Actualizado: 03/06/2020 20:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

ahorro, recentralización, corrupción

La Habana proclama un rotundo 'éxito' de la recentralización económica

'Ahorro o muerte' es el nuevo lema del gobierno.

Enviar Imprimir

AFP/ La Habana. El gobierno cubano proclamó un rotundo "éxito" de las reformas de recentralización económica, las más rigurosas adoptadas en el último año, pero advirtió de la urgencia de cumplir al pie de la letra con un nuevo paquete de medidas de ajuste bajo una sentencia: "¡Ahorro o muerte!".

La advertencia fue lanzada por el presidente del Banco Central, Francisco Soberón, el sábado, en el cierre del Congreso de Economistas y Contadores de Cuba, en el que Fidel Castro convocó a los profesionales a cerrar filas en apoyo a las nuevas medidas.

"Si políticamente decimos: ¡Patria o Muerte!; con toda convicción y sin un ápice de exageración, en el ámbito de la economía podríamos decir: ¡Ahorro o muerte!", dijo Soberón, y se refirió a la necesidad de usar "con racionalidad los recursos del Estado socialista".

En particular, se refería al ahorro de combustible, en el que Castro está empeñado y para el cual decretó el pasado miércoles un alza escalonada en las tarifas de electricidad de hasta un 333%.

A cuatro días de decretado el incremento, que entrará en vigor en diciembre y ha incomodado a los cubanos, el gobierno anunció el domingo una rebaja temporal de los precios en las cadenas de tiendas en divisas, con motivo de las fiestas de fin de año.

La medida, que rige desde este lunes y hasta el 9 de enero, comprende alimentos, ropa, calzados, artículos de higiene, de ferretería y del hogar, que se compran en moneda convertible (CUC), equivalente a 0,80 centavos de dólar y a 24 pesos cubanos.

El gobierno también realizó un pequeño aumentó el miércoles de los salarios y las pensiones.

Las autoridades sostienen que el país va muy bien y este año la economía crecerá 9% —cuatro puntos más que la proyección de CEPAL—, gracias a las medidas de centralización.

En 1993, el régimen autorizó la circulación del dólar, y abrió la Isla al turismo y a la inversión extranjera, en el momento más difícil de la crisis en que cayó la economía cubana tras desaparición del bloque socialista.

Pero en 2004 La Habana comenzó a recuperar su control sobre la economía, eliminó la circulación del dólar, limitó los trabajos por cuenta propia y profundizó la centralización económica.

Según Soberón, la "desdolarización" de la economía está dando resultados. El presidente del Banco Central dijo que en el último año las cuentas bancarias en dólares bajaron en un 57%, las de pesos convertibles se multiplicaron más de tres veces y en pesos cubanos crecieron un 35%.

Agregó que hay una sustancial reducción del dólar en los flujos en efectivo que recibe el país, que antes superaban el 80%, "mientras que hoy prevalecen otras divisas —euro, dólar canadiense, libra esterlina—", y el dólar sólo representa un 30%.

En 2004 la cuenta corriente de la balanza de pagos resultó positiva por primera vez en todo el período de crisis, dado el fuerte comportamiento del sector de los servicios, que alcanzó el 57,6% del total de ingresos de la balanza comercial, apuntó.

"Estamos en el camino acertado, lo cual en modo alguno debe hacernos perder de vista la necesidad de superar los múltiples errores y deficiencias presentes en nuestra economía. Entre ellos, nuestra tendencia al despilfarro", alertó Soberón.

Castro argumenta que las medidas contra el derroche y el mercado negro salvarán la revolución socialista y cerrarán la brecha social abierta con las reformas de apertura.

"Es necesario restaurar la función del salario como movilizador de la productividad y la producción; continuar la política de gradual, prudente y progresiva reevaluación de la moneda nacional y terminar el inicuo y distorsionador poder adquisitivo del dólar", dijo Soberón.

Más medidas están por venir. El viernes Castro defendió ante los economistas la nueva ofensiva de su gobierno.

"No hay sistema político, no hay justicia social, no hay socialismo, sin economía", afirmó.

El Congreso se pronunció por comprometer "incondicionalmente" la labor de los economistas, contadores y auditores cubanos para "enfrentar la corrupción", con "control económico y financiero como arma clave en esa lucha", subrayó este sábado el diario oficialista Granma.

Durante una exposición, Lina Pedraza, ministra de Auditoría y Control, precisó que el 42% de entidades cubanas auditadas en el primer semestre de 2005 —cuyo total no precisó—, presentaban calificación "de mal o deficiente en el control interno", y en el "8% de ellas se reveló presuntos hechos delictivos".

"Se evidenció que allí donde reina el caos en el manejo de los recursos, se crea el caldo de cultivo para el delito, con la tolerancia administrativa", concluyó la funcionaria.