Actualizado: 23/09/2020 15:36
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

WikiLeaks, Corrupción, Iglesia católica

Los papeles de WikiLeaks afirman que la corrupción está generalizada en Cuba

En otros mensajes revelados por WikiLeaks, los diplomáticos estadounidenses se refieren también al estado de la Iglesia católica cubana

Comentarios Enviar Imprimir

La corrupción en Cuba se ha convertido en un fenómeno generalizado que alcanza tanto a la cúpula del Partido Comunista como a profesionales sin adscripción política, según los cables de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana filtrados por la red WikiLeaks.

Los nuevos datos revelados muestran que las prácticas corruptas “reinan” en un régimen depauperado, señala el diario El País, que tiene en España la exclusividad de las informaciones filtradas por la web de Julian Assange.

Según estos cables, “las prácticas corruptas incluyen el soborno, la malversación de los recursos estatales y los chanchullos contables”, incluida la compra por cientos o miles de dólares de puestos de trabajo que más tarde derivarán en pingües tráficos de influencias.

Los mensajes de la oficina estadounidense subrayan que el robo y la corrupción “de supervivencia” son generalizados en la Policía, el sector turístico, el transporte, la construcción y la distribución de alimentos.

Según los papeles de WikiLeaks, las autoridades cubanas toleran las corruptelas de supervivencia hasta cierto punto, aunque pueden actuar con contundencia y severidad cuando los desvíos de dinero son muy importantes, de ahí las periódicas destituciones de ministros y altos cargos de la Administración.

De acuerdo a lo publicado por El País, la corrupción en Cuba ha avanzado hasta tal punto que se ha convertido en un fenómeno generalizado que alcanza a altos funcionarios, miembros del Partido Comunista Cubano (PCC) y profesionales sin adscripción política. Entre las prácticas corruptas que se han instalado en un régimen asediado por la penuria, siempre según los cables, figuran las comisiones ilegales cobradas por funcionarios a cambio de concesiones y cuyo monto es depositado en cuentas abiertas, a su nombre o al de personas interpuestas, en bancos extranjeros. Un informe de la legación recoge la información proporcionada sobre este asunto por un empresario suizo: “Como en cualquier lugar en el mundo, un contrato de un millón de dólares supone (para el comisionista cubano) 100.000 dólares en el banco”.

De acuerdo a la información de El País, el informe fechado en 2006, cuyo contenido en líneas generales es reafirmado en cables de años posteriores, señala que estos funcionarios no son tanto miembros de la élite revolucionaria como pragmáticos que se han hecho un espacio dentro de un rígido sistema comunista. Cita como ejemplo al ex ministro de Turismo Ibrahin Ferradaz, destituido en 2004 por corrupción. Había sido nombrado en 1999, en sustitución de Osmany Cienfuegos, defenestrado tras el cese de varios ejecutivos de las empresas turísticas Rumbos, Horizontes y Cubanacán. La cadena británica BBC afirmó entonces que habían desaparecido de Cubanacán varios millones de dólares, extremo negado oficialmente.

La información enviada al Departamento de Estado por su representación en La Habana menciona como “ampliamente rumoreado como corrupto” al general Julio Casas Regueiro. “Algunas instalaciones del Estado son administradas, de hecho, por mafias”. En esta línea, un cubano dijo al consejero político de la Sección de Intereses que el director de un centro de distribución de pan colocó a sus amigos en centros decisivos y controla toda la cadena estatal de panaderías.

Como ejemplos de una actuación severa cuando los desvíos de dinero son muy importantes, la Sección de Intereses comunica a Washington en el año 2007 la versión de que el ex ministro de Justicia Roberto Sotolongo fue destituido por estar implicado en una trama de corrupción relacionada con el cobro por el acceso a cuentas de Internet, y por el hecho de un subordinado fuera detenido tratando de salir ilegalmente de Cuba con 25.000 dólares. En el mismo despacho cita una fuente, que califica de fiable, que atribuye al ex ministro cargos más graves: participación en el tráfico de inmigrantes. La cúspide del partido también fue alcanzada cuando Juan Carlos Agramonte, miembro del Buró Político, fue encarcelado en 2006 por corrupción.

En otros mensajes revelados por WikiLeaks, los diplomáticos estadounidenses se refieren también al estado de la Iglesia católica cubana, de la que llegan a decir que “ha capitulado” y renunciado al activismo político en la Isla a cambio de conservar su espacio para el culto.

“Desde el cardenal (Jaime) Ortega hasta las monjas de provincias, la Iglesia católica evita desafiar al Gobierno”, señaló a Washington el jefe de la Sección de Intereses de EEUU en La Habana en 2008, Jonathan Farrar.

Según esas fuentes, “el miedo a despertar la ira del Gobierno reduce los programas de la Iglesia a labores muy limitadas, como el cuidado de enfermos mentales”.

La conclusión de los diplomáticos estadounidenses de sus conversaciones con miembros de la Iglesia católica de la Isla es que esta organización religiosa no desafiará al régimen castrista “ni siquiera mínimamente”, sino que “prefiere interceder ante las autoridades entre bastidores”.

Pese a ello, la legación estadounidense se asombra cuando constata que, pese a las presiones y limitaciones recibidas del régimen, “en lugar de guardar rencor al Gobierno, miembros de la jerarquía (eclesiástica) le agradecen que no bloquee los fondos recibidos de fundaciones y otras fuentes para construir y reconstruir instalaciones”.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.