Actualizado: 23/09/2022 21:11
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

José Antonio Pérez Novoa, Cambio, Colombia

Washington acusa al embajador cubano en Bogotá de desarrollar una 'agenda oculta'

José Antonio Pérez Novoa estaría trabajando en la 'articulación de redes de espionaje y la posible creación de comandos afectos' a Hugo Chávez, según EE UU.

Enviar Imprimir

Estados Unidos ha acusado al embajador cubano en Colombia, José Antonio Pérez Novoa, por desarrollar desde Bogotá una "agenda oculta" en favor de los gobiernos de Venezuela y Bolivia, según un informe que publica la revista Cambio, reportó EFE.

El semanario dice que, para Washington, Pérez Novoa trabaja en la "articulación de redes de espionaje y la posible creación de comandos afectos al presidente venezolano, Hugo Chávez", y también al eje que se ha conformado con el presidente boliviano, Evo Morales.

La acusación aparece en un documento elaborado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos y que el Departamento de Estado en Washington hizo llegar al gobierno colombiano por conducto de su representante en Bogotá, William Wood, precisa Cambio.

Según la revista, Wood entregó el texto hace dos semanas a la ministra colombiana de Relaciones Exteriores, Carolina Barco, quien citó en Bogotá al embajador del país en La Habana, Julio Londoño Paredes.

Con la presencia del diplomático, el documento fue analizado el pasado día 14 en una reunión habitual del ministro de Defensa, Camilo Ospina, con los altos mandos militares, añade la fuente, que asegura que en el gobierno del presidente Álvaro Uribe no existe unanimidad sobre la magnitud real de la denuncia de Washington.

Para Londoño, son "sobredimensionadas las apreciaciones estadounidenses", pero uno de los "participantes en la reunión" declaró a la revista: "Estamos ante un espía profesional, enfundado en un ropaje de diplomático no menos profesional y hábil".

Ese perfil es el que de Pérez Novoa hace el documento de la CIA, que examina la trayectoria del cubano desde 1976, cuando comenzó su carrera diplomática como embajador en Etiopía, y que luego continuó en la India, ante las agencias de la ONU en Ginebra, Ghana —con funciones concurrentes en Sierra Leona y Liberia— y, desde hace cinco meses, en Colombia.

De acuerdo con la versión de Cambio, el informe estadounidense concluye que el embajador de la Isla fue un "elemento desestabilizador" en algunos de los países en los que ha representado al gobierno de Fidel Castro.

En ese ejercicio, Pérez Novoa habría logrado alinear a Etiopía con Cuba y la antigua Unión Soviética, lo mismo que brindó apoyo a grupos armados enemigos de Washington en los países africanos por los que pasó.

No obstante, "las actividades de Pérez Novoa no han despertado sospechas" entre las "autoridades colombianas", según la revista, que señala que, "por el contrario (…) se ha ganado la simpatía en círculos del gobierno, la academia y la cultura".

Cambio sostiene que, aunque el diplomático Londoño "consideró importante el contenido del documento", también "pidió mesura y moderación para preservar el buen ambiente que reina en las relaciones entre Bogotá y La Habana".

Tras diez años de ruptura, por efecto de entrenamientos a miembros de grupos ilegales armados colombianos en la Isla, Bogotá restableció en 1991 las relaciones diplomáticas con La Habana.

Cuba acoge desde diciembre pasado una "reunión formal exploratoria" entre el gobierno colombiano y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), segundo grupo armado de izquierda en el país sudamericano, después de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).