Actualizado: 16/10/2017 9:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Entrevistas

Literarura

La nueva modalidad de publicación digital

El escritor y periodista Andrés Hernández Alende habla con CUBAENCUENTRO sobre el formato electrónico como alternativa en la publicación de libros

Comentarios Enviar Imprimir

Para todo escritor incipiente, ver convertido en libro esas largas horas de creación ante la página en blanco o la pantalla de la computadora, tecleando sin cesar cada letra hasta formar palabras, las palabras párrafos, los párrafos capítulos y estos toda una obra literaria o de ciencias, es la mayoría de las veces, un sueño inalcanzable.

Si a ello se suma el insomnio por la búsqueda del vocablo preciso, el adjetivo adecuado o ese sustantivo que define con exactitud la síntesis literaria, la belleza de un verso o la racional explicación científica con que el novel autor expresa su idea; la tarea se complica.

Cuando cree todo finalizado, comienza la odisea para hallar la vía factible y económica de concretarlo en forma de papel impreso.

Para publicar un libro, bien de prosa, poesía o de tema científico, están las editoriales, vía tradicional de convertir en objeto tangible lo que durante tiempo fue solo proyecto abstracto en la mente de alguien; todo un proceso complejo.

Un momento, aún no hemos terminado, falta un “pequeño detalle”: el imprescindible dinero, “que no hace la felicidad” pero facilita en gran medida la vida del que lo posee, factor del que generalmente carece todo escritor en ciernes, complicando mucho más su loable empeño.

Sin embargo, a quien domine o intente dominar la avanzada tecnología de los “tiempos modernos” en que vivimos, estos pasos se le abrevian cuasi mágicamente. Una de estas personas es el escritor Andrés Hernández Alende, coordinador de Opiniones de El Nuevo Herald, quien recientemente publicó una obra por la modalidad de formato electrónico y amablemente accedió a ofrecernos información al respecto.

¿De qué forma se enteró de que existían otras opciones de publicación?

Andrés Hernández Alende (AHA): Este año leí en la prensa que una joven norteamericana llamada Amanda Hocking, novelista que escribe sobre vampiros, había acumulado unos dos millones de dólares en unos años publicando sus novelas en formato electrónico en amazon.com.

Yo había escrito La novela El paraíso tenía un precio hacía algunos años. La había enviado a un par de concursos literarios y después a una editorial, pero los esfuerzos fueron infructuosos. Entonces la dejé tirada en la gaveta (la gaveta virtual de la computadora, quiero decir) y me puse a escribir otras novelas. Nunca he sido bueno para comercializar mi obra.

Inmediatamente que me enteré de esa opción me dije que debía intentarlo. Desempolvé El paraíso, que en esa época ni siquiera tenía ese título, la revisé y se me ocurrió el título que ya mencioné, mientras releía la novela. Después entré en amazon.com para ver cómo era el proceso.

¿Y cómo es el proceso?

AHA: Resulta muy fácil. En la página de inicio de Amazon en inglés, al fondo, hay una sección que dice Make Money With Us y debajo una subsección que dice Independently Publish With Us, que es donde hay que entrar. Ahí explican que el libro se publica en Kindle, que es el lector de los libros electrónicos de Amazon. El Kindle es un equipo de los que llaman tabletas, cuyo precio empieza en $79.00 dólares, pero ni siquiera hay que comprarlo si uno quiere leer e-books.

Parece algo complicado.

AHA: No lo es, basta con bajar a la computadora la aplicación Kindle de Amazon, que es totalmente gratis. Cuando yo la bajé ya venía con tres libros, también gratis: Pride and Prejudice, La Isla del Tesoro y las Fábulas de Esopo.

El Kindle tiene conexión Wi-Fi a Internet, de manera que uno puede comprar los libros en la pantalla y bajarlos. Tiene capacidad para un mínimo de 1,400 libros y acceso a bibliotecas públicas, suscripciones de periódicos y revistas, etc.

¿Entonces esta alternativa podría decirse que es una autopublicación?

AHA: Sí, efectivamente, la forma de publicar con Amazon de esta manera, es decir, como un e-book para Kindle, es una autopublicación, pero a diferencia de otras empresas más antiguas de e-books, no hay que pagar un centavo. Solo hay que tener el libro escrito en un programa como Microsoft Word y formatearlo de acuerdo con las instrucciones que aparecen en la página de Amazon. Es una tarea muy sencilla; yo no soy un experto en diseño en computadora y sin embargo lo hice sin gran esfuerzo.

¿Cómo se realiza la portada de la obra?

AHA: La portada del libro la puede hacer uno o, si no, Amazon hace una portada estándar, que es muy simple. La portada de mi libro la hice yo mismo: tomé una foto del skyline de Miami, la copié en una página de Word, le puse el título y mi nombre, y la subí a Amazon junto con el libro. En general, fue una tarea sencilla que no me tomó mucho tiempo.

¿Hasta cierto punto resultaría cómodo esta forma de leer libros?

AHA: Leer libros de esta manera es cómodo porque el usuario puede cambiar el tipo de letra, agrandarla o achicarla; cambiar el número de líneas en cada página, e incluso modificar el color de la página, o sea, el fondo, que puede ser blanco, sepia o negro.

¿Económica opción?

AHA: Como dije anteriormente, publicar un e-book para el Kindle de Amazon no cuesta nada. Los derechos de autor son más elevados que los que pagan las editoriales tradicionales. Amazon paga 35 % de royalties si el libro es para distribución universal y hasta el 70 % si solo se distribuye en Estados Unidos, el Reino Unido y Canadá.

El precio de venta también es más bajo que un libro de papel, va desde $2.99 hasta unos $15.00 o $16.00 y uno mismo le pone el precio. El mío lo estoy vendiendo en $6.99, pero voy a bajarle el precio porque con las ventas que he tenido estoy a años luz de igualar el capital obtenido por Amanda Hocking.

¿Lo recomendaría a otras personas que están por publicar?

AHA: ¿Si lo recomendaría a otros? Sí, claro, pero debo añadir que se necesita hacer mucha comercialización, anunciarse en todas partes, entrar en foros de autores, etc. Amazon hace marketing porque pone el libro visible, le hace un link a Facebook para que los visitantes de la página hagan “like”, publica una sinopsis (que uno mismo hace) y permite leer gratis los cuatro primeros capítulos, a manera de muestra.

No creo que sea una tarea fácil.

En general todo el proceso no es fácil. En inglés hay un nivel mucho más alto de ventas porque creo que el público anglohablante está más habituado a la tecnología. En español, he tenido que imprimirle la novela a varias amistades para que la lean, aun cuando tienen computadora, y las ventas han sido bajísimas. Tampoco me he anunciado tanto, por falta de tiempo; tengo que hacer un blog, aumentar mi actividad en Facebook y en Twitter. De todos modos, aunque uno no venda nada, el libro está ahí, está publicado y con el tiempo las ventas van a aumentar y más gente lo va a leer.

Esta opción va en contra del modo convencional de publicación de libros.

AHA: Efectivamente, esta modalidad de e-book atenta contra la difusión del libro en papel. Pero es un signo de los tiempos. Cada vez son más las personas que se informan en Internet, que leen los periódicos en Internet. Hoy ni siquiera hay que sentarse ante una computadora en un escritorio para ver las noticias y recibir y contestar mensajes. Eso se puede hacer en un celular, o en una tableta como el Kindle.

¿Sobrevivirá entonces el encanto del libro en papel impreso?

AHA: El libro en papel va a sobrevivir todavía un buen tiempo porque muchas personas, sobre todo las de más edad, no se cambian con facilidad a los nuevos medios, y además porque el libro impreso tiene una apreciada cualidad estética y hasta decorativa. Pero basta con observar la forma en que la juventud se informa y se comunica para darse cuenta de que el medio digital se impone. Los e-books son más baratos y en un equipo pequeño uno puede almacenar una biblioteca de más de mil libros.

¿Será la lectura del futuro?

AHA: El futuro de la lectura ya llegó.



Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.