Actualizado: 13/07/2020 12:18
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Economía

Las lluvias frenan la zafra en varias provincias

Miles de trabajadores han sido movilizados para cortar caña en Oriente, pero los machetes y guantes que han recibido son de mala calidad, lo que complica el trabajo.

Enviar Imprimir

Las lluvias que castigan desde hace una semana las provincias cubanas Holguín y Las Tunas casi paralizaron la zafra de azúcar en esas áreas, lo que frenó la recolección en otras zonas y comprometió la meta de producción para este año, dijeron el lunes fuentes locales, informó Reuters.

Las plantaciones cubanas de caña de azúcar carecen de adecuados sistemas de drenaje. Como un 90 por ciento de la cosecha es mecanizada, cuando llueve es prácticamente imposible usar las cosechadoras y los ingenios deben parar.

"Con esta lluvia no hay combinada que pueda meterse en un campo de caña. Y si se corta a mano, el rendimiento va a caer hasta el piso", dijo Carlos Peña, un campesino jubilado de Holguín, en una entrevista telefónica.

Un clima cálido y húmedo, poco habitual en esta época en la mitad oriental de Cuba, había llevado a una molienda por debajo de la capacidad, además de reducir el rendimiento incluso antes de las lluvias.

Las precipitaciones continuaban el lunes, poniendo en riesgo los planes de producir entre 1,5 y 1,6 millones de toneladas de azúcar sin refinar este año, contra 1,2 millones de 2006.

El ministro del Azúcar, Ulises Rosales del Toro, visitó el fin de semana Las Tunas para supervisar los trabajos y dijo que en esa provincia había llovido en 67 ocasiones desde noviembre.

"No podemos dejar de producir lo que nos plantea el país", afirmó, según medios locales.

Cinco de las 13 provincias cubanas productoras de azúcar están en la mitad oriental de la Isla, donde el plan oficial era producir alrededor de 500.000 toneladas, principalmente en Las Tunas y Holguín. En Camaguey la producción debería superar esta zafra las 130.000 toneladas.

El mayor ingenio de Holguín está siendo ampliado y todavía no entró en operación por un retraso en la llegada de piezas.

Las autoridades cubanas esperaban que esta temporada se iniciase una nueva era para la industria azucarera de la Isla, después de un declive de 15 años desde ocho millones de toneladas producidas en 1990 hasta los 1,2 millones del 2006, uno de sus mínimos históricos.

Con el aumento de los precios internacionales del azúcar y del etanol, el gobierno decidió el año pasado invertir otra vez en el sector, después de haber cerrado la mitad de los ingenios y reducido un 60 por ciento de las áreas dedicadas al cultivo de la caña.

Operadores y expertos cubanos dijeron que la meta de este año estaba ya fuera del alcance y agregaron que la producción llegaría a un máximo de entre 1,3 y 1,4 millones de toneladas.

La zafra azucarera en Cuba se realiza durante desde enero hasta abril, pero es a menudo extendida hasta mayo o junio, cuando empieza la temporada de lluvias y suele caer el rendimiento y la efectividad.

Miles de trabajadores están siendo movilizados para cortar caña en el este, pero según dijo el lunes el semanario oficialista Trabajadores, los machetes, afiladores y guantes que están siendo suministrados son de mala calidad, lo que complica el trabajo.

Cuba consume un mínimo de 700.000 toneladas de azúcar al año y destina otras 400.000 a un acuerdo comercial con China.

En los últimos años, la Isla ha importado azúcar blanca de baja graduación para cubrir la demanda interna, pero no tiene previsto hacerlo este año, a menos que sea necesario para cumplir los acuerdos de exportación.