Actualizado: 23/09/2019 16:12
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Entrevistas

Lisboa, Escritores cubanos contemporáneos, Escritores, Literatura Cubana

“Casi siempre me quedo con más dudas de las que tenía cuando comencé a escribir la novela”

Entrevista a la escritora e ingeniera Karla Suárez, residente en Lisboa

Comentarios Enviar Imprimir

Karla Suárez (La Habana, 1969) es graduada de ingeniería electrónica, profesión que ha continuado desarrollando. Hizo también estudios de guitarra clásica. Ha publicado las novelas La Habana año cero (Premio Carbet de la Caraïbe et du Tout-monde, Francia, 2012, (Gran Premio del Libro Insular Francia, 2012); La viajera (2005) y Silencios (Premio Lengua de Trapo, España, 1999), así como los libros de cuentos Carroza para actores (2001) y Espuma (1999). Además, ha publicado los libros Cuba los caminos del azar y Grietas en las paredes, en colaboración con los fotógrafos Francesco Gattoni e Yvon Lambert respectivamente. Sus novelas han sido traducidas a varios idiomas. Muchos de sus relatos han aparecido en antologías y revistas publicadas en Europa, Estados Unidos y diversos países de América Latina. Dos de sus cuentos fueron adaptados a la televisión cubana y uno fue llevado al teatro, también en Cuba. En 2010 su novela Silencios fue llevada al teatro y en 2013 fue adaptada a un espectáculo musical, ambos en Francia. Ha recibido varias becas de creación entre ellas la que otorga el Centro Nacional del Libro de Francia. Ha impartido talleres de escritura en Italia, Francia y Puerto Rico. Ha sido colaboradora del diario El País y colabora actualmente con El Informador, en México. En 2007 fue seleccionada entre los 39 escritores jóvenes más representativos de América Latina. Después de vivir unos años en Roma y otros en París, actualmente reside en Lisboa donde coordina el club de Lectura del Instituto Cervantes.

CUBAENCUENTRO conversó con Karla Suárez sobre Rayuela, literatura y libros en general, y la vieja costumbre de tomar notas, entre otros temas.

¿En qué momento decidiste que querías escribir?

Karla Suárez (KS): Empecé a escribir de niña, ésta ha sido siempre mi gran “pasión-enfermedad”.

¿Qué te aporta la escritura y la literatura, piensas que vale todo en la literatura?

(KS): La literatura me abre puertas, leo un libro y estoy viviendo en ese mundo que cuenta. Viajo, río, lloro, vivo. El mundo se me vuelve mucho más grande gracias a la literatura.

¿Qué es necesario para que una novela interese a los lectores?

(KS): La verdad es que no lo sé: No creo que exista una fórmula y, de existir, yo no la conozco. Sinceramente cuando estoy escribiendo una novela no pienso en los lectores, estoy dentro de ese mundo, viviendo junto a esos personajes, para mí en el momento de la escritura solo existe el mundo que describe la novela. Los lectores nacen después, cuando ya la novela está publicada y entonces son ellos los que tendrán que decir si les interesa o no.

¿Cuáles son tus géneros favoritos en la lectura, sus autores y quiénes te han influido más?

(KS): En estos momentos lo que más leo es cuento y novela. Sobre los autores que amo y que, sin duda alguna, me han influenciado, son muchos, pero te menciono a algunos, mis imprescindibles: Dostoievski, Kafka, Edgar Allan Poe, Julio Cortázar, Borges, Carpentier, Virgilio Piñera, Vargas Llosa, Camus e Italo Calvino.

¿A qué te dedicas cuando no escribes?

(KS): Estudié ingeniería electrónica y, además de escribir, siempre me he dedicado a mi profesión. Ahora hago sitios web, pero he sido profesora de informática por mucho tiempo y técnico de redes, responsable de asistencia técnica, entre otras cosas. Además, escribo crónicas de viajes para algunos periódicos, doy talleres literarios y coordino el club de lectura del Instituto Cervantes de Lisboa, que es la ciudad donde vivo.

¿Cuál es tu método de escritura? ¿Anotas lo que se le ocurre?

(KS): Sí, siempre tengo una libretica y voy anotando sobre lo que estoy escribiendo en el momento o ideas para textos futuros.

¿Sí pudieses ser un libro, cuál serías?

(KS):Rayuela.

¿En qué proyecto te encuentras sumergida en estos momentos?

(KS): Estoy trabajando en una novela y acabo de terminar un libro de viajes sobre Roma que he hecho en colaboración con el fotógrafo italiano Francesco Gattoni.

¿Se escribe por placer o también por dinero y reconocimiento?

(KS): Yo empecé escribiendo por placer y ese sigue siendo uno de los grandes placeres de mi vida. Claro, no me molestan ni el dinero ni el reconocimiento.

¿Dominas los recursos de estilo, las figuras literarias o escribes con estilo propio y sigues experimentando y aprendiendo?

(KS): Conozco recursos literarios y técnicas narrativas, creo que es importante conocerlos y, a partir de este conocimiento se puede experimentar. Uno siempre está aprendiendo. Cuando leo a un gran autor, por ejemplo, no soy una lectora “normal”, soy una lectora que, además de la historia que el libro cuenta, está viendo el modo en que la historia está contada, soy alguien que trata de aprender de los que saben. Eso no quita que tenga mi propio estilo, aunque sobre esto prefiero que sean los críticos quienes hablen.

Se habla que los escritores deben cuidar y ofrecer obras depuradas utilizando recursos narrativos, ¿encuentras bien que lo que se cuenta, se limite a contar como se cuenta en la sobremesa?

(KS): Hay gente que sabe contar una historia, ya sea en una sobremesa o en un libro. Y hay quien no sabe contarlas ni en un libro ni en una sobremesa. Pienso que un buen escritor sabe encontrar la mejor forma de contar la historia que le interesa, porque de eso se trata, creo yo, de encontrar la mejor forma de hacerlo. Una misma historia cambia totalmente si la cuentas de un modo o de otro y para eso son útiles las técnicas literarias.

¿Regalas libros en alguna ocasión?

(KS): Sí, muchísimas veces.

¿Crees que la literatura cubana está de moda y que el escritor, en tanto figura pública tiene responsabilidad social?

(KS): No creo que en estos momentos la literatura cubana esté de moda. En cuanto a la responsabilidad social, pienso que todas las figuras públicas, se quiera o no, tienen un poco de responsabilidad, porque simplemente sus opiniones o, en este caso, escritos, son vistos y, a veces, seguidos por muchas personas. Tener responsabilidad no es un problema, el problema yo lo veo cuando se empieza a exigir de un escritor algo que el escritor no es.

¿Cómo te ha cambiado el mundo de la tecnología y el e-book?

(KS): Para leer me gustan más los libros “de toda la vida”. Ahora bien, la tecnología ayuda mucho. Yo tengo un kindle y la verdad que me es muy útil. Por ejemplo, hay libros que ya no se encuentran en papel pero sí en ediciones electrónicas. Con el e-book puedes guardar notas de libros de consultas e imprimirlas luego directamente sin necesidad de copiarlas, además, cuando viajo me permite llevarme muchos libros. Soy ingeniera, como te decía, así que la tecnología no me asusta y la uso, pero la uso yo a ella, no soy una esclava de ella. Escribo en computadora hace muchos años y anoto en libretitas de papel. Leo libros de papel y viajo con mi kindle. ¿Sentías que habías nacido con vocación literaria, cuáles son tus verdaderos orígenes en ese sentido?

(KS): Como te decía antes, empecé a escribir de niña, mi pasión era inventar historias y lo hacía. No pensaba en ser escritora, eso vino después, pero sí necesitaba escribir historias, yo debo de haber nacido con la enfermedad de contar historias.

¿Lamentas que tu vida literaria no se hubiera desarrollado en otro medio más propicio?

(KS): No.

¿Crees que la literatura cubana a veces tiene serios altibajos?

(KS): Como todas, creo yo.

¿Qué libros han cambiado tu vida?

(KS): Antes te dije que de ser un libro me gustaría ser Rayuela, pues bien, creo que ese libro me cambió en un cierto sentido, algo se movió dentro de mí, no sé. Lo leí siendo muy jovencita y creo que cuando terminé de leerlo yo ya era otra persona.

¿Qué escritores cubanos te han influenciado más?

(KS): Adoro a Virgilio Piñera y a Carpentier.

El regreso, la nostalgia, el sufrimiento causado por el deseo incumplido de regresar. ¿Tienes la obsesión del regreso a tenor de los nuevos cambios?

(KS):¿De regresar a Cuba? No, no tengo deseos de regresar a vivir allá. Es cierto que han habido algunos cambios, pero muy pequeños y no creo que suficientes. Eso sí, voy de visita para ver a mi familia y mis amigos, a ellos los extraño mucho.

¿Has tenido que esquivar la censura en tus escritos?

(KS): Hasta el momento no, yo he escrito siempre lo que he sentido que debo escribir, las historias que me nacen. Antes comentaba que cuando estoy escribiendo no pienso en quién va a leer esa historia, simplemente la historia nace y crece. Luego ya veremos.

¿Hay algún género más eficaz para trascribir la realidad cubana?

(KS): No creo que exista uno más eficaz que otro. De lo que sí estoy seguro es de que, en estos momentos, el género que tiene más facilidad para darse a conocer es la novela. En Cuba, por ejemplo, hay magníficos escritores de cuentos que, además, han retratado la sociedad cubana de manera excelente, pero esos escritores no son muy conocidos fuera de Cuba, porque actualmente el cuento es un género difícil de publicar.

¿Crees que la cultura cubana tiene déficit de monografías, memorias históricas que den profundidad a esta cultura?; cómo se puede suplir este vacío?

(KS): Existen estudios sobre nuestra cultura. Yo, incluso, conozco a algunos autores que han trabajado sobre temas o períodos específicos de nuestra literatura, por ejemplo. Ahora bien, si estos libros son suficientes o no, ya eso es otra cosa. Seguramente no lo son y entonces habría que seguir trabajando el tema y publicando sobre ello.

¿Sin memoria histórica no hay imaginación?

(KS): No creo. Pienso que se puede tener mucha imaginación y ninguna memoria histórica.

¿Qué significado tiene para ti la ciudad dónde has vivido la mayor parte del exilio?

(KS): Esa pregunta es complicada en mi caso, porque yo he vivido cinco años en Roma, seis en París y llevo casi cinco en Lisboa, además viajando mucho. O sea, que no hay una en la que pueda decir que he pasado la mayor parte del tiempo. Las tres las siento mías, con sus diferencias, amo a las tres y tengo buenos amigos en las tres. La que más me gusta en estos momentos es Lisboa y por eso sigo aquí.

¿Qué objetivo persiguen tus libros?

(KS): Yo en principio no me propongo ningún objetivo especial. Escribo cuentos y novelas. Narro historias de vidas. En mis cuentos casi nunca está definido el lugar donde ocurren, pueden ser en cualquier sitio, lo que les sucede a los personajes no está ligado con el entorno donde viven. Sin embargo, la mayoría de mis novelas transcurren en La Habana que es la ciudad donde nací y crecí. Cuba no es la protagonista, pero la situación del país en diferentes momentos históricos sí determina mucho la vida de los protagonistas de las novelas, porque así es nuestra vida real. Siempre pienso que el mejor modo de entender algo es tratar de explicarlo y eso hago muchas veces en mis novelas. Como escritora estoy fuera de la historia, veo mis personajes, los escucho hablar, los veo tomar decisiones, trato de comprender por qué actúan de un modo o de otro y así, de paso, quizá puedo entender algo de lo que sucede en mi país. Esto podría ser un objetivo personal: tratar de entender. El problema es que casi siempre me quedo con más dudas de las que tenía cuando comencé a escribir la novela, pero bueno, al menos ya tengo una nueva historia contada.

¿Qué mensaje desea trasmitirle a los cubanos y a sus lectores en el próximo año?

(KS): Les deseo todo lo bueno del mundo.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.