Actualizado: 20/08/2019 5:32
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Trabajadores sociales, electrodomésticos, electricidad

'Trabajadores sociales': a la caza de viejos electrodomésticos 'derrochadores'

Unos 28.000 jóvenes movilizados por Castro recorren casa por casa para averiguar la cantidad y marca de los electrodomésticos que poseen los cubanos.

Enviar Imprimir

El gobierno ha iniciado una campaña para localizar refrigeradores, ventiladores y otros viejos electrodomésticos a los que Fidel Castro culpa del despilfarro de energía en la Isla, informó Reuters.

El objetivo es trazar un mapa del derroche y reemplazar refrigeradores estadounidenses de los años cincuenta, televisores soviéticos y otras reliquias de alto consumo por 300 millones de dólares en equipos más eficientes.

"Estamos haciendo un gigantesco inventario de todo el país", dijo uno de los 28.000 jóvenes movilizados por Castro para la campaña, según Reuters.

El gobernante encargó la tarea a los llamados "trabajadores sociales", a quienes en octubre envió a las gasolineras para intentar frenar el robo de combustible.

Los implicados en la campaña están yendo casa por casa para averiguar en qué gastan la electricidad los cubanos. Armados con formularios y uniformados con camisetas azul marino, preguntan la cantidad y marca de los electrodomésticos.

Tras visitar 58.000 viviendas en el municipio Arroyo Naranjo, de La Habana, los trabajadores sociales reportaron esta semana 35.000 refrigeradores, 55.000 ventiladores y 7.000 televisores que deberían ser cambiados.

Castro dijo que los nuevos aparatos de bajo consumo que serán repartidos entre la población están siendo exhaustivamente probados en los laboratorios del Estado.

"Si tienes un coche viejo y ofrecen cambiártelo por otro cero kilómetro, ¿quién no se alegraría?", dijo Gilberto, un residente en Arrollo Naranjo.

Sin embargo, otros temen que se trate sólo de buenas intenciones.

"Prometieron cambiarnos nuestros refrigeradores soviéticos por otros nuevos, menos gastadores. Esperemos que pasen de las palabras a los hechos, porque con los 300 pesos, (12,5 dólares) que yo gano jamás podré comprarme uno nuevo", comentó Raúl señalando un destartalado refrigerador en medio de la sala.

Hay también quienes temen que el inventario sea sólo una excusa del gobierno para husmear y catalogar a los cubanos según su nivel de bienestar, un tema sensible en momentos que Castro arremete contra los "nuevos ricos" que, dice, estimulan la corrupción en la Isla.