Actualizado: 23/07/2019 15:01
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Oswaldo Payá, Disidencia, Represión

La Habana acusa a Carromero y a Modig de “involucrarse en actividades netamente políticas”

Carromero “se encuentra instruido de cargo por homicidio”. Sobre los arrestos durante el sepelio de Oswaldo Payá, el régimen señala que fue “la rápida y enérgica respuesta del pueblo” lo que obligó a las fuerzas policiales “a extraerlos del lugar”

Comentarios Enviar Imprimir

El Gobierno cubano ha acusado hoy al español Ángel Carromero y al sueco Jens Aron Modig, los jóvenes políticos europeos que viajaban en el auto accidentado donde perdieron la vida el líder opositor Oswaldo Payá y el disidente Harold Cepero, de involucrarse “en actividades netamente políticas contra el orden constitucional” de Cuba.

En un editorial que divulga este martes el diario oficialista Granma, portavoz del Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal), el régimen anuncia que Carromero “se encuentra instruido de cargo por homicidio” y apunta que ambos ciudadanos “Entraron a nuestro territorio el 19 de julio, con Visas de Turista, y disimuladamente, en violación de su estatus migratorio, se involucraron en actividades netamente políticas contra el orden constitucional”.

La nota oficial alude a las “más de 900 informaciones de prensa y 120 mil mensajes en las redes informáticas sobre el lamentable accidente de tránsito” ocurrido en Bayamo el pasado 22 de julio, en que “fallecieron dos ciudadanos cubanos y resultaron lesionados un español y un sueco”, y subraya que solo “la mafia anexionista de Miami” acusó al Gobierno cubano de perpetrar un “asesinato político”, mientras critica al “monopolio financiero-mediático, que tradicionalmente difama a Cuba” por no preguntarse “qué hacían en nuestra isla los dos políticos europeos lesionados”.

Granma indica que Carromero no viajó a Cuba como “turista español” y lo identifica como “el Vicesecretario General de Nuevas Generaciones, sector juvenil del Partido Popular de España, cercano a los connotados anticubanos José María Aznar, expresidente del gobierno, y Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid”.

De Modig, apunta que es líder del Partido Demócrata Cristiano Sueco, “émulo del ultraconservador ‘Tea Party’ norteamericano, y presidente de su Liga Juvenil, (…) vinculado a quienes en la derecha nórdica más nos hostigan”, y relacionado con “organizaciones anticubanas, entre las que se encuentra el Instituto Republicano Internacional (IRI).

El Gobierno cubano acusa a ambos de “violar su estatus migratorio”, al viajar a la Isla como turistas y luego desarrollar actividades, “como parte de una operación organizada por Anikka Rigo, jefa de la Sección de Relaciones Exteriores del Partido Demócrata Cristiano Sueco”, para “financiar (…) al minúsculo y contrarrevolucionario Movimiento Cristiano Liberación, que presidía Oswaldo Payá (…) y de asesorar la constitución de una organización juvenil asociada a este”.

La Habana añade que Carromero, por instrucciones del político español Pablo Casado Blanco, Presidente de Nuevas Generaciones y ex asesor del ex presidente José María Aznar, contactó con la también ciudadana española Cayetana Muriel Aguado, residente en Suecia e integrante del Partido Demócrata Cristiano sueco, quien lo proveyó de fondos para el MCL y de “un teléfono celular programado con los números” de las personas con las que debía comunicarse en la Isla.

Posteriormente “Carromero contactó al sueco Modig mediante Facebook y luego se conocieron en un restaurante madrileño”, añade la nota oficial.

El Gobierno cubano señala que “los dos ciudadanos extranjeros” entregaron el dinero “al destinatario”, prestaron asesoría para la creación “del grupúsculo juvenil” y “se dirigían a Santiago de Cuba con propósitos similares cuando ocurrió el accidente”.

“La operación descrita es una más entre muchas organizadas desde Miami, fundamentalmente, y también desde Madrid y Estocolmo”, dicen las autoridades cubanas.

Indican asimismo que ambos recibieron asistencia consular, uno de ellos —el español— está acusado de “homicidio en ocasión de conducir vehículo por la vía pública”, mientras el otro —el sueco— fue autorizado para regresar a su país, “pese a las actividades ilegales que realizó y a la violación de su estatus migratorio”.

Según La Habana, en 2009 Modig viajó a la Isla “con similares propósitos, bajo instrucciones de Víctor Olmedo Capdepon, dirigente del Partido Demócrata Cristiano Sueco y Redactor en Jefe de la revista contrarrevolucionaria La Primavera de Cuba, radicada en Estocolmo y financiada por el Centro Internacional Demócrata Cristiano Sueco”.

Sobre los arrestos de cerca de 50 activistas, blogueros y disidentes del pasado 24 de julio, a los que el régimen califica en su comunicado de “vulgares agentes” y “traidores a su patria”, pagados por la Administración de Estados Unidos y sus aliados, el Gobierno cubano señala que se debieron a que “armaron un macabro espectáculo para la prensa extranjera, que detuvo en plena calle el cortejo fúnebre de uno de los fallecidos en el accidente”, refiriéndose al sepelio de Payá, sin aludir a su condición de disidente ni premio Sajarov 2002.

El régimen señala que fue “la rápida y enérgica respuesta del pueblo” lo que obligó a la Policía Nacional Revolucionaria a extraerlos del lugar”, aludiendo al momento en que fueron arrestados y subidos por la fuerza a dos autobuses.

“Generosamente”, dice el comunicado, los detenidos fueron liberados pocas horas después sin cargos.

Estados Unidos y “los grupos más reaccionarios y violentos de Miami”

Asimismo, el Gobierno cubano alude en su comunicado al discurso de clausura del recientemente concluido período ordinario de sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamento unicameral), pronunciado por Raúl Castro, en el que el gobernante acusó a Estados Unidos de no cesar “en su afán de formar una quinta columna en suelo patrio y en el empleo de novedosas tecnologías con fines subversivos”.

Tampoco, dice, “los grupos más reaccionarios y violentos de Miami” renuncian a “incitar al pueblo a la ‘rebelión’ contra el Gobierno cubano, que según la nota, ha elegido “libre y soberanamente”. Estos grupos, añade el comunicado, “sueñan con desestabilizar el país, crear condiciones para repetir lo ocurrido en Libia o Siria y provocar una intervención militar norteamericana”.

Menciona además la advertencia del mandatario cubano, en el mismo discurso, de que nunca negará “al pueblo el derecho a defender a su Revolución, puesto que la defensa de la independencia, de las conquistas del socialismo y de nuestras plazas y calles, seguirá siendo el primer deber de todos los patriotas cubanos”.

La “historia inmaculada” de la revolución

Según el comunicado, la nota informativa emitida por las autoridades cubanas el pasado viernes contiene “testimonios irrefutables de peritos y testigos presenciales, incluidos los dos extranjeros participantes en el trágico suceso”, con lo que se “cerró el paso a la infame insinuación” de que el régimen había sido responsable del accidente.

El Gobierno cubano considera que la revolución, en su defensa, no ha recurrido a “una sola ejecución extrajudicial”, y que en su “historia inmaculada” no ha habido “un desaparecido, un torturado, un secuestrado, un solo acto terrorista”.

Es EEUU y no Cuba, el país que cuenta con un “vergonzoso récord” de “asesinatos políticos y ejecuciones extrajudiciales, secuestros, torturas, aplicación de la pena de muerte y crímenes contra civiles inocentes”.

“Todos conocen también la participación de algunos de los aliados europeos de la OTAN en esos actos, en particular los secuestros de ciudadanos de otros Estados, los vuelos secretos de la CIA, las cárceles clandestinas en Europa y la intervención de su personal en las torturas”, añade.

El régimen acusa también a la organización Directorio Democrático Cubano, radicada en Miami y dirigida por Orlando Gutiérrez Boronat, así como al ex senador mexicano, René Bolio Hollarán, del Partido de Acción Nacional (PAN), de entrenar, pagar e instruir a ocho jóvenes mexicanos, que también viajaron a la Isla en calidad de turistas, con el propósito de “incitar al pueblo a protestar en las calles y a tomar iglesias, distribuir volantes y crear desórdenes en las actividades del Sumo Pontífice”.

El comunicado revela que cuatro de ellos fueron arrestados y que “reconocieron” sus vínculos con Gutiérrez Boronat y Hollarán.

Denuncia también la existencia del sitio “Por el Levantamiento Popular en Cuba” en Facebook, que con 13 proyectos “promueve la ‘desobediencia civil’”; de planes de la organización “Raíces de Esperanza”, “abiertamente revolucionaria”, para hacer llegar a la Isla más de 10.000 celulares a fin de “promover acciones contra el sistema político cubano”; así como la del servicio “WoS”, que “incita a levantamientos populares” en Cuba, mediante la divulgación de los acontecimientos en Medio Oriente.

El régimen se queja de “otros programas” que están “dirigidos a fabricar eventuales líderes de ‘oposición’”, al suplir a los ciudadanos cubanos con acceso a Internet y a las redes sociales, y proporcionarles computadoras y “variados medios técnicos, con manifiesto propósito político”.

“Abiertos propósitos subversivos” tiene también la Sección de Intereses de EEUU en la Isla, según el comunicado, que desde su sede viola la legislación cubana y la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, al facilitar “miles de horas de conexión ilegal a Internet” e impartir “cientos de horas de cursos conspirativos”.

La Habana afirma que existen evidencias de que el Gobierno estadounidense persigue un “cambio de régimen” en la Isla para lo que se han utilizado, entre 2009 y 2012, 75 millones de dólares en “programas subversivos contra Cuba”, provenientes del Departamento de Estado y la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID).

Menciona, además, como promotores de la subversión en la Isla, mediante la facilitación de fondos, otras agencias e instituciones de EEUU y Europa, como el Instituto Nacional Demócrata (NDI); la Fundación Nacional para la Democracia (NED); la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA); Solidaridad Española con Cuba; el Grupo “Prisa”; la Federación Española de Asociaciones Cubanas; el Instituto Democrático Europeo (EDI); People in Need; el Centro para la Apertura y Desarrollo de América Latina (CADAL) y la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD).

También la Agencia Central de Inteligencia, dice el comunicado, cuenta con “millones en fondos secretos”, dedicados a la subversión contra Cuba.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.