Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Entrevistas

Cuba, Literatura cubana, Represión

Entrevista al escritor Ángel Santiesteban-Prats

“Una vez que entré en la disidencia, me han querido convertir en delincuente”

Comentarios Enviar Imprimir

Recientemente, Ángel Santiesteban-Prats (La Habana, 1966), uno de los narradores cubanos más sobresalientes de las últimas décadas y quien se hallaba preso en la Isla por un delito que él asegura no cometió, recibió licencia extrapenal luego de dos años y medio tras las rejas. La “licencia extrapenal” establece una especie de libertad condicional, de modo que el escritor podría regresar a la cárcel si el régimen así lo decidiera.

Santiesteban-Prats tuvo a bien contestar las siguientes preguntas para CUBAENCUENTRO.

¿Cuál o cuáles fueron tus momentos más difíciles durante estos dos años en la cárcel?

Ángel Santiesteban-Prats (ASP): Exactamente fueron dos años y medio, y soy estricto porque los minutos dolieron por iguales. Los peores días fueron en la prisión 1580, una vez que me revocaron para esconderme de aquellos “periodistas” extranjeros que visitaron las prisiones el 9 de abril de 2013. En las celdas de ese lugar me mantuve 16 días en huelga de hambre y, para que abandonara la inanición, me llevaron hasta la celda a un familiar, que llorosa me increpó, recordándome que si me encontraba en aquel lugar fue por mi decisión; siempre estuve consciente, una vez que abrí el blog, que todo terminaría en prisión; y me recordó que mi oficio y mi deber eran denunciar los atropellos del régimen, y nunca tendría mejor oportunidad que en ese lugar. Y entonces fue como si la luz lo abarcara todo, y comprendí que tenía razón, que debía aprovechar el estar en ese lugar, abarcar la experiencia lo mayormente posible y extraerle todo el jugo que me brindara. Y así lo hice. Recuerdo que en una oportunidad escribí que la dictadura nunca debió llevarme allí, jamás debieron enseñarme todo lo que presencié. En los cuatro meses y medio que me mantuvieron allí, no visité el comedor, me alimentaba del saco que le permitían a mi familia llevarme una vez al mes. Las fatigas eran constantes. Creo que me sacaron un mes y medio antes de que se cumplieran los seis meses de revocación porque temieron que mi salud se complicara; sin embargo, fue donde más escribí. Recuerdo que comenzaba apenas salía el sol y a las diez de la noche cuando avisaban que apagarían la luz, yo seguía con el mismo ímpetu. Quizá fue el refugio que encontré para burlar aquellas alambradas que intentaban impedir mi libertad. Puede que haya sido el lugar donde más libre fui. Nunca olvidaré cómo ubicaron presos a mi alrededor para delatar cualquier movimiento mío para sacar los escritos e informaciones, a cambio de beneficios, como visitas extras con sus familiares o encuentros conyugales con sus mujeres. Luego, esos presos fueron tomándome afecto, comprendieron por sí solos que mi función era defender sus derechos, y que mientras yo estuviera allí los guardias se medirían para atropellarlos. Hubo un momento que se burlaban de los guardias, sus cambios de posturas y petulancias, pues tenían las órdenes precisas de no darme contenido de trabajo para mis post de denuncias. Muchos de esos presos me confesaron que el Jefe de la prisión, el Teniente Coronel Reinaldo, les llamaba a su oficina a exigirles mayor vigilancia pues quería evitar que continuara con las denuncias. Nunca pudo lograrlo. Creo que una vez que me sacaron de allí sintió alivio, ya sus que sus subalternos podían continuar con sus abusos sin que se supiera en el exterior.

¿Alguno o algunos de tus carceleros fueron piadosos contigo?

ASP: Sí, varios de ellos me comprendieron, creo que me tomaron afecto, como yo a ellos. La mayoría coincidían en que “no era el ogro que le describieron”. Con algunos fui afable; pero a todos les daba los buenos días, les preguntaba por sus familiares, sobre todo a aquellos que en algún momento estuvieron enfermos. Una vez me dijeron que yo mostraba más interés por sus seres queridos que sus propios jefes. Varios militares fueron cambiados porque se mostraban demasiados cercanos o daban un criterio humano y positivo sobre mí; misteriosamente, al día siguiente los trasladaban.

¿Crees en Dios o en un dios?

ASP: Creo en Dios, estoy seguro de que cumplimos una tarea que no siempre comprendemos, a veces nunca; pero en ocasiones, al pasar el tiempo, las cosas se muestran con claridad. Nunca he sentido que Dios me haya abandonado, ni en los momentos más adversos de mi experiencia carcelaria. Recuerdo que en la huelga de hambre en la prisión 1580, en dos ocasiones me esposaron los pies y las manos para obligarme a ingerir alimento. Me cerraban los huecos de la nariz para obligarme a abrir la boca y así poder verter una especie de fórmula, al estilo “papilla” que le dan a los bebés, solo que esta era pestilente, me llegaba una fetidez insoportable. Lo peor era que una vez que lo vaciaban en mi boca me dejaban respirar por la nariz, por donde de inmediato lo expulsaba. Fueron minutos humillantes y desagradables.

¿Orabas?

ASP: Gladys, la madre de Antonio Rodiles, y Ailer, su esposa, me escribieron en mi agenda de teléfonos varias oraciones que repetía todas las noches. También hablaba con mi madre, siempre he creído que su espíritu me protege.

En particular, ¿alguno o algunos de tus carceleros fueron excesivamente crueles contigo?

ASP: Hubo uno en particular, el mayor Cobas, que ejerció sobre mí una animadversión particular. No niego habérmela ganado, pues, en lo que a mí respecta, me era insoportable porque fingía ser correcto cuando todos los presos sabían que era un corrupto, y que vendía los pabellones matrimoniales, y por supuesto, se lo hice saber delante de todos. También es cierto que fue la punta de lanza de la Seguridad del Estado, ellos le decían lo que tenía que hacer conmigo, se escudaban detrás de él.

¿En qué, en quién o quiénes pensabas durante tu cautiverio?

ASP: En muchas personas que me demostraron aprecio, amor, devoción, pero especialmente en mi hermana Mary y en mis hijos.

¿Guardas rencor para tus colegas, y colegas y amigos, que ni siquiera se quejaron ante el régimen por tu encarcelamiento injusto?

ASP: Ellos lo que brindan es lástima por lo infelices que son, siento pena ajena. La mayoría supieron que se trataba de un ajuste de cuentas por mi posición política, y prefirieron callar porque si me consideraban culpable de algo, fue de no escuchar sus consejos para que desistiera antes de que sucediera lo que definitivamente ocurrió. Supongo que sienten que por su parte no quedó, que fui bruto al insistir, por lo tanto, vieron justificados sus silencios. Gran parte de esos escritores fueron mis amigos, conversamos largas sesiones y sabían mi manera de pensar. Casualmente, cuando comenzaron las acusaciones, la mayoría ya no me visitaban, se los habían advertido o infirieron que lo mejor era alejarse. Lo que es curioso es que ellos sabían lo que pensaba, pero viceversa también. Sé sus discursos críticos, en algunos casos más extremistas que los míos. Sin embargo, son los primeros en mover banderitas e integrar delegaciones y fingir que apoyan al régimen totalitario. En realidad, se tienen a sí mismos como castigo. Esas largas noches en justificar sus cobardías son sus mayores torturas.

¿Guardas rencor para el régimen?

ASP: Por ahora un poco, aunque estoy trabajando mentalmente para deshacer cualquier sentimiento negativo, no valen ni siquiera que se les guarde rencor. El peor castigo es que los olvidaremos.

¿Sigues afirmando que eres inocente de los cargos que te atribuyeron?

ASP: Yo no lo afirmo, sino las pruebas que presentó mi abogado en aquel acto circense que se llamó “juicio”. Digo que las palabras, palabras son. Que mejor hablen las pruebas por mí. Es muy sencillo, entre las tantas que luego presentó la abogada Amelia en la Revisión, existe un video autentificado por los peritos del gobierno que avalan que no hay ningún trucaje, y donde se corrobora el contubernio entre mi ex (de la cual llevaba dos años y medio separado), la fiscalía, la policía, la Seguridad del Estado y un falso testigo que, una vez que se descubrió, tuvieron que retirar. Creo que con esa sola prueba es suficiente para no creer nada más. Por supuesto, como mis cinco testigos, el video no fue aceptado por el tribunal; sin embargo, es escandaloso que la única prueba que se presentara contra mí fuera un escrito que me pidieron que copiara de un artículo del periódico Granma, para que una perito caligráfica dijera que “por la altura e inclinación de mi letra yo era culpable”. Fuera risible si no hubiera costado tanto dolor a mi familia y amigos. Así de ridículo fue mi juicio amañado. Y todo puede ser visto en mi blog “Los hijos que nadie quiso”. Estoy seguro que aquellos que ponen en duda mi inocencia tienen en su alma y en letras grandes, un HP que arrastrarán de por vida, y solo por quedar bien vistos por la oficialidad o por acatar órdenes de la policía política. No tienen otra justificación. Y todo a partir de que abriera ese blog en el 2008, porque hasta ese instante había sido un ciudadano ejemplar. Desde ese momento se me aplicaron las denuncias más increíbles e inverosímiles, y que lo saben todos lo que me conocen, y que aún hoy arrastro en mi currículum delincuencial, como el de violador, ladrón, asesino, atentado a una figura pública, atropellar a un menor en la vía pública e irme a la fuga, y no sé cuántos disparates más. Una vez que entré en la disidencia, me han querido convertir en delincuente, y desgraciadamente, algunos y algunas infelices le han hecho el juego y son cómplices verbales de esos disparates.

¿Alguna otra observación para CUBAENCUENTRO?

ASP: Gracias a CUBAENCUENTRO por esta oportunidad. Y Quiero darte las gracias a ti, por tu dignidad como colega, y decirte que me bastó por la de todos aquellos que por miedo no se pronunciaron contra la injusticia.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.