Actualizado: 22/10/2021 20:51
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Lo que dejó 2007

Victorias pasadas, retos futuros

Pekín 2008: ¿Confirmación de la decadencia del deporte en la Isla o nuevo despegue de sus potencialidades?

Comentarios Enviar Imprimir

Hace 29 años el deporte nacional alcanzó cotas excepcionales de maestría, expresadas en resultados a nivel internacional. En el transcurso de pocas semanas, en el año 1978, los atletas cubanos obtuvieron —con actuaciones descollantes— los campeonatos mundiales de voleibol femenino, boxeo y béisbol amateur. Casi tres décadas después, eventos similares reflejan el retroceso de nuestro deporte, víctima del férreo monopolio del Estado, que impone sus caprichosos intereses de dominación política a cualquier otra consideración.

El caso es que en el Campeonato Mundial de Boxeo de Chicago, en Estados Unidos, y las copas mundiales de voleibol femenino y béisbol, celebradas en Japón y Taiwán respectivamente, entre los meses de octubre y noviembre pasados, los representantes de la Isla no pudieron revalidar la supremacía que amasaron por tantos años.

Vender el diván

El boxeo, buque insignia del deporte nacional, ha logrado con algunos altibajos mantener la hegemonía alcanzada por primera vez en los juegos estivales de Munich 1972, sobre todo gracias a que es el único deporte olímpico que mantiene la más estricta separación entre los circuitos amateurs y profesionales.

Sin embargo, el Campeonato Mundial de Chicago se celebró sin la presencia de los púgiles de la Isla, en tanto las autoridades determinaron no asistir al evento so pretexto de evitar el acecho a que podían verse expuestos los atletas por parte de los promotores y buscadores de talento del boxeo rentado.

A estas alturas, la escuadra ya no pasea la distancia en los eventos internacionales, a veces gracias a la maestría deportiva que demuestran los pupilos foráneos de los entrenadores antillanos que el gobierno alquila a otros países. Además, se ha visto sensiblemente debilitada por la "deserción" —sí, así en lenguaje militar— en diciembre pasado de tres de los cuatro campeones Olímpicos de Atenas 2004, que escaparon durante un entrenamiento en Venezuela; así como por el fallido intento de huida del campeón olímpico y mundial Guillermo Rigondeaux y el campeón mundial Erislandy Lara durante los pasados Juegos Panamericanos de Río de Janeiro. Estos últimos, deportados misteriosamente a La Habana, se quedaron sin opción de hacer lo que mejor saben.

De momento, los tres primeros ya participan de los circuitos profesionales, hasta ahora con buena fortuna y contratos. En cambio, Rigondeaux y Lara padecen un agobiante ostracismo en la ciudad de sus sueños pasados. Ninguno puede aportar su calidad probada a las futuras aspiraciones del boxeo nacional.

Si se analiza la ausencia del Mundial de Chicago, llama la atención que el mismo líder que impuso a la delegación de la Isla el peligroso y hostil escenario de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de San Juan, Puerto Rico, en 1966, después de 41 años de adoctrinamiento político impida que sus atletas accedan a las mismas ofertas que recibe el resto y "premie" a los que huyeron con la inasistencia a la competencia para la que se preparaban. Los años no sólo han llevado a la ruina las edificaciones del país, sino también los argumentos y razones del convaleciente comandante.

Está por ver cuál será el futuro del deporte más medallista, cuando ya no cuenta con sus más rutilantes estrellas del momento y las aspiraciones de sus atletas son manipuladas cruelmente por los intereses del poder.

Ayer maravilla fui

A la escuadra femenina de voleibol, ganadora en las tres últimas décadas de tres títulos olímpicos, tres campeonatos mundiales, cuatro copas del mundo, dos Grana Gris, dos campeonatos mundiales juveniles, una medalla de bronce olímpica, además de la mejor jugadora y el mejor entrenador del siglo XX, le ha resultado muy difícil ascender a lo más alto del podio en las últimas competencias internacionales, y la recientemente concluida Copa del Mundo de Japón no es la excepción.

A pesar de la coyuntural ausencia de prominentes miembros de la élite mundial, como China, Rusia y Holanda, la escuadra de la Isla sólo pudo anclar en el cuarto lugar del certamen, sin alcanzar en esta ocasión uno de los tres boletos olímpicos puestos en disputa.

La dura competencia volvió a demostrar las enormes potencialidades de los talentosos jugadores, pero también serias deficiencias en importantes aspectos de juego, a saber, el recibo, la defensa de campo, la precisión en el saque y el mantenimiento de la concentración y la estabilidad del juego, que marcan la diferencia con las selecciones que, con mayor equilibrio entre todos los renglones de juego, han conseguido en los últimos tiempos ocupar la vanguardia del popular deporte.

Finalmente, a finales de diciembre, la selección obtuvo su clasificación para Pekín en el torneo correspondiente a la zona de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe (NORCECA), celebrado en Monterrey, México.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.