Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Cuba, Literatura cubana, Martí

Carta Abierta a Luis Toledo Sande

Sobre el artículo de Luis Toledo Sande Petimetres contra Martí, publicado en Cubadebate

Comentarios Enviar Imprimir

Sr:

Puesto que el Centro de Estudios Martianos se negó a publicar en su portal la respuesta de mi colega Jorge Camacho[1] a su artículo Petimetres contra Martí decidí que no valía la pena intentarlo siquiera. Por eso, en lugar de simplemente criticar su rabieta —que de esto y no de otra cosa se trata— he optado por emplazarlo públicamente, a dar la cara. Usted no puede parapetarse tras el subterfugio de una máscara —como Martí tras la de Orestes— porque ha firmado con su nombre, y si no responde esto solo puede tener dos explicaciones: o es un cobarde que no les llega a la talla de los “petimetres” que intenta ridiculizar; o sabe que miente. O las dos cosas.

En Petimetres contra Martí, que publicó en Cubadebate, en el portal de la cultura cubana y en su propio blog, Ud. —que es Premio Nacional de la Crítica y Doctor en Ciencias Filológicas— ha dado muestras del depauperado estado de la crítica cubana, puesto que su barrabasada no solo ha sido ampliamente publicada, sino que tampoco ha suscitado ningún rechazo. No hay más que ver —gracias a la información que nos ofrece— los melindres de Ambrosio Fornet que reaccionó al ensayo de Antonio José Ponte con esta sonsa pregunta: “¿Cómo es posible ofender de esa manera a Martí?”

En su artículo —llamémoslo así— usted alude a “alguien nacido en Cuba” que “pretendió convertir a José Martí en aire.” A nadie puede escapársele su intención de negarle la cubanía al autor a que se refiere, y —como si a lo uno siguiera lo otro— ningunearlo: “alguien”. Todos sabemos que se refiere al ensayo El abrigo de aire, de Ponte. Quiero recordarle que Casal mismo, cuya cubanía —bien que le pese— es innegable, en su poema “Autobiografía” también se presenta, no como cubano, sino como nacido en Cuba. En definitivas, es lo que es cualquier cubano: ALGUIEN que nació en Cuba, y eso lo incluye a Ud. mismo, y al propio Martí. Por otra parte, usted, además de pésimo, es también un vil lector, puesto que el argumento de Ponte no es que Martí es —como usted pretende— el aire que “simboliza inutilidad y desarraigo,” sino que las ideologías habían inflado de aire a Martí. De manera que mostrar el funcionamiento de la ideología exigía vaciar a Martí. Pero usted dice algo que resulta revelador. Al significado del aire que le atribuye a Ponte, opone el otro, el suyo, el aire que hace de Martí “necesario para la vida.” Usted debería —si es que puede— explicarnos cómo funciona ese aire, y sobre todo, a qué vida —o vidas— le es necesario? Porque en todo caso, las vidas que han vivido de ese aire, las que han usado a Martí como life-support, son las de los que han vivido de Martí, y lo han trajinado para hacerse de cargos, de posiciones, de autoridad, y de salarios. Dice usted: “Es justo reconocer que, cualquiera que sea la cifra, los mayores y más rabiosos denuedos contra Martí han venido de la derecha en servicio a fuerzas y designios del imperio o cómplices suyos. Una cosa y otra acaban siendo lo mismo, medie o no medie pago contante y sonante de tal servicio”. ¿Puede decirnos, señor Sande, ¿quién le paga a usted su salario? ¿O es que lo recibe de Martí? ¿No le pagan a Ud. para que escriba y publique sandeces como el artículo de marras? Usted es más asalariado que nosotros, porque en definitivas al gobierno de Estados Unidos le tiene sin cuidado lo que yo escriba o piense de Martí. Pero usted no puede ser lo mismo de las autoridades cubanas, porque usted mismo es la prueba más palpable de lo que digo.

Ahora bien, usted procede conmigo de la misma manera que con Ponte. Y si no puede encasillarme en la derecha, alude a mi estudio Martí, la justicia infinita, sin mencionarlo, y por supuesto, sin mencionar mi nombre. El argumento para no discutir con los autores y obras que ningunea es este: “No será sensato discutir con quienes, lejos de vivir bajo la sospecha de estar equivocados, actúan de mala fe, y, como diría Martí en un discurso de Tampa que citaremos, ¡mienten!”. No es necesario discutir porque la discusión implica, en primer lugar, reconocer la existencia del otro. Pero eso no puede hacerse desde un estado de guerra. Lo más importante, sin embargo, es otra cosa: usted no discute, porque usted es el que miente y esconde los hechos. Y lo hace de una manera tan burda que francamente solo puede inspirar lástima y risa. Eso explica que su artículo no sea sino, como dije antes, la rabieta del que ha sido sorprendido desnudo, y ni siquiera tiene la excusa de ofrecer algo agradable a la vista. En alusión a la discusión de los textos martianos de Marinello en mi estudio —discusión que Carlos Ripoll había empezado mucho antes— Ud. comenta lo ve como “despropósitos cometidos desde la izquierda pudieran considerarse piezas arqueológicas, y hasta ser parte de la prehistoria de algún autor, como Juan Marinello, cuyos desfoques juveniles sobre Martí se ha puesto a veces de moda citar como descubrimientos, a despecho de la obra fundamental con que él los dejó atrás”. ¿Desfoques juveniles? ¿Juveniles dijo usted? Marinello nació en 1898, y cuando publicó “Martí y Lenin,” —y también el comentario sobre la lectura de Martí de Marx en 1935— tenía… 37 años. ¿A eso lo llama Ud. desfoques juveniles? ¿Olvida o ignora Ud. que el artículo de Marinello fue duramente criticado, y que no solo no se retractó, sino que se mantuvo en sus trece? No, señor Sande. Usted, y solo Ud. —Ud. que vive del aire de Martí— es quien ¡MIENTE!

Igualmente en referencia a mi estudio, usted comenta: “Solo así se puede tratar de presentar a Martí como un hipócrita, como un taimado enemigo de los obreros, como un servidor de la burguesía, poco menos que como un agente de las fuerzas políticas y sociales contra las que luchó”. Le esconde a los lectores mis argumentos y mis evidencias, la discusión minuciosa de los textos que llevo a cabo. Pero, claro, usted no discute. Eso lo hace un crítico, un intelectual. Usted solo puede acudir a la pataleta. Usted ha demostrado que no tiene un ápice de dignidad, ni de valor. Los autores que ataca sin mencionar seremos petimetres, pero usted no tiene ni el valor, ni el permiso, ni con qué discutir con nosotros. No en vano, a pesar de las letanías que eran de esperar, a muchos de los lectores no se les escapó que su artículo está prácticamente vacío, que es puro aire.

No es sorprende que Ud. defienda sin ambages el juicio de Martí —que considera “un llamamiento, de naturaleza ética”— de que “Hay que cargar los barcos de esos insectos dañinos, que le roen el hueso a la patria que los nutre”. Niega que esto fuera una defensa de “la inaceptable práctica del destierro forzoso”. Pero, como tanto otros vividores de Martí, no nos explica cuál es la ética de ese juicio, ni cómo puede no ser esto un llamado y legitimización de destierro forzoso. ¿Acaso no es eso lo que desde hace mucho tiempo se ha venido practicando en Cuba a través de diferentes vías como excluir —desterrar— del diccionario de la literatura cubana, y por ende de la literatura cubana, obras y/o autores molestos? ¿No fue esa frase de Martí la que invocó un noticiero ICAIC en 1980 sobre la salida —acompañada del destierro forzoso— de la “escoria”? ¿No representaba esa “escoria” los “insectos dañinos” de que había hablado Martí? ¿No es destierro forzoso lo que usted quiere imponerles a los estudiosos de Martí que ningunea y niega su cubanía? ¿Puede explicarnos, Señor Sande, cuál es el sentido ético de esa violencia institucionalizada desde el poder y la censura? Es por eso que convenientemente Ud. pasa por alto que hay un punto en que los dos estamos de acuerdo: la Revolución Cubana es la prueba más evidente de a qué conduce la realización del pensamiento martiano.

Su artículo —ofensivo, y plagado de convenientes silencios— no podía fallar en confundir a muchos lectores, hasta el punto de que uno de ellos haya llegado a poner en duda el respeto que usted les debía a su inteligencia. Pero, claro, muy martianamente a usted le importaba un bledo que pudieran entenderlo aquellos que tenían que leer lo que había escrito.

Vea estos comentarios que le obsequiaron sus lectores:

Rogelio dijo:

A mí lo que me intriga es que al fin no entendí quiénes son esos que hablan mal de Martí ni qué es lo que dicen exactamente. Todo lo que dice el autor es que son malas personas. No es que no pueda ser verdad, pero es que no explica los cómo y los por qué.

pilusa dijo:

Rogelio, le asiste a usted en todo caso la razón, con independencia de la inconmensurable lealtad, respeto y consideración que nos debe la figura del Apóstol, a todo cubano bien nacido; se deben dar los elementos difamatorios para que las personas valoren por sí mismas, estos argumentos, se presupone que quienes leamos estos artículos tengamos criterios propios y suficiente raciocinio como para juzgar adecuadamente cualquier criterio que se vierta a favor o en contra, no solo del Gran Maestro del pueblo cubano, sino sobre cualquier tema por controvertido que sea.

Estimo que es válido proteger la figura, persona y ejemplo de Martí, pero no es válido dejar a oscuras al lector sobre cuáles fueron los epítetos injuriosos, quién los vertió, en qué momento histórico, quiénes se les opusieron en ese momento, en fin dar los elementos de hecho que dieron pie al artículo.

Cuando leí este artículo, me quedó un sabor amargo, pues pretendiendo buenas intenciones, nos cataloga a casi todos como portadores de una cuasi diminuta capacidad intelectiva. Es casi como negar las contradicciones que existieron, en su momento, entre Martí y Maceo.

Mientras más luz se arroje con más vehemencia será defendida la Noble, Sagrada e Inmortal figura de nuestro Apóstol José Julián Martí Pérez.

mary dijo:

es loable que defienda a Martí, pero diga quién lo ofendió o vilipendió, que los demás tenemos derecho a saber.

Adolfo dijo:

Me ha pasado lo mismo, después de haber leído el artículo, de difícil prosa y con excesivas alusiones a lo pensado o escrito por Martí, me quedé como en el aire, era como si este artículo saliera de la nada, pues nada me dice de quien se supone dijo algo de Martí porque tampoco sé qué dijo.

José M. Calero Gross dijo:

El Co. Toledo Sande debió mencionar al petimetre que escribió contra Martí. Yo recuerdo que uno de los Riveros, del Diario de la Marina, se atrevió a expresar que Martí debía pasar al olvido (no recuerdo exactamente las palabras).

A los traidores, vendepatrias, vilipendiadores de nuestras figuras insignes hay que clavarlos bien firmes para que no escapen a la memoria.

olgui dijo:

No se dijo nada o soy yo la que no entendió, al grano, ¿qué y quiénes dijeron?

Sr. Sande, dé la cara, o cállese. Usted es el asalariado, y el que miente. Atrévanse a publicar en Cuba los estudios críticos de Martí, y dejen que sean los lectores quienes juzguen por sí mismos. Martí no le pertenece a nadie. “¡Los flojos, respeten: los grandes, adelante!” La crítica no la hacen los flojos.



Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.