Actualizado: 18/10/2019 17:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Derechos Humanos

Organización Internacional contra la Tortura: La Habana tendrá que decir si permitirá al relator de la ONU visitar a presos políticos

La entidad dijo estar dispuesta a enviar al relator los datos que durante años ha recopilado sobre casos y denuncias referidas a torturas en la Isla, incluidas las psicológicas.

Comentarios Enviar Imprimir

La Habana tendrá que responder de manera honesta qué pretende con la recién cursada invitación al relator de la ONU sobre Tortura, Manfred Nowak, y si le va a permitir el libre acceso a los detenidos políticos, a las prisiones y a todas las personas con las cuales desee entrevistarse, dijo el director de la Organización Internacional contra la Tortura (OMCT), Eric Sotta, en una entrevista concedida a CUBAENCUENTRO.com.

"Cuando digo honestamente es porque debe responder si esa invitación es solamente un gesto de impacto, de cara al examen periódico universal del Consejo de Derechos de Humanos, para evitar un análisis o un juicio duro contra el gobierno, o si es realmente el principio de un proceso", dijo Sotta en Ginebra, en el mismo escenario en que el actual gobierno cubano deberá responder a una serie de interrogantes de gobiernos y organizaciones no gubernamentales sobre la realidad de la situación de derechos humanos en la Isla.

El jurista helvético consideró fundamental que La Habana aclare lo antes posible si acepta la visita dentro del sistema de la ONU, de tal manera que Nowak pueda entrevistarse libremente con las personas que estime oportuno, muy en especial con los presos políticos.

En ese caso, la OMCT estaría dispuesta a pasar al relator todos los elementos que durante años ha recopilado sobre casos y denuncias referidas a torturas, incluidas las psicológicas, en la Isla, indicó Sotta.

Para la organización que preside, el hecho de que La Habana invite al relator contra la Tortura, tras15 años de impedir su entrada al país, se debe a la enorme presión ejercida por diferentes miembros del Consejo de Derechos Humanos y la opinión pública internacional.

"Cuba no puede al mismo tiempo pretender que se le crea que está cambiando y que está dispuesta ahora a ratificar convenios fundamentales de la ONU y no dejar entrar a un relator", afirmo Sotta.

El director de la OMCT dijo compartir, en cierta medida, el escepticismo en cuanto a si el Consejo de Derechos Humanos podrá hacer avanzar en un cambio de actitud del gobierno cubano en lo referido a la cooperación con los órganos correspondientes a esa esfera de la ONU, partiendo de que, hasta el momento, la diplomacia imperante en el Consejo no ha logrado mucho, sobre todo en países con situaciones difíciles.

Esa circunstancia va acompañada de que las señales emitidas por La Habana son "contradictorias". En 2008, recordó Sotta, los gobernantes cubanos aceptaron por primera vez firmar los dos convenios centrales del sistema de derechos humanos de la ONU, o sea los pactos civiles y políticos y el de los derechos económicos y sociales, lo que podría interpretarse con una voluntad de cooperar con el sistema.

Sin embargo, al mismo tiempo, la propia Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos tuvo que recordarle al régimen, en septiembre pasado, que desde hace ocho años tiene pendiente presentarse ante el Comité contra la Tortura, por no haber entregado sus informes. En el caso del Comité de los Derechos del Niño, son diez años, lo que para Sotta evidencia una falta de cooperación.

Por otra parte, el gobierno cubano mantiene una política represiva en el orden interno, con 67 disidentes sancionados severamente y más de 1.400 personas arrestadas por razones políticas bajo acusaciones ambiguas como peligrosidad predelictiva, señaló el jurista.

"Por un lado, hay una cierta apertura, que los europeos reconocieron rápidamente levantando las sanciones (de 2003) y, por otro, se mantiene de una actitud bastante dura", dijo Sotta.

El director de la OMCT opinó que, en sentido general, el debate sobre Cuba quizás pueda facilitar "un cambio de actitud fundamental por parte de las autoridades cubanas, que conllevaría a pasar de los anuncios de buena voluntad a entrar de manera seria en un intercambio con los demás países y, sobre todo, con la sociedad civil, tanto a nivel interior como a nivel internacional".


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.