Actualizado: 19/10/2017 11:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Líderes del exilio aplauden llamado de Bush a 'actuar' en la Isla

El congresista Lincoln Díaz-Balart dice que 'Chávez debe quedarse quieto y España apoyar transición en Cuba'.

Enviar Imprimir

Líderes del exilio cubano en Miami apoyaron los llamados hechos por el presidente George W. Bush a "actuar por un cambio democrático" en la isla en momentos de enfermedad del presidente Fidel Castro, y dijeron que si lo hacen serán "protegidos" por Estados Unidos, reportó AFP.

Con Fidel Castro convaleciente tras una operación que lo indujo a traspasar el mando provisionalmente a su hermano Raúl, el exilio cubano de Miami ha multiplicado sus llamados por un alzamiento dentro de la Isla, viendo condiciones para alcanzar un cambio político por primera vez en casi 48 años.

"Este es sólo el comienzo", dijo a la AFP Camila Ruiz, portavoz de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), la mayor organización del exilio en Miami.

"Nunca estamos conformes con nada hasta que eso (el gobierno de Fidel Castro) se termine allá, pero yo pienso que van a seguir anunciando nuevos pasos", agregó la portavoz, cuyo grupo llamó esta semana a un alzamiento militar o civil contra el régimen de Castro, que dé paso a un gobierno de transición.

Entre esos nuevos pasos, la secretaria de Estado, Condolezza Rice, dirigió un mensaje este viernes a los cubanos por Radio y Televisión Martí —emisoras del gobierno estadounidense que transmiten hacia Cuba—, pidiendo a la comunidad internacional presionar por una transición, ofreciendo el apoyo económico de Estados Unidos para ello y garantizándoles "sus derechos" a los cubanos si deciden cambiar al gobierno.

Tras guardar silencio en torno al cambio de mando en Cuba desde el lunes, el presidente Bush dijo el jueves que los cubanos tienen ahora una oportunidad de "actuar" por un cambio, y que "tomará nota" de quienes traten de impedirlo.

"Este es un mensaje solidario, no les está diciendo otra cosa que no sea que velen por sus propios intereses, y asegurándoles que van a tener la ayuda de Estados Unidos", dijo, por su parte, Ninoska Pérez, comentarista radial y portavoz del Consejo por la Libertad de Cuba.

"Estados Unidos estará vigilando a aquellos que actúen contra la población, así que creo que es un mensaje para que ese pueblo se sienta protegido" si decide cambiar de gobierno, agregó Pérez.

La Habana, temerosa de que el quebranto de salud sea aprovechado por Washington y el exilio de Miami para intervenir en la isla, ha advertido que el país se defenderá, y ha tomado previsiones militares, reforzado la vigilancia en aeropuertos y costas, y movilizado los Comités de Defensa de la Revolución.

Díaz-Balart: 'Chávez debe quedarse quieto y España apoyar transición en Cuba'

El congresista cubanoamericano Lincoln Díaz-Balart instó al presidente venezolano, Hugo Chávez, a no interferir en Cuba tras la delegación provisional del poder a Raúl Castro y llamó a España a apoyar una transición democrática en la isla, en declaraciones a la AFP.

"La intención de Estados Unidos es de no permitir que haya intervención externa en el proceso de la entrega de la devolución de la soberanía al pueblo cubano", afirmó el representante republicano de Florida, al ser consultado sobre las relaciones estrechas que mantienen Chávez y Fidel Castro.

"Si alguien se cree en el mundo que va a poder interferir en Cuba para evitar el proceso hacia la democracia, se equivoca", advirtió Díaz-Balart, después tras la delegación provisional del poder por parte del gobernante Fidel Castro a su hermano Raúl por razones de salud.

"Estados Unidos no va a permitir que fuerzas externas entren a dictarle a los cubanos que no pueden tener elecciones libres", agregó el congresista.

Venezuela es el mayor apoyo del régimen cubano con un programa de cooperación petrolera, mediante el cual le envía 98.000 barriles diarios de crudo a Cuba. A cambio, La Habana apoya programas sanitarios, sociales y educativos, y mantiene cerca de 30.000 médicos cubanos en este país.

Tras el llamado el viernes de la secretaria de Estado Condoleezza Rice a los países democráticos a presionar por una transición que abra el paso a elecciones en Cuba, Díaz-Balart deseó que "ojalá que España demostrase solidaridad con el derecho del pueblo de Cuba a ser libre".

El congresista no disimuló su molestia con el cambio de la política cubana de Madrid después del triunfo del socialista Zapatero en las elecciones de marzo de 2004.

"La realidad es que el gobierno anterior español reiteraba su deseo de que Cuba fuese libre", explicó, en alusión a la postura del ejecutivo del conservador José María Aznar que impulsó las sanciones de la Unión Europea (UE) contra Cuba, tras la redada de la primavera de 2003 en la que cayeron 75 disidentes.

"No he visto la misma la misma actitud por parte del Gobierno actual", sostuvo Díaz-Balart, en alusión a la suspensión de esas mismas sanciones a iniciativa del Gobierno de Zapatero en enero de 2005, aunque bajo revisión cada año, a fin de promover el diálogo político en busca de una apertura.

Tras el anuncio de que Fidel Castro entregaba el poder provisionalmente a su hermano Raúl por razones de salud, el ministro español de Relaciones Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, deseó "un restablecimiento lo más rápidamente posible al comandante Castro".