Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

tráfico de inmigrantes, relaciones Cuba-EE UU

Traficantes de inmigrantes se declaran culpables en el caso de un niño cubano ahogado

Alexander Gil Rodríguez y Luis Manuel Taboada-Cabrera podrían recibir una condena de hasta 10 años de prisión y 250.000 dólares de multa.

Enviar Imprimir

AFP/ Miami. Dos traficantes de inmigrantes se declararon culpables este miércoles de conspiración en el caso que provocó la muerte de un niño de seis años de edad cerca de las costas de la Florida, en octubre, y enfrentan una condena de hasta 10 años de prisión, indicó la Fiscalía federal de Miami.

Los traficantes, Alexander Gil Rodríguez y Luis Manuel Taboada-Cabrera, se declararon culpables de conspiración para persuadir a inmigrantes de entrar ilegalmente a Estados Unidos, y podrían recibir una condena de hasta 10 años de prisión y 250.000 dólares de multa, cuando un juez emita la sentencia el próximo 24 de enero, según la misma fuente.

"Un niño inocente de seis años de edad murió. Esto debe parar", dijo en un comunicado el jefe de los fiscales federales del sur de la Florida, Alexander Acosta.

"La Fiscalía federal dará los pasos necesarios para procesar tanto a quienes se involucren en el tráfico como a aquellos que formen empresas criminales para lucrar con las esperanzas" de los inmigrantes, agregó.

El incidente ocurrió en la madrugada del pasado 13 de octubre, cuando los dos traficantes, con 29 inmigrantes cubanos a bordo de una lancha rápida, intentaron huir de la Guardia Costera, que los había detectado al sur de Cayo Hueso.

Los guardacostas perdieron de vista la lancha, pero luego la hallaron volcada con 30 personas aferradas al casco, que fueron rescatadas. El menor, Julián Villasuso, fue encontrado ahogado debajo de la embarcación.

Los gobiernos de Cuba y Estados Unidos se culparon mutuamente de la muerte del niño.

La Habana dijo que Estados Unidos propicia el tráfico de emigrantes al aplicar criterios de selectividad que favorecen a quienes ingresan ilegalmente al país; y Washington, a través de su Sección de Intereses en Cuba, acusó al régimen de la Isla de impulsar el éxodo de sus ciudadanos porque "viola sus derechos humanos y les niega oportunidades económicas".

Estados Unidos permite a los cubanos que llegan a sus costas quedarse en el país, pero devuelve a la Isla a quienes hayan sido interceptados en el mar.

No hay cifras precisas sobre cuántas personas fallecen anualmente haciendo la travesía por el Estrecho de la Florida, pero la Guardia Costera ha calculado en unas 200 las muertes registradas en los últimos cinco años.

El pasado mes de agosto, 30 inmigrantes cubanos desaparecieron en alta mar, según relatos de tres sobrevivientes. Otros 24 desaparecieron en un viaje en 2002 y 30 en 2001.

La Guardia Costera interceptó en alta mar a casi 9.300 inmigrantes ilegales el pasado año fiscal (de octubre a septiembre), 2.712 de ellos eran cubanos.