cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Miguel Valdés Tamayo

Muere el opositor excarcelado Miguel Valdés Tamayo, miembro del grupo de los 75

La Asamblea para Promover la Sociedad Civil (APSC), convocó a los disidentes a guardar 'tres días de duelo con una cinta negra en el brazo'.

Enviar Imprimir

AFP/ La Habana. Miguel Valdés Tamayo, uno de los 75 opositores condenados en Cuba en 2003, y excarcelado un año después por razones de salud, murió la noche del miércoles en un hospital de La Habana tras sufrir dos paros cardiacos, informó la disidencia.

Valdés Tamayo, de 50 años, "se empezó a sentir mal el 31 de diciembre, estuvo en terapia intensiva por su problema de arritmia del Hospital Julio Trigo de La Habana hasta el día 5, pero "le dieron dos paros cardiacos", dijo a la AFP la opositora Martha Beatriz Roque.

"Falleció esta noche, le dieron dos paros cardiacos y no pudo salir del segundo, mañana vamos a velar su cuerpo", añadió Miriam Leiva, miembro de las Damas de Blanco, un movimiento que agrupa a esposas y otras familiares de presos políticos.

Roque, quien dirige la Asamblea para Promover la Sociedad Civil (APSC), anunció que los opositores estarán "tres días de duelo con una cinta negra en el brazo".

"Estamos convocando a tres días de duelo por este disidente, hacemos responsable al gobierno cubano de esta situación porque, a pesar de que sabía de su estado salud no le permitió salir de Cuba, tenía visa para Holanda y para Estados Unidos", dijo.

"Fue una crueldad del gobierno cubano, era una persona hostigada por este régimen y este hostigamiento trae esto como consecuencia, a cualquiera de nosotros de la oposición le puede pasar", añadió Roque.

Valdés Tamayo, líder del grupo Hermanos Fraternales por la Dignidad y miembro de la Comisión de Relaciones Públicas de la APSC, sufría de una "arritmia cardiaca severa" y es el primero del grupo de los 75 disidentes que fallece.

Fue condenado a 15 años en abril de 2003 y excarcelado con licencia extrapenal por problemas de salud en junio de 2004. En el momento de su liberación, padecía una miocardiopatía hipertensiva.

Cuba cerró 2006 con 283 presos políticos, 50 menos que el año anterior, según la ilegal Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), que alertó, sin embargo, que la cifra representa "la más alta del hemisferio occidental y una de las más altas del mundo".