Actualizado: 05/04/2020 0:00
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Economía

Problemas organizativos y el clima dificultan la zafra

Expertos dijeron que la meta de este año, de entre 1,5 a 1,6 millones de toneladas de azúcar, está fuera de alcance.

Enviar Imprimir

El mal clima y los problemas organizativos dificultan la producción de azúcar, cuando sólo queda un mes de tiempo óptimo para la cosecha, dijo el domingo el ministro del Azúcar, Ulises Rosales del Toro, informó Reuters.

De las 13 provincias productoras cubanas, cinco están ubicadas en el este, donde los planes preveían una producción superior a las 500.000 toneladas. Las perspectivas para todo el país eran de entre 1,5 a 1,6 millones de toneladas de azúcar sin refinar.

Sin embargo, precipitaciones inusuales han hecho difícil que operen las máquinas de recolección y que los camiones se trasladen por los caminos inundados en oriente y zonas del centro de la Isla.

"Nos hemos planteados un mes de marzo grande en la zafra, la cual se desarrolla como planificamos en el centro y el occidente, no así en la zona oriental, donde se ve entorpecida por las lluvias", dijo Rosales del Toro, citado por la agencia oficialista Prensa Latina.

El ministro admitió que problemas organizativos también habían tenido como consecuencia que partes del país estuvieran por detrás de lo programado y que algunos ingenios abrieran con retraso.

Agregó que miles de trabajadores están siendo movilizados para cortar caña en la región oriental, mientras que el semanario oficialista Trabajadores publicó el lunes en primera plana un llamado a los operarios a hacer un "esfuerzo extra" para cumplir con las metas.

La recolección cubana de azúcar se extiende desde enero hasta abril, pero a menudo es prolongada hasta mayo y junio, cuando llega la temporada cálida y lluviosa y bajan los rendimientos y la eficiencia.

El Ministerio del Azúcar informó que 47 de los 49 ingenios que están programados para operar procesan azúcar.

Las autoridades cubanas esperaban en esta temporada poder inaugurar una nueva etapa para el azúcar, que alguna vez fue la industria más importante de la Isla.

El año pasado se produjeron 1,2 millones de toneladas, uno de los niveles más bajos registrados, desde los 8 millones de toneladas de azúcar sin refinar producidas en 1990.

El alza de los precios del azúcar y del etanol llevó en 2006 al gobierno a reinvertir en la industria, luego de una reestructuración del sector que cerró más de la mitad de los ingenios del país y redujo las plantaciones de caña en un 60 por ciento.

Operadores y observadores cubanos dijeron que la meta de este año ya está fuera de alcance y que esperan que la producción se ubique en un máximo de 1,3 a 1,4 millones de toneladas.

Cuba consume un mínimo de 700.000 toneladas de azúcar por año y destina otras 400.000 a un acuerdo comercial con China.