Actualizado: 24/05/2019 17:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Entrevistas

Música

«Si no te adaptas, te come el león»

Entrevista con Issac Delgado: El 'sonido intermedio' de El Chévere de la Salsa, la vida musical de Miami y la urgencia de una apertura democrática en la Isla.

Comentarios Enviar Imprimir

Issac Delgado, el 2 de agosto de 2009 en Madrid. (M.S.)

Issac Delgado, el 2 de agosto de 2009 en Madrid. (M.S.)


.

Hace poco más de un año, Issac Delgado presentó el disco Así soy (Universal) y ahora prepara para la grabación de un nuevo álbum. Los detalles se mantienen en absoluto secreto, salvo que saldrá al mercado con el sello español Calle 54, bajo la producción de Nat Chediak y Fernando Trueba. Por más que le pregunto sobre los invitados, Issac no suelta prenda; aunque promete una futura exclusiva a los lectores este periódico, entre los que se cuenta.

Anda de paso por Madrid, ciudad en la que vivió dos años en la década de los noventa. El domingo último congregó a casi un millar de personas en la sala Florida Park, con El Médico de la Salsa como invitado. Hizo un repaso por lo más conocido de catálogo y colocó sobre el escenario lo más reciente de su producción. El Chévere de la Salsa volvió a convencer.

¿Cómo definirías tu más reciente disco (Así soy)?

Así soy es consecuencia de todo mi trabajo. Siempre he tratado de fusionar los sonidos de la isla nuestra con el estilo, las características y la forma de trabajar de Venezuela, Puerto Rico, Colombia… Desde el principio, mis discos se grabaron en Venezuela, con colaboraciones de Luis Quintero, Daniel Silva y otros, porque tuve la visión de que había que buscar un sonido intermedio. Esa es la característica fundamental de mi trabajo: hay un sonido intermedio. En este caso, entre Cuba y Puerto Rico.

Siempre ha habido un éxodo importante entre las dos músicas. Desde los años cincuenta, Vicentico Valdés, La Lupe, Roberto Torres, Justo Betancourt y otros artistas se hicieron fuertes en Puerto Rico. La gente de Puerto Rico tiene gran aceptación hacia los cubanos y una gran cercanía musical a través del bolero, la trova y nuestras raíces folclóricas. Este disco es todo eso: Issac Delgado en otra dimensión más cercana, porque grabé con músicos de Puerto Rico, casi en su totalidad, pero la cubanía está ahí, conservo mi cubanía.

He tenido mucho cuidado en la producción de mi discografía. He tratado de escoger los temas, de ser muy conciente de las letras, del entorno donde me muevo, porque creo que hay espacio para todos. Y creo que la virtud que tiene la música cubana es que hay sonoridades.

De ahí diferencia de los músicos cubanos, que tienen diferentes sonidos, timbres de metales y voces que se identifican fácilmente. Es un arcoiris bien amplio, a diferencia quizás de Puerto Rico, Colombia, Venezuela o Nueva York, donde las agrupaciones se diferencian por los cantantes, no por la sonoridad. Porque son los mismos arreglistas.

En Cuba reinabas como uno de los grandes de la salsa. ¿El nuevo escenario ha sido benévolo contigo?

En Cuba, el trabajo lo hace todo. Es un granito de arena que vas poniendo día a día. Tuve la suerte de ser profeta en mi propia tierra, como dice el viejo refrán. Al llegar a Puerto Rico y Estados Unidos, cambió el escenario; pero había una comunidad cubana que me conocía, que tampoco estaba muy distante. La emigración ha sido constante, por etapas.

Honestamente, en este poco tiempo (dos años y ocho meses), la valoración es que he tenido una respuesta muy linda. Gracias a ese público, me he mantenido trabajando. En la ciudad de Miami no he trabajado mucho, he hecho pocos conciertos; pero en todos me ha apoyado la comunidad cubana y la gente de Colombia, Perú, Nicaragua, Puerto Rico… Me he movido en Puerto Rico, Nueva York, Los Ángeles, California…

Entonces, la teoría esgrimida por algunos —"Miami es una trituradora automática de artistas cubanos"— no funciona contigo…

En Miami reside grandes artistas internacionales, fundamentalmente latinos. ¿Por qué? Porque allí están radicadas las mayores empresas musicales de rango latino, las televisoras, las disqueras. Es la ciudad latina de Estados Unidos. Pero, si no dosificas tu trabajo, eso te puede pasar factura de público. No es como Madrid, París o Nueva York, donde hay una diversidad y puedes tocar todas las semanas. En Miami, quizás ya te haces un artista local. ¿Qué he tratado de hacer? No quemarme.

Por ejemplo, cuando era niño, las figuras más importantes eran Annia Linares, Mirta Medina, Maggie Carlés, Reinaldo Miravalles. Hay muchos artistas con un nivel altísimo de madurez, que movían masas en Cuba. Eso te da una exigencia a la hora de llegar allí. ¿Qué pasa? Que muchos se han convertido en artistas locales en Miami. No porque haya bajado su calidad —son de calidad probada—, el problema es el riesgo que corremos los artistas.

Hay un grupo de artistas locales, como Amaury Gutiérrez. Allí tiene un show todas las semanas. Es un riesgo que él está corriendo: lleva seis años llenando un lugar. Albita Rodríguez pasó seis años llenando otro lugar. Eso no sucede solamente en Miami, sino en cualquier lugar; pero queremos seguir trabajando, es un riesgo que corremos cada uno de nosotros, es un problema personal.

Sales de un panorama de competencia "sana" en Cuba, donde hay artistas y grupos de nivel, como la Charanga Habanera, Los Van Van, la orquesta de Pachito Alonso, Bamboleo, Adalberto Álvarez…, y entras a un mercado comercial donde no estás solo. Hay gente sonando desde hace muchos años, con arraigo, muy conocidos. Incluso con una forma de bailar diferente. Hasta los cubanos que llevan años ahí, bailan diferente a los de La Habana.

Si no te adaptas a la sonoridad, a la nueva ciudad adonde llegas, te come el león. Ya cambiaste de competencia: ahora es Gilberto Santa Rosa, Víctor Manuel… A mí siempre me sacan el ejemplo de Manolín, por el éxito que tuvo en Cuba e internacionalmente; pero la gente está equivocada. Manolín tuvo un éxito increíble en Miami. Llenó un sitio todos los viernes, durante setenta y pico de semanas. Esos son récords. Yo todavía no puedo pensar en eso.

Si me toca irme a un lugar local, lo voy a hacer con todo el honor que merece. ¿Por qué? Porque, para eso, primero hay que tener agallas, una preparación, conocer el mercado, prepararte profesionalmente. En Cuba, yo trabajaba todos los sábados en el Habana Café. Aquí no tengo un Habana Café para tocar así. Y he tenido la suerte, en esta primera etapa, de poder tocar en diferentes ciudades. No sé si mañana tendré la necesidad personal, y hasta profesional, de asumir un riesgo de ese tipo, lo cual no es indigno. Hay gente que trabaja todos los días, desde las ocho de la mañana hasta las cinco de la tarde, y esto no es nada diferente.

Estás trabajando tu arte, y la gente local te va a ver todas las semanas. Lo que pasa es que te comparan: "Si trabajaste en Cuba para 10.000 personas, ¿por qué en Miami lo haces para 200 todas las semanas?". Pero al público hay que respetarlo. En Cuba, yo trabajaba igual en una escuela o en una plaza abierta, que era gratuito, que en el Habana Café, fundamentalmente enfocado al turismo.

Según Juan de Marcos González, no hay un bajón de la música cubana en el mundo, sino una mayor emigración de músicos cubanos, lo que hace que los intereses de los europeos se colmen con los que ya viven aquí. ¿Cuál es tu opinión?

Ha habido una emigración bien importante hacia Europa, Latinoamérica y Canadá. Te encuentras músicos cubanos de un nivel altísimo, egresados de las escuelas de arte. Ellos quizás eran subvalorados en Cuba, a nivel económico. Son emigrantes musicales económicos. Ellos van con la línea de pensamiento de la nueva generación cubana, que tiene la necesidad de hacer música, que su trabajo sea remunerado, sin hacer concesiones ni comparaciones.

Es verdad que hay una cantidad de músicos importantes aquí, y que han formado sus agrupaciones. Hay un mercado de festivales tropicales en el verano, dos meses de mucho trabajo en Europa. La gente que se traslada a esos festivales ve una variedad latina, pero no está pensando en un nombre, piensan que es música tropical, música para el verano. Muchos van a esos festivales y no conocen lo que verán, porque están de vacaciones.

Además, esta emigración ha favorecido a la música: hay escuelas de baile (nuestros mayores promotores en Europa y en el mundo entero son los bailadores). Los cubanos han hecho escuelas de baile en todas las ciudades importantes de Europa. Los DJ's marcan el top de la música latina. Nosotros no estamos programados en el mercado comercial de las emisoras radiales europeas. Por eso, lo más importante es que esos músicos, profesores y DJ's han colmado la necesidad que hay aquí. Cuando los empresarios buscan algo de dentro de Cuba, buscan lo novedoso, lo que está sonando más y lo que sostenga los costos de los boletos aéreos. Cubanos somos todos.

Estás prohibido en la radio y la televisión cubanas…

Tú sabes que la palabra "prohibido" no les gusta a las autoridades culturales; pero, en realidad, hay una circular que dice que no se pueden poner mis vídeos y, además, retiraron mis discos. Es decir, estoy prohibido. Los primeros meses dejaron algunos discos en el aeropuerto, en algunas tiendecitas donde los gerentes se hacían los tontos. Sin embargo, mi música está en el aire. No pueden evitar que los DJ's la pongan, o que lo haga la gente en su casa. Eso es más difícil de controlar, pero realmente estoy prohibido, soy un artista prohibido.

Tal parece que le hayas hecho algo al régimen…

Nada. Lo único que he hecho es dejar de tocar en mi país, dejar de estar en directo, físicamente. A mí, en un momento, casi me botaron de mi país.

¿Qué crees del futuro inmediato de la Isla? ¿Podrá suceder una salida inteligente?

No veo la salida por ninguna parte. Si te digo la verdad, no lo sé. Es una pregunta muy difícil para nosotros, porque el que conoce bien cómo funciona la mentalidad de la gente, se da cuenta de que hace falta que se rompa la barrera. En primer lugar, el derecho que tenemos a vivir en cualquier lugar, de entrar y salir de Cuba cuando queramos. Ese es un derecho universal: entrar y salir, y poder ver a tu familia, a tus amigos, pararte en la esquina de tu casa. Que no sea así, es una privación de libertad fundamental. No hacemos nada más que mudarnos de escenario. Es injusto.

El caso mío no es el más importante. Hay gente con muchos más motivos. Debe haber una apertura democrática en algún momento. Es lo que desearía todo ser humano para su país. No puede haber una mirada en una sola dirección. Tiene que haber un rebote. Ojalá que haya inteligencia por parte de la gente que está afuera, de los gobiernos, de los que están negociando con Cuba. Ojalá que haya una inteligencia suprema para abrir los brazos. Si alguien los cierra, que sea el gobierno cubano, para que realmente se note quién quiere o no abrirse.

Cuba tiene que abrirse al mundo, como dijo el Papa, y el mundo tiene que abrirse a Cuba, de alguna manera. Los de mi generación, por lo menos los que nacimos dentro del actual sistema, creemos que una salida inteligente es casi imposible ahora mismo.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Últimos videos