Actualizado: 10/12/2018 18:40
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Agustín Tamargo

Muere el periodista cubano Agustín Tamargo

'La comunidad ha perdido a un patriota y a un defensor de la libertad', dijo el senador republicano Mel Martínez.

Enviar Imprimir

El periodista cubano Agustín Tamargo murió el miércoles por la noche, a los 82 años de edad, de un paro cardiaco.

Días atrás, Tamargo, una de las figuras más importantes del periodismo cubano, había ingresado gravemente enfermo en el Hospital Mount Sinai, de Miami Beach. Su muerte se produjo tras complicaciones derivadas del cáncer de garganta que padecía desde el 2004, informó el diario El Nuevo Herald.

Tamargo nació en Puerto Padre, Las Tunas, el 14 de agosto de 1924. Su larga carrera periodística cubrió la prensa escrita, la radio y la televisión.

"Cuba fue su pasión y estos últimos meses se sentaba por horas en el jardín, rodeado de plantas, imaginándose que regresaba a Puerto Padre", dijo su hija, Eva Tamargo, citada por el diario.

Tamargo se inició en el periodismo a los 15 años y trabajó en el semanario La Idea y en la revista Alborada, de su localidad.

En 1944 se trasladó a La Habana junto a su esposa, Rosalba Nápoles, con quien se casó a los 17 años de edad. En la capital trabajó como redactor y crítico cultural del diario Hoy, órgano de los comunistas cubanos, e hizo amistad con figuras del mundo político e intelectual como el periodista Rolando Masferrer, y los escritores Lino Novás Calvo y Carlos Montenegro.

A partir de 1951 trabajó como redactor en Unión Radio, y fue articulista de Avance, entre otras publicaciones.

Su popularidad como comentarista político atrajo la atención de Miguel Ángel Quevedo, director de la revista Bohemia, donde Tamargo comenzó a publicar sus columnas en 1953.

Se opuso a la dictadura de Fulgencio Batista y colaboró con la Sociedad Nuestro Tiempo, que reunió a la vanguardia intelectual y artística de la época. Sus actividades le obligaron exiliarse en Argentina en 1958.

Regresó a La Habana tras el triunfo de la revolución, pero se opuso al rumbo que tomó el régimen instaurado por Castro y partió definitivamente al exilio en 1960.

"Usted no quiere periodistas, lo que usted necesita es fonógrafos", escribió, poco antes abandonar la Isla.

En Estados Unidos se radicó en Nueva York y participó en la publicación Bohemia Libre junto a Miguel Angel Quevedo. En 1963, se trasladó a Venezuela para continuar la edición de la revista hasta 1969, fecha en que se suicidó Quevedo.

De regreso a Nueva York, dirigió los periódicos hispanos El Tiempo y El Diario La Prensa.

En 1980 se trasladó a Miami, donde fue director de noticias y comentarista en WRHC-Cadena Azul, Unión Radio, WQBA-La Cubanísima, WSCV-Canal 51 y Radio Mambí. También fue columnista dominical de El Nuevo Herald.

En la radio de Miami fueron populares su programa Mesa Revuelta y su columna de análisis político Al pan, pan y al vino, vino.

Tamargo nunca asumió la ciudadanía estadounidense.

"Estamos tristes como todo el que lo conocía y sabía que Tamargo era un valor de nuestra cultura y nuestra historia", dijo Armando Pérez Roura, director de Radio Mambí.

Esta jueves Radio Mambí, donde trabajó durante 20 años, dedicó sus espacios habituales a rendirle tributo, y transmitió mensajes de condolencia de congresistas cubanoamericanos, líderes comunitarios y público en general.

"Estoy entristecido por el fallecimiento de Agustín. Siento que no sólo he perdido a un amigo, pero que la comunidad ha perdido a un patriota y a un defensor de la libertad", dijo el senador republicano por Florida Mel Martínez, según citó la emisora en su sitio en Internet.

"Él usó uno de los instrumentos mas poderosos que existen contra la tiranía y la opresión, la diseminación de información. Su voz se extrañará mucho en nuestras ondas radiales", agregó.

"Nuestra comunidad lo recordará con cariño mientras continuamos nuestro trabajo por la libertad de nuestra patria", dijo Martínez

La organización Madres y Mujeres Antirrepresión por Cuba (MAR por Cuba) dijo en un comunicado que "sufre esta perdida irreparable y se une al dolor de todo el exilio y pueblo cubano en la Isla que conoció a este gigante de la pluma, siempre con la Cuba eterna en sus labios".

"Murió sin ver a Cuba libre, pero nos queda su fuerza y valor por la libertad que siempre tuvo en su corazón", añadió Mar por Cuba, informó EFE

El cuerpo de Tamargo será expuesto este viernes 9 de marzo, a partir de las 18:00 (hora de Miami) en la Funeraria Caballero Rivero Woodland.

El sábado a las 12:30, Monseñor Agustín Román oficiará una misa en la Iglesia St. Kieran, desde donde partirá el cortejo al cementerio Woodlawn.

A Agustín Tamargo le sobreviven su esposa Rosalba y siete hijos: Ariel, Manuel, Lila, Saúl, Nora, Eva y José Luis. Además de seis nietos y un biznieto.