Actualizado: 01/07/2020 19:56
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Política Migratoria

La Habana: “Emigrados ilegales, médicos y deportistas podrán entrar en Cuba si han cumplido 8 años desde su salida”

El secretario del Consejo de Estado, Homero Acosta, rechazó en un programa de televisión la visión de que Cuba no permitía viajar a sus ciudadanos por asuntos personales, dando la imagen de que el país era “una gran prisión o un gulag tropical”

Comentarios Enviar Imprimir

El Gobierno cubano anunció este miércoles nuevas medidas migratorias que favorecen las visitas al país de emigrados ilegales, médicos y deportistas que abandonaron misiones en el exterior desde los años 1990, reportó la AFP.

“Se normalizará la entrada temporal al país de quienes emigraron ilegalmente después de los acuerdos migratorios de 1994 (con Estados Unidos)”, anunció el secretario del Consejo de Estado, Homero Acosta, en una comparecencia televisiva.

Las medidas se extienden a “profesionales de la salud y deportistas de alto rendimiento que abandonaron la misión, hicieron negativa de regreso o salieron ilegalmente del país posterior a 1990, si han transcurrido más de ocho años del hecho”, añadió.

Según el profesor Emilio Ichikawa, quien comenta hoy en su blog el programa, Acosta inició su exposición explicando el origen de la “actualización migratoria” que, en realidad se debió, según apuntó el funcionario, a una petición de Raúl Castro de adecuar el tema al actual proceso de cambios impulsado por el mandatario cubano. “Cuba no busca un certificado de buena conducta”, subrayó el secretario del Consejo de Estado, dice el filólogo cubano en su blog.

De acuerdo con la nota de la agencia, el funcionario indicó que “se exceptúan de este tratamiento quienes salieron a través de la ilegal Base naval de Guantánamo, por razones de defensa y seguridad nacional”.

Acosta explicó que los acuerdos migratorios “contemplan que las personas que entren por la frontera de ese enclave militar (que mantiene Washington desde 1906), el Gobierno de Estados Unidos debe entregarlos a las autoridades cubanas”.

“Si bien (Estados Unidos) ha entregado algunos en ocasiones, en otros casos no los han devuelto y en estos casos se impiden que regresen (de visita) para evitar un conflicto”.

Otra medida anunciada por Acosta fue “ampliar las causales de repatriación a quienes salieron del país con menos de 16 años y a otras personas por razones humanitarias, entre ellas quienes requieran regresar para hacerse cargo de familiares desvalidos en Cuba, o existan otras razones fundadas”.

El funcionario explicó que “el proceso de repatriación ha ido incrementándose en los últimos tiempos y muchas personas que actualmente tienen la condición de emigrados, por distintas razones, han estado regresando al país y han sido acogidos”.

También se regularizará, según el funcionario, “las visitas al país de los ciudadanos cubanos que emigraron de manera ilegal cuando eran menores de 16 años” sin exigir el término de los ocho años.

“Se trata de personas que no tenían voluntad (de emigrar ilegalmente), eran menores de edad y fueron arrastradas a esa aventura ilegal por mayores”, explicó.

Cerca de dos millones de cubanos emigraron desde 1959, cuando Fidel Castro llegó al poder, a 150 países, de los que el 85 % reside en Estados Unidos.

El pasado 16 de octubre, el Gobierno cubano anunció una reforma a su política migratoria que elimina, a partir del 14 de enero próximo, el permiso de salida y la carta de invitación, dos de las principales restricciones en vigor desde hace décadas y cuya derogación es solicitada por la población desde hace años.

Acosta dijo que la flexibilización tuvo una buena acogida en la población, la prensa internacional y otros países, aunque rechazó un “enfoque que ha quedado como una matriz de opinión”, según el cual Cuba no permitía viajar a sus ciudadanos por asuntos personales, dando la imagen que el país era “una gran prisión o un gulag tropical”.

“A pesar de los dos mecanismos que ahora eliminamos —el permiso de salida y la carta de invitación—, cifras importantes de cubanos, incluidos graduados universitarios, han viajado al exterior y en su inmensa mayoría regresaron al país”, señaló.

Acosta precisó que entre el 2000 y agosto de 2012 se concedió el permiso de salida por asuntos personales “al 99,4 % de los que lo solicitaron” y solo fue rechazado el 0,6 %.

En el período citado, 941.953 ciudadanos viajaron al exterior por motivos personales, de los cuales no regresaron 120.705, el 12,8 %, dijo.

De los que viajaron, señaló, 156.068 fueron graduados universitarios —que requieren un permiso especial para viajar—, de los que no volvieron 17.153, el 10,9 %.

Por su parte, Ichikawa informa en su comentario sobre el programa, en el que participaron otros funcionarios cubanos y se permitieron preguntas a los panelistas por parte de algunos periodistas de la Isla, que Acosta señaló dos razones, precisadas ya en la ley migratoria modificada, por las que el Gobierno cubano debe continuar regulando la salida del país:

“El derecho a defenderse de los enemigos y el derecho a salvaguardar el capital humano creado por la revolución”.

Tampoco podrían viajar personas pendientes de procesos penales, las que tengan sanciones penales (en curso) y los cubanos en el Servicio Militar, dijo Acosta según cita el filólogo cubano.

El funcionario añadió, explica Ichikawa, “una cuarta limitación que da bastante amplitud” a las autoridades cubanas: “Aquellas otras muy propias de la singularidad cubana”, es decir, estar “pajo política de acoso por parte de EEUU”.

Otro de los panelistas, la ministra de Justicia María Esther Reus, explicó el concepto de “emigrado” tal y como lo contempla la nueva legislación, asegura Ichikawa. Según Reus, la ley considera emigrado al cubano que “viaja el exterior y permanece más de 24 meses sin legalizar su estancia en el extranjero” y el que se domicilió en el exterior a espaldas de la legislación cubana, por ejemplo, los que abandonan la Isla de manera ilegal, añade el profesor.

Reus aclaró, informa el blog, que aquellos que salgan del país “por motivos de trabajo” continuaban sujetos al control institucional, agrega.

Ichikawa informa también que a este programa del miércoles seguirán otros para continuar abundando sobre el tema migratorio.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.