Actualizado: 19/10/2017 11:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Entrevistas

Juan Diego Flórez, Música, Ópera

Entrevista a Juan Diego Flórez

El tenor que canta “Arroyito de mi casa”, de Bola de Nieve

Comentarios Enviar Imprimir

De niño escuchaba a su padre Rubén Flórez Pinedo, acompañante de Chabuca Granda, modulando coplas del folclor peruano y canciones latinoamericanas; de joven canturreaba temas de los Beatles, Elvis Presley y Led Zeppelin: Juan Diego Flórez (Lima, Perú, 13 de enero de 1973) se ha convertido en poco tiempo en el tenor rossiniano más cabal de bel canto contemporáneo.

Predominan en sus fraseos las altas frecuencias en la distribución armónica. Tiene un dominio absoluto en el passaggio (paso de registro/paso de voz) que complementa con una coloratura y silbos de absorbente belleza. Oficioso control de la respiración. Res bemoles sin intermitencias de falsetes: concibe legítimos agudos. En 2003 Pavarotti declaró que el peruano podría ser su heredero como cantante de ópera.

Lo mismo modula canciones sacras (“Alleluia”/Johann J. Fux, “Panis angelicus” / César Frank, “Qui sedes” / Vicenzo Bellini, “Domine Deus” / Gioachino Rossini…), arias de Donizetti (“Una furtiva lagrima”, “Ah non sogno”…) y Bellinni (“Tutto é sciolto”, “A te, o cara”…), que canciones latinoamericanas (“Ella”/José Alfredo Jiménez, “La flor de la canela” / Chabuca Granda, “Siboney” / Ernesto Lecuona, “México Lindo” / Chucho Monge, “Júrame”/ María Grever, “Granada”/ Agustín Lara…).

Enamorado del folclor de su Perú natal ha sabido interpretar zamacuecas, valses y marineras (escucharlo en la marinera limeña “La jarra de oro”: regalo de Dios). Flórez para Chabuca (con Rubén Flórez, su padre): soberbio tributo a la autora de “Fina Estampa”. Dios merodea la voz de este prodigioso cantante: borrasca de vaticinios en trinos: suceso vocal hechizante.

El 20 de febrero de 2007, la costumbre atribuida a Toscanini en la Scala de Milán fue violada: brindó un bis en el estreno de “La hija del regimiento“, de Gaetano Donizetti; cuando en el papel de Tonio le tocó atacar el aria “Ah mes amis”, con sus famosos nueve “do de pecho”: Flórez finalizó, el público se puso de pie y lo ovacionó durante más de cinco minutos.

En su reciente visita a la capital azteca, dentro de la programación del “Festival Viva Perú en México”, ofreció un recital en el Auditorio Nacional ante 10 mil asistentes emocionados y sorprendidos por la magia vocal de un ser humano sencillo, vital, conversador, amante de la música popular —del rock al jazz, del bolero al tango, del vals a la ranchera— y conocedor de los ritmos cubanos.

Asistí a la conferencia de prensa del día previo al concierto (martes, 6 de octubre de 2015) convocada por el Auditorio Nacional. Al final, me acerqué con los 5 fonogramas que poseo de su discografía para que me los firmara: pude conversar con él unos minutos. “Oye, tú estás pertrechado, veo que tienes buena parte de mis producciones. ¿No te cansa escucharme tanto?” (Risas). Para Carlos que no se aburre escuchándome: escribió en uno de los CDS.

Juan Diego Flórez respondió a estas preguntas para CUBAENCUENTRO.

Uno de los discos suyos que más disfruto es Sentimiento Latino, en el que incluye “Siboney”, de Ernesto Lecuona, y “Aquellos ojos verdes”, de Nilo Menéndez...

Sí, tenía que incluir canciones cubanas. Lecuona es fundamental y ese bolero de Nilo Menéndez mi madre lo cantaba acompañada con la guitarra de mi padre. A Lecuona lo aprendí en el conservatorio, de momento me siento frente al piano y me salen fragmentos de La comparsa de manera espontánea. Conozco el trabajo de Esther Borja interpretando a Lecuona y lo disfruto mucho. Es el compositor cubano que mejor conozco y que más admiro. “Siboney”, me la piden mucho en mis conciertos por el mundo. Es hermosa la atmósfera armónica y melódica de “Damisela encantadora”, uno de los temas que le canto a mi esposa en la intimidad.

Veo que en “Fina estampa”, de Chabuca, toca usted los bongos. ¿Le interesan los ritmos afroperuanos?

¡Claro! Me acerqué a la percusión de niño, mi padre tocaba la guitarra y yo lo acompañaba con algo percutivo. Me hubiera gustado ser baterista de rock o de jazz, o quizás el percusionista de una banda como la de Pérez Prado. No sé bailar, pero disfruto mucho los ritmos cubanos y, por supuesto, de Perú. Hace unos años coincidí en Alemania con una orquesta cubana de salsa, si no recuerdo mal se llamaba Bamboleo, aquello fue tremendo. Mi esposa es alemana y le encanta bailar: de momento la vi en la pista con un moreno cubano, la tuve que ir a rescatar... (risas). Vocalizo en búsqueda del ritmo, trato de conducir algunas líneas del fraseo en el columpio del ritmo.

¿Conoce el bolero filin cubano, a Pablo Milanés y a Silvio Rodríguez...?

Sé de la existencia de Portillo de la Luz y también de José Antonio Méndez. Alguna vez canté “Tú, mi delirio”. A Milanés lo vi en Madrid hará dos años. Me sé muy bien “Yolanda” y “Años”. De Silvio Rodríguez, le canto a mis hijos algunos de sus temas, sobre todo una canción que se llama “El papalote”. El bolero cubano es prodigioso como el mexicano. Conozco a Bola de Nieve, su versión de “La flor de la canela” es mágica. Qué hermosa y tierna es su composición “Arroyito de mi casa” (El tenor entona un fragmento de “Arroyito de mi casa”, lo cual provoca que todos en el salón donde conversamos, miren hacia nosotros.)

¿Hay convergencia entre las prosodias rítmicas de la música peruana y la cubana?

Sí, son coincidencias naturales: la raíz está en África. No veo diferencias, por ejemplo, entre una marinera limeña y la habanera o el danzón. No sé si es un error, pero percibo ciertas concordias entre un vals peruano y el danzón. Tengo una versión de “Amarraditos” —un vals que me sé desde niño— cantada por un cantante cubano, Vicentico Valdés, que la escucho cada vez que puedo.

¿Conoce usted la música cubana bailable?

Ya te dije, la vez que rescaté a mi mujer de un moreno cubano con Bamboleo en Alemania (risas). Descubrí por un amigo a Benny Moré y hace poco me regalaron unos discos de Los Van Van, creo que así se llama el grupo, ¿no? Eso es rock en tiempo de salsa. Me sorprende esa mezcla de percusiones, trombones y violines.

¿Cuba está en sus planes de conciertos futuros?

Sería feliz cantando en La Habana. Esperemos que un día se dé esa posibilidad.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.