Actualizado: 23/11/2017 16:24
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Entrevistas

Concursos, Literatura, Libros

Libros gratis y un concurso en que los lectores deciden

Entrevista a Yolanda Montesinos, cofundadora de Freeditorial

Comentarios Enviar Imprimir

Todo comenzó gracias a los Episodios Nacionales de Galdós. En un curso de literatura española que enseñé hace unos meses. “Los duendes de la camarilla” eran lectura obligatoria, pero los alumnos se quejaban, con razón, del precio de los libros en Amazon. Más de treinta dólares y no se sabía en qué condiciones porque era una edición del año del ruido.

Fue entonces cuando una de mis estudiantes descubrió un sitio en la red donde se podía encontrar esa obra, y muchísimas más, “gratis for free,” como dicen aquí.

Se trata de Freeditorial (https://freeditorial.com/es).

Descubrí (bueno, la verdad, descubrieron ellos) que además tenían un concurso de cuentos cuyo resultado no lo decidía un juez, o un jurado, sino la cantidad de descargas que recibiera la historia. Decidí participar con mi cuento “Guaguancó trasatlántico a dos voces”, que está basado en un hecho real (un cubano que se embarca como polizón en un trasatlántico a fin de llegar a EEUU) El relato salió a la luz en francés en marzo como parte de una antología, Nouvelles de Cuba, publicada por la editorial Magellan. Lo que mandé al concurso fue la versión en español que estaba inédita.

Desde luego, aprovecho esta oportunidad para invitar a todos a leerlo. No es necesario votar, solo leer la historia en línea o descargar el PDF.

Por otro lado, se me ocurrió entrevistar a Yolanda Montesinos, cofundadora de Freeditorial, para enterarme de más detalles sobre su funcionamiento y manera de publicar con ellos. Aquí la tienen.

¿Cómo y cuándo se fundó Freeditorial?

La razón para existir de Freeditorial y su pequeña historia es la siguiente: la fundamos hace cuatro años personas provenientes del mundo editorial al comprender que las editoriales tradicionales no consiguen adaptarse a los nuevos tiempos de Internet, pues sus estructuras de costos apenas se lo permiten. Así que una serie de profesionales, y amantes de la lectura, de Europa y Estados Unidos nos unimos e iniciamos, financiamos y ejecutamos este proyecto convencidos de que el mundo editorial próximo, y por ende el de escritores y lectores, tiene necesariamente que cambiar —igual que ha sucedido con tantos otros sectores—, impulsados por la revolución que significa Internet.

¿Por qué cree que este cambio es inminente?

La razón es muy sencilla: las editoriales tradicionales no pueden ya mantener los costos que significa producir un libro en papel y su enorme costo de distribución posterior, cuando Internet lo consigue de manera mucho más eficaz; y también fuimos conscientes de que la difusión digital de esos mismos libros por tiendas digitales es solo solución a medio plazo, pero no a largo, pues no resuelve el problema de la producción del libro. Como consecuencia de estas dificultades, que crecen día a día, dichas editoriales cada vez arriesgan menos pues no se pueden permitir el lujo de lanzar nuevos talentos. No es culpa de ellas sino producto de estos nuevos tiempos.

Alguien ha dicho que la Internet es a los libros impresos lo que la imprenta de Gutenberg fue para los copistas de manuscritos. Les alivió el trabajo, cierto, pero destruyó su razón de ser. Aunque creo que la comparación es inexacta, tiene su gracia, ¿no? Volviendo a nuestro tema, ¿qué soluciones ofrece Freeditorial al desafío que para el mundo editorial supone la cultura de Internet, y la costumbre de la gratuidad de los productos asociada a ella?

Se diseñó y ejecutó una nueva idea: que sea la publicidad quien financie los necesarios ingresos de los escritores y editoriales —como en tantos otros sectores perfectamente dignos— y que los lectores tengan gratis el acceso a los libros, ya que va ser muy difícil combatir con eficacia —dada la universalidad de Internet y las leyes diferentes que lo rigen en cada país— las descargas ilegales.

Y gracias a esa generosidad de Freeditorial nuestra clase ha tenido acceso a multitud de obras que no se encontraban en ninguna parte, o cuando se encontraban era a precios prohibitivos. Ahora me gustaría saber más sobre el desarrollo del proyecto editorial desde sus inicios.

A partir de los objetivos que mencionaba antes, en el año 2012 comenzamos a trabajar en este proyecto el cual se sigue desarrollando. Hasta ahora ha creado dos importantes concursos literarios para dar a conocer nuevos talentos, uno en inglés y otro en español. En ingles está en su tercera edición, y hemos podido comprobar que los lectores, que son los que deciden con sus gustos las obras mejor posicionadas por descargas, coinciden muy razonablemente con los criterios que nuestros asesores literarios. En definitiva, igual que son los lectores quienes determinan en las editoriales tradicionales los éxitos mayores o menores de un libro, Freeditorial ha introducido este precepto en sus concursos. En cualquier caso, en estos concursos todo escritor es ganador —más allá de que al final esté entre los premiados o no— pues por medio de la plataforma Freeditorial encuentra el premio siempre deseado de todo autor de que cientos o miles de personas desconocidas de todo el mundo lean sus obras, que al final es para lo que cada cual escribe: para comunicar emociones, sentimientos, hechos o ideas al lector.

Sí, doy fe de que participar en el concurso me ha animado a promocionar mi cuento a un montón de personas a quienes no me habría atrevido a molestar con mis correos si hubiesen tenido que pagar para leerlo. Ahora, aparte del concurso, ¿qué me puede decir de sus otras publicaciones?

Que hemos adquirido —como cualquier editorial tradicional— derechos de publicación de libros en inglés y español de escritores actuales consagrados. En este campo, y concretamente en español, ya que estamos hablando en esta lengua, tenemos los derechos de publicación de varios de los autores recientes más leídos en todo el mundo en este idioma: Víctor Saltero, EM Ariza, etc. Y por otro lado seguimos —y continuaremos haciéndolo—, publicando todos los libros importantes de la literatura universal, con prioridad del inglés y español, cuyos derechos estén libres bien por caducidad de los mismos o por decisión de los escritores.

Por otro lado, el escritor que así lo quiere puede publicar su libro en la sección de autopublicación de Freeditorial si lo cree oportuno.

¡Pues aquí invitamos a todos a visitar el sitio! Muchas gracias, Yolanda, por su amabilidad en contestar estas preguntas.

Para consultar el sitio en la red en español de Freeditorial visite https://freeditorial.com/es.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Las editoriales tradicionales no pueden ya mantener los costos que significa producir un libro en papel y su enorme costo de distribución posteriorFoto

Las editoriales tradicionales no pueden ya mantener los costos que significa producir un libro en papel y su enorme costo de distribución posterior.