Actualizado: 01/04/2020 15:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Economía

Los problemas mecánicos y el clima frenan la zafra azucarera

La situación pone en riesgo la ya escasa producción de 1,6 millones de toneladas de azúcar prevista para este año.

Enviar Imprimir

Dos de los mayores ingenios azucareros de Cuba han estado inactivos esta temporada por el clima inusualmente cálido y húmedo y problemas mecánicos, lo que ha arriesgado los planes de revitalización de la industria y de aumento de la producción a 1,6 millones de toneladas, Informó Reuters.

En Las Tunas, el ingenio Guiteras, el mayor del país, con una capacidad de más de 100.000 toneladas, no pudo arrancar debido a que la lluvia hizo imposible la operación de las máquinas de corte, dijo una emisora de radio provincial.

En la vecina provincia de Holguín, el central Urbano Noris permaneció paralizado debido a la tardía llegada de repuestos para sus maquinarias, afirmó el semanario oficialista local Ahora.

Funcionarios provinciales afirmaron estar haciendo todo lo posible para solucionar los problemas en la apertura de ingenios parados en Holguín, y consideraban la opción de cortar caña a mano en Las Tunas.

Algunos temen que el fenómeno climático de El Niño produzca humedad y lluvias fuera de temporada durante la estación seca comprendida entre diciembre y abril, lo que disminuiría los rendimientos y retardaría la cosecha mecanizada.

El servicio meteorológico nacional reportó en enero las mayores temperaturas en 15 años. Las lluvias y el calor frenaron la cosecha y bajaron el rendimiento en los campos de casi todo el país, aunque no está todavía claro cuán retrasada está la producción.

"Hasta la jornada de hoy los cuatro centrales activos molían a (una capacidad del) 54 por ciento de la caña planificada, produciendo el 43 por ciento del azúcar con 17.605 toneladas por debajo" del plan, dijo esta semana el semanario Sierra Maestra, de Santiago de Cuba.

Varios ingenios tendrán que operar probablemente en mayo y quizá hasta en junio, lo que implica mayores costos.

Los últimos informes del Ministerio del Azúcar indican que 39 de los 49 ingenios que tenían previsto estar en operación en marzo estaban trabajando.

Las autoridades cubanas esperaban que esta temporada trajera un nuevo comienzo para la industria azucarera, después de 15 años de declive desde los 8 millones de toneladas de azúcar cruda producidas en 1990 hasta los 1,2 millones de 2005.

Un aumento de los precios del azúcar y el etanol llevó al gobierno a decidir el año pasado invertir más en la industria, tras un recorte que incluyó el cierre de más de la mitad de los ingenios del país y la reducción de las plantaciones en un 60 por ciento.

El Ministerio del Azúcar reportó que había plantado el año pasado un 28 por ciento más de caña que en 2005. Los planes preveían un aumento del 32 por ciento en la producción, gracias, en parte, a un incremento en la capacidad de molienda de hasta 1,6 millones de toneladas.

Cuba consume un mínimo de 700.000 toneladas de azúcar al año y destina otras 400.000 a un acuerdo comercial con China.

Durante los últimos años, el gobierno ha importado azúcar de baja calidad para cubrir la demanda interna, pero no tiene previsto hacerlo en el 2007, a menos que refinar en la Isla resulte necesario para poder cumplir los compromisos internacionales.