.

La decisión afecta a cerca de 5.000 trabajadores de compañías extranjeras que reciben complementos salariales en divisas, un mecanismo no reconocido por la ley pero tolerado bajo el ambiguo concepto de "gratificación".

Los trabajadores de Acorec, una de las agencias estatales de empleo, protestaron duramente el 12 de enero durante una reunión con la viceministra de Finanzas, Nelly Cubillas.

Un video del encuentro en el Teatro Nacional de La Habana, al que la agencia Reuters tuvo acceso, mostró a varias personas cuestionando la "base legal" de la medida y pidiendo que, si deben tributar, las gratificaciones sean reconocidas como salarios. Los funcionarios respondieron que no hace falta.

"En este momento de supuestos cambios es lo más increíble que puede pasar. No voy a inscribirme para pagar algo que no gano", dijo una mujer que se identificó como militante del Partido Comunista.

El video muestra a trabajadores riendo a carcajadas cuando un funcionario de la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) les informa que deberán pagar 30 pesos convertibles (32,4 dólares) para registrarse como contribuyentes.

Otros destacaron sus credenciales revolucionarias y dijeron que, pese a gozar de "privilegios" como automóviles y teléfonos celulares, trabajan hasta 16 horas al día por su país.

Las empresas extranjeras que operan en Cuba deben contratar los servicios de empleados locales en divisas a agencias estatales que, sin embargo, pagan a los trabajadores en moneda cubana.

El salario medio en la Isla es del equivalente a entre 15 y 20 dólares al mes, por lo que las firmas extranjeras suelen entregar gratificaciones extras a sus empleados cubanos.

La nueva resolución grava esas gratificaciones recibidas bajo el mostrador con entre un 10 y 50 por ciento, según un rango de ingresos, que oscila entre 2.592 y 64.800 dólares anuales.

Tras las protestas en el Teatro Nacional, fueron suspendidas reuniones similares pactadas con empleados de otras tres empresas del Estado que proveen mano de obra a compañías extranjeras.

Los trabajadores contratados a través de Cubalse, una agencia que ofrece servicios a empresas y embajadas, han recibido en sus domicilios una copia de la resolución emitida el 13 de diciembre por el Ministerio de Finanzas acompañada por una carta.

"Le hacemos llegar la mencionada resolución, así como un plegable o instructivo (...) que detalladamente explica cómo proceder en cumplimiento de lo dispuesto", dice la misiva.

Informa, además, que el plazo para inscribirse en el registro de contribuyentes fue extendido un mes, hasta el 1 de abril, y agrega que funcionarios de Cubalse y la ONAT estarán disponibles entre el 30 de enero y 8 de febrero para aclarar dudas.

Para Phil Peters, un experto en Cuba del centro de estudios Lexington Institute en Washington, el gobierno está reconociendo que en Cuba, una sociedad socialista e igualitaria, algunos ganan más que otros.

"Los empleados de las empresas extranjeras han tenido altos ingresos y una exención tributaria de facto. Eso está terminando y comprensiblemente no les agrada. Pero es difícil considerarlo injusto", opinó.

"Si la misma línea se aplica en otras decisiones de política económica, significaría más incentivos, posibilidades de salarios más altos y mayores oportunidades de mejorar la producción y la productividad. Todo eso sería positivo para la salud económica de Cuba", añadió.

Compañías extranjeras aplaudieron la decisión, pues, dicen, les permitirá llevar una contabilidad más transparente de sus operaciones en Cuba.

Muchos empleados están, sin embargo, irritados.

"Nosotros sabemos que los impuestos son normales en todos los países del mundo. Lo que molesta es la forma de imponerlo", dijo un trabajador que pidió no ser identificado.

Un empresario extranjero en La Habana describió la decisión como "una buena idea, mal ejecutada".


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.