Actualizado: 22/10/2019 9:54
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

contrabando, censura

Un emigrado podría ser condenado a 20 años por 'contrabando electrónico'

Otros dos cubanos, residentes en la Isla, son procesados en el mismo caso.

Enviar Imprimir

AFP/ La Habana. Un cubano residente en Estados Unidos, procesado en La Habana por tráfico ilegal de elementos para captar señales de televisión satelital, podría ser condenado a hasta 20 años de cárcel por delitos de "contrabando y cohecho", informó este miércoles el diario oficialista Granma.

Se trata de Carlos Valdés González, ciudadano cubano de 29 años de edad, residente en Estados Unidos, que durante un decenio realizó 120 viajes a Cuba desde distintos puntos de embarque y que el 24 de junio de 2005 fue detenido en La Habana, cuando intentaba entrar al país elementos de recepción de televisión satelital.

Según Granma, le fueron ocupados 28 receptores de satélite marca Direct TV, 28 tarjetas para dichos equipos, 30 cables de conexión, 33 implementos de control remoto y 60 baterías para estos.

"Negocio redondo. Todo ha sido comprado a muy bajo costo en Miami para venderlo por una buena suma en Cuba", dijo el diario, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC, único).

La recepción de televisión satelital y por cable está restringida en Cuba a hoteles y a residentes extranjeros, bajo el argumento de ser un vehículo de penetración ideológica en la sociedad cubana y una puerta para las interceptadas transmisiones de radio y televisión Martí, que emite el gobierno estadounidense hacia la Isla.

Granma dijo que los enemigos políticos de La Habana "apuestan por algunos canales de Miami, en cuya difusión, sobre la base de supuestas distracciones y la cacareada e hipócrita libre información, abunda la tergiversación de la realidad cubana, así como la banalidad, el consumismo y otros arquetipos de la sociedad capitalista".

Valdés, quien utilizó a Gran Caimán, México, Jamaica, Bahamas y al propio Estados Unidos como punto de embarque en sus viajes a Cuba, está acusado de "contrabando y cohecho" y podría ser condenado a entre seis meses y tres años por el primero y a entre dos y 20 años de cárcel por el segundo, explicó el diario.

Otros dos cubanos residentes en la isla están acusados también en este caso.

Liván Salgado Carrillo, quien durante casi cinco años fungió como Agente C de Seguridad y Protección en el aeropuerto de La Habana y que le facilitaba a Valdés la entrada de los implementos en la Isla, "ahora enfrenta el delito de cohecho", dijo el diario.

Un tercer encartado es Darien Rodríguez Lobaina, por la responsabilidad de "receptación", añadió.

"La distribución ilegal de señales televisivas se ha convertido en un jugoso negocio para un grupo de personas. La entrada (ilícita) al país de receptores de señales y tarjetas magnéticas es sólo el primer eslabón de una cadena de ilegalidades", dijo Granma.

En Cuba todos los medios de comunicación están bajo control del gobierno.