Actualizado: 29/11/2021 15:04
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Canje, Espías, EEUU

“Crazy Che” contra Obama y Castro

Persisten las incógnitas sobre el canje de prisioneros entre Cuba y Estados Unidos, que dio comienzo al deshielo en las relaciones diplomáticas entre ambos países

Comentarios Enviar Imprimir

Los americanos levantarán el bloqueo a Fidel el día que
un presidente yanqui sea negro y el Papa, argentino
Bill Gaede, circa 1992

El militante comunista e ingeniero argentino Guillermo “Bill” Gaede estuvo preso casi tres años en EEUU y en la cárcel recibió el motete Crazy Che, que sirve de título tanto a su autobiografía (El Crazy Che, LibrosEnRed, 2014, 360 pp.) como al documental (El Crazy Che, Metiche Films, 2015, 83 min.) de Pablo Chehebar y Nicolas Iacouzzi recién estrenado en el XVII Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires (BAFICI).

Hacia 1984 Gaede empezó a espiar por convicción ideológica para Cuba, saltó a la CIA el 13 de julio de 1992 y el 23 de septiembre de 1995 dio con sus huesos tras las rejas por vender las especificaciones del chip Pentium de la firma Intel a China e Irán. Se declaró culpable de fraude postal y comercio con propiedad robada, pero el núcleo duro de su causa criminal (EEUU contraBill Gaede, CR 95-20118 RSR, 145 F3D 1342) forzó a promulgar la Ley de Espionaje Industrial (1996). Su testimonio sobre la conexión cubana pone ahora en solfa el pacto Obama-Castro para canjear tres espías de la Red Avispa por el subcontratista de la USAID Alan Gross.

El enigma de Roly

Al anunciar este pacto, Obama soltó que el canje incluía “uno de los agentes de inteligencia más importantes de Estados Unidos en Cuba”. Un vocero de la Dirección Nacional de Inteligencia, Brian P. Hale, precisaría que este agente proveyó la información conducente al arresto de los espías de la Red Avispa, la superespía Ana Belén Montes y los esposos Myers. Para nada encaja que alguien tan perjudicial a Castro saliera del paso con vida ni que la Seguridad del Estado no estableciera su vínculo con la captura de tantos espías castristas en EEUU.

Tampoco Raúl Castro reveló quién era este agente, pero la comunidad de inteligencia identificó enseguida al oficial de la Dirección de Inteligencia (DI) Rolando “Roly” Sarraff Trujillo, quien tras llegar a EEUU dio fe de vida a su familia y se desvaneció. Christopher Simmons, teniente coronel (retirado) de la inteligencia militar estadounidense, asevera que Roly informó a la CIA cómo los agentes de Castro transmitían mensajes cifrados en onda corta y qué deficiencias podían aprovecharse para descifrarlos, pero Crazy Che atestigua que Roly fue usado como espía de relleno para equilibrar mediáticamente el canje de tres avispas por un moscón.

Crazy Che asegura no solo haber sido el único intermediario entre Roly y la CIA, sino también que la información dada por este no servía ni para descifrar mensajes ni para detectar espías por monitoreo de ondas radiales, porque eran informes sobre piezas menores del espionaje castrista en EEUU, así como sobre sí mismo y otros dos segurosos complotados, José Cohén y Lázara Brito, quienes solicitaban a la CIA sacarlos de Cuba.

La CIA pagaba por la información, pero dudaba que fueran desertores genuinos y suponía que tal solicitud era un señuelo de Castro para capturar al team de extracción. Como pre-requisito para llevar a cabo esta operación, la CIA exigió precisamente los códigos criptográficos, que jamás fueron enviados. Todo el material que suministraron Brito, Cohen y Roly —en tres entregas a través de Gaede— fue tachado de “basura filosófica” por el agente del FBI James King.

La causa penal de Roly

Crazy Che subraya que Brito fue detenida brevemente y permanece en Cuba. Cohen escapó a EEUU en medio de la crisis de los balseros (1994) y Roly cayó preso en septiembre de 1995. En su apartamento [Avenida 13 # 6203, Playa] ocuparon equipos de revelado de fotos, rollos revelados y por revelar, así como documentación secreta, incluso criptografiada. Compareció primero ante un Tribunal de Honor, que se constituyó en la unidad de la DI sita en el Reparto La Coronela (La Lisa), pues allí radicada parte del Departamento M-XV (Comunicaciones) al que pertenecía Roly. Luego fue enjuiciado por el Tribunal Militar Territorial de Occidente en la causa 45/1996 por delitos de Espionaje, Revelación de Secretos Concernientes a la Seguridad del Estado, Otros actos contra la Seguridad del Estado y Apropiación Indebida.

El fiscal solicitó la pena de muerte, pero los jueces impusieron 25 años. Esta clemencia judicial se atribuye a que los padres de Roly, Odesa Trujillo y Rolando Sarraff Elías, eran altos oficiales de la DI, pero Crazy Che insiste en que Roly no dio nada valioso a la CIA. Comparativamente, el capitán Ernesto Borges Pérez fue condenado a 30 años, el 14 de enero de 1999, tan solo por intentar pasar a la CIA datos sobre agentes infiltrados y las operaciones Baraguá y Sahara.

Coda

Tras ofrecerse gratuita e infructuosamente como espía industrial a la embajada cubana en Buenos Aires, Gaede visitó en 1985 la Sección de Intereses de Cuba en Washington y dejó una caja con información técnica de la empresa Advanced Micro Devices (AMD), donde trabajaba con su esposa Nila Castillo desde 1979. Su traslado a la planta de AMD en Austin (Tejas) hacia 1986 facilitó mejor contrabando, a través de la frontera con México y en beneficio del Combinado de Componentes Electrónicos Ernesto Che Guevara (Pinar del Río).

Dizque por invitación personal de Fidel Castro, Gaede viajó el 31 de diciembre de 1989 a Cuba. El compañero que lo atendió por el MININT fue Cohen. Gaede nunca vería a Castro, pero sí conoció al Mayor Onelio Beovides, lugarteniente en jefe del Departamento M-VI (Ciencia y Tecnología), que tenía como misión principal burlar el bloqueo comercial de EEUU. A pedido de Cohen, Gaede se entregó a la CIA y se enrolaría en operaciones de contraespionaje contra Castro antes de ocurrírsele copiar ingeniosamente y vender la tecnología del chip Pentium.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.