Actualizado: 06/12/2021 17:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Economía: Lo que dejó 2007

Del 'milagro' al fracaso

Caen la construcción, el comercio y el turismo. Crece la subvención a las empresas estatales ineficientes.

Comentarios Enviar Imprimir

Hay indicadores relativos a la economía cubana en 2007 que no admiten discusión y apuntan a que, en absoluto, se puede aceptar que las cosas hayan mejorado o que se estén produciendo ritmos de crecimiento como los anunciados por la Oficina Nacional de Estadística. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) no quiere hacer suyos los datos cubanos en los informes de coyuntura elaborados por esta prestigiosa institución.

En primer lugar, el descontrol en la gestión de los presupuestos del Estado sigue siendo la nota característica de la burocracia castrista. El nivel de subvención a las empresas estatales, e ineficientes, sigue muy elevado.

A pesar de los anuncios a favor de una mayor descentralización de las decisiones y el requisito de conseguir la autofinanciación para las empresas, el régimen ha vuelto a propiciar un crecimiento del 28% de los gastos corrientes en el presupuesto estatal. Esto demuestra que sigue empeñado en dirigir e intervenir en las decisiones de todos los agentes económicos en virtud de esa convicción —evidentemente equivocada— de que un orden superior y burocrático es mejor que el mecanismo del mercado para atender las necesidades de la población.

Este aumento del gasto, que se ejecuta para sostener empresas poco competitivas, no se corresponde con el menor crecimiento registrado en las inversiones públicas. Estas, en cambio, son necesarias para mejorar y aumentar la capacidad productiva del país. El capítulo de gastos de capital del presupuesto ha crecido sólo un moderado 4%, volviendo a retrasar y posponer las necesarias reformas en la economía para producir más y mejor.

El Informe de CEPAL afirma que este aumento de los gastos públicos corrientes, que denota una gestión basada en el descontrol y el despilfarro, se ha podido conseguir gracias a mayores ingresos públicos, procedentes sobre todo de ingresos no tributarios, como los que se han obtenido gracias al diferencial de precios del comercio exterior en algunos capítulos como la minería del níquel.

Sólo con algunos

Dado el carácter coyuntural que los economistas otorgan a estos sistemas de financiación, que hoy pueden ir bien gracias al comercio mundial, pero mañana estancarse o reducirse, se concluye que no sólo se realiza una deficiente gestión del gasto público, otorgando prioridad al corriente, sino que las fuentes de financiación son muy inestables y en cualquier momento pueden desaparecer.

Las autoridades no pueden hacer un peor diseño de política tributaria. Es fácil suponer que el déficit público siga sin control, superando cualquier previsión de inicio del ejercicio, no sólo como consecuencia de los gastos necesarios para mitigar las inundaciones, que un buen gestor de la economía cubana debería ser capaz de prever, sino del absoluto descontrol de las cuentas públicas en una etapa en la que el poder político se concentra en otras prioridades que no son la economía.

En segundo lugar, las cuentas externas. El Informe de CEPAL observa que la política comercial del régimen castrista se sigue basando en concentrar la actividad en determinados países. En mi opinión, se trata de aquellos que están dispuestos a aceptar el juego de "trueque" que el gobierno mantiene desde los tiempos del CAME, cuando existía aún el bloque comunista del Pacto de Varsovia.

Las autoridades, lastradas por la incapacidad estructural de la economía nacional desde 1960, para conseguir un espacio real en la economía mundial, lo que he denominado en alguna ocasión el "círculo vicioso", sólo están dispuestas a comerciar con aquellos que aceptan sus reglas: Bolivia, Ecuador, Nicaragua, China y, por supuesto, Venezuela, cuyo saldo petrolero permite a la Isla llegar a fin de mes.

No es ésta la política más adecuada para un país que debería esforzarse por situar en la competencia mundial los principales sectores de su economía, pero que instalado en la doctrina oficial del embargo, muestra así el lado más oscuro de la competencia de los gestores de las empresas estatales que viven de la fácil subvención.

Turismo sin vuelo

En tercer lugar, a nivel sectorial hay pocos motivos de alegría, según los datos del Informe de CEPAL. La construcción experimentó una reducción del 9%, después de haber registrado un ejercicio más dinámico en 2006, por lo que las cifras de vivienda siguen lastradas por la incompetencia de los gestores. No es extraño este resultado si se piensa que el gobierno no apuesta por el gasto de capital que sustenta las actividades en este sector.

El comercio también registró una caída del 2% en su actividad. El turismo, la gran apuesta del castrismo, registró una vez más un descenso del 2% en sus cifras de actividad, y las causas ofrecidas en el Informe son "la ralentización del sector en el Caribe y la disminución del turismo de salud", porque los pacientes son atendidos en sus países por los médicos cubanos.

Hay que mantener dudas al respecto de estos argumentos, si se piensa que otros destinos del Caribe (México, República Dominicana o Jamaica) presentan cifras en aumento. El turismo de salud, por mucho que las autoridades lo quieran justificar, es sólo una parte muy limitada del cómputo total. Posiblemente lo que falla sea la política turística en sí misma, mal definida en los mercados mundiales y con notables carencias de servicios complementarios, lo que hace que se produzcan niveles muy bajos de repetición.

No cabe duda de que, ante estos resultados, la economía cubana no va bien. No se beneficia de las notables aportaciones que recibe de Venezuela. No es capaz de definir su posición en la economía mundial y por ello queda al margen del proceso de crecimiento que se registra en América Latina. Se mantiene el descontrol del gasto público para sostener empresas ineficientes y mal gestionadas. Se confía en exceso en fuentes de financiación externas transitorias. Y los precios al consumo mantienen un crecimiento que hace que las condiciones de vida de la población se deterioren de forma continua.

Justificar el "mágico crecimiento" de la economía nacional en el sector de servicios comunales, sociales y personales, por su tratamiento estadístico diferenciado del que se aplica a nivel internacional por Naciones Unidas o CEPAL, y tratar de presentar a partir de ahí, cifras de "milagro", es una notable torpeza que, a la larga, se tendrá que pagar en términos de credibilidad.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.