Actualizado: 03/06/2020 20:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

antenas TV, corrupción, contrabando

Las autoridades endurecen su campaña contra la recepción ilegal de televisión por satélite

A juicio del gobierno cubano, la distribución ilegal de antenas y receptores de televisión por satélite hace el juego a la política 'anexionista' de Washington.

Enviar Imprimir

Las autoridades cubanas han endurecido su campaña contra la tenencia ilegal de antenas y receptores de televisión por satélite, un negocio rentable en un país donde a la población se le prohíbe el acceso a ese servicio, informó EFE.

El diario oficialista Juventud Rebelde publicó este miércoles una extensa información en la que criticó el acceso ilegal a señales internacionales de televisión y advirtió sobre los riesgos a los que se exponen quienes cometen ese tipo de delito.

A juicio del gobierno cubano, la distribución ilegal de antenas y receptores de televisión por satélite contribuye a hacer el juego a la política "anexionista" de Washington.

"El intento y ejercicio de fomentar la difusión de canales de notable propaganda anticubana adquieren en nuestro país una connotación política, toda vez que sirven al imperio en sus planes de aniquilar a la nación cubana", afirmó Juventud Rebelde.

"Estos planes serán liquidados, no sólo por la acción de las entidades encargadas de enfrentarlos, sino también con la participación consciente de nuestra población", advirtió.

La "programación enajenante" que se ofrece en los canales de televisión de Estados Unidos, "es una afrenta al afán de conocimiento y superación general que procuran los cubanos hoy en día mediante programas verdaderamente educativos", dijo Juventud Rebelde.

El diario afirmó que la distribución ilegal de señales "se ha convertido en un jugoso negocio para un grupo de personas" que lleva también "al desvío de recursos" de las empresas estatales, y agregó que el pirateo de la señal de televisión es una práctica considerada ilegal también en los Estados Unidos.

A pesar de las advertencias y las prohibiciones, miles de cubanos acceden a un mismo servicio "abonándose" a un vecino que tiene un receptor y que extiende un cable, a veces de cientos de metros de longitud.

Por una cuota mensual, que oscila entre 5 y 10 pesos cubanos convertibles (1 peso convertible equivale a 1.08 dólares), los vecinos pueden ver ilegalmente la programación de cadenas de Miami, la CNN o Televisión Española Internacional, según sea el "paquete" del usuario principal.

"El dueño del receptor reúne a los que tienen el servicio y se elige la programación de común acuerdo", explicó una "abonada" de la Habana Vieja, citada por EFE. La mujer dijo pagar 10 pesos por la señal.

Según Reuters, una antena y un decodificador de señal cuestan alrededor de 500 dólares en el mercado negro. Cálculos extraoficiales hablan de más de 10.000 antenas satelitales en Cuba

El gobierno ha movilizado a militantes jubilados que recorren los barrios en busca de aparatos ilegales.

Muchos de los equipos que permiten formar las redes de distribución entre vecinos han sido introducidos ilegalmente en la Isla.

Este miércoles, el diario oficialista Granma informó sobre el caso de un emigrado cubano que está siendo procesado tras ser detenido el pasado año, cuando intentaba entrar en la Isla con 28 receptores de DirectTV, con sus correspondientes tarjetas, 30 cables de conexión, así como controles remotos y baterías.

El emigrado, que había realizado 120 visitas a Cuba en los últimos 10 años, contaba con la "colaboración" de un agente de Seguridad y Protección del Aeropuerto de La Habana y de otra persona que se encargaba de recibir los equipos. Podría ser condenado a 20 años de cárcel.

Hasta hace sólo un par de años eran comunes las tarjetas piratas. Sin embargo, los nuevos sistemas adoptados por DirecTV y otros proveedores en Estados Unidos obligaron a los cubanos a abrir cuentas en Estados Unidos, generalmente a través de sus familiares en la otra orilla del Estrecho de la Florida.

"Estas suscripciones son perfectamente legales… en Estados Unidos", dijo un instalador de antenas en La Habana citado por Reuters.