Actualizado: 24/05/2019 17:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Cambios, CUC

Expertos consideran positiva devaluación del peso convertible

Estiman que es una medida realista para incentivar las exportaciones, favorecer el turismo y animar la inversión extranjera

Comentarios Enviar Imprimir

La decisión de Cuba de devaluar en un 8 % la tasa de cambio de su peso convertible (CUC, moneda fuerte) y equipararlo de nuevo al dólar es una medida “positiva” y “realista” tendente a incentivar las exportaciones, favorecer el turismo y “animar” la inversión extranjera.

En este sentido se pronunciaron el lunes varios analistas y expertos consultados por EFE ante este “paso discreto” —así lo define el propio Banco Central de Cuba— en la compleja política monetaria de la Isla, con el que se pretende mejorar el balance de divisas y favorecer las relaciones financieras externas.

En Cuba conviven dos monedas: el peso cubano, en el que la mayor parte de la población cobra sus salarios y con el que paga productos y servicios básicos, y el CUC, convertible en divisas y que fue creado en 1994 equiparable al dólar, aunque en 2005 el Gobierno lo revaluó en un 8 %.

La vuelta a la paridad del CUC con el dólar anunciada este lunes no supone sin embargo la eliminación del gravamen del 10 % que Cuba aplica a los cambios en efectivo de dólares por pesos convertibles y que las autoridades justifican en el bloqueo que EEUU mantiene sobre la Isla.

Tampoco varía la tasa de cambio interna entre el peso cubano y el convertible (un CUC equivale a 24 pesos cubanos) ni la forma de contabilidad estatal que establece que un peso cubano es igual a un peso convertible, un elemento que añade complejidad y distorsiones en las mediciones económicas.

En cualquier caso, expertos y empresarios extranjeros ven con buenos ojos el anuncio del Banco Central, al considerar que el CUC estaba “sobrevaluado” y que su tasa de cambio era completamente “irreal”.

Muchos coinciden en que uno de los sectores más inmediatamente beneficiados con la medida será el turismo —la segunda fuente de ingresos de la Isla— ya que con la devaluación del CUC “Cuba se abarata en términos de dólar”, según dijo un empresario europeo radicado en la Isla.

La medida también será positiva para los cubanos que reciben remesas del extranjero, incluso a pesar de seguir vigente la penalización del 10 % para el cambio en efectivo de dólares por CUC.

“En general es una medida realista y objetiva. Nunca debió revalorarse el peso convertible cubano, pero aspiramos a que en el futuro se le quite el impuesto del 10 % que se mantiene aún para la población”, dijo el economista disidente Oscar Espinosa Chepe.

En la calle, los cubanos de a pie acogieron el anuncio con cierta indiferencia e incluso con alguna confusión ya que muchos pensaron en principio que se había eliminado también ese gravamen del 10 %.

“Es (una medida) para recoger dólares”, comentó un habanero de unos cincuenta años que esperaba su turno ante una oficina de una casa de cambio oficial. “Beneficia algo pero seguimos casi en las mismas”, fue la opinión de otra mujer.

Cuba arrastra desde hace décadas una crisis económica que en 2008 se agravó con los efectos de varios huracanes y de la crisis económica internacional, lo que provocó incluso una aguda falta de liquidez que llevó a congelar fondos bancarios de socios empresariales extranjeros.

Esa crisis financiera comenzó a superarse y a finales de 2010 se habían pagado dos tercios de las cuentas bancarias congeladas y se pudo empezar a renegociar parte de la deuda externa.

Dentro del plan de ajustes económicos emprendidos por el presidente Raúl Castro se contempla avanzar en la unificación monetaria, pero “su complejidad exigirá una rigurosa preparación y ejecución”, según un documento que recoge ese proyecto de reformas.

En una entrevista divulgada el pasado mes de enero, el economista local Pavel Vidal señalaba como errónea la visión de que la economía cubana tiene que mejorar para eliminar la doble moneda: “No es así. La doble moneda es un impedimento para el crecimiento económico, para continuar con el ajuste y los cambios estructurales”.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.