Actualizado: 01/07/2022 16:17
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Opinión

Falaz 'Rebelión'

Sobre el sitio web 'rebelion.org' y la defensa del castrismo desde el occidente capitalista.

Enviar Imprimir

Quien quiera ponderar de una buena vez el tamaño de las falacias a las que suelen acudir los articulistas de Rebelión en su decidida campaña a favor del gobierno cubano no tiene más que leer el último artículo de Pascual Serrano ( Damas de Blanco, Reporteros sin Fronteras y el derecho universal a salir de un país). Empeñado en negar la nueva evidencia de la naturaleza totalitaria del régimen castrista que ha constituido su reciente negativa a permitir la salida del país a las Damas de Blanco, Serrano no consigue sino escaparse una y otra vez por la tangente del infantilismo y la inconsecuencia.

Como era de esperarse, comienza por negarle toda legitimidad a la causa del grupo de mujeres, reproduciendo punto por punto el discurso de Castro. “Las Damas de Blanco —afirma— son esposas de los cubanos encarcelados en abril del año (sic) 2003 por trabajar al servicio del gobierno de los Estados Unidos haciéndose pasar por periodistas —no tenían la titulación ni nunca antes habían ejercido el periodismo— para difundir noticias fuera de Cuba preparadas por la sección de intereses de Estados Unidos en Cuba”. Dos preguntas surgen enseguida: ¿es necesario tener titulación para ejercer auténticamente el periodismo?, ¿cómo sería posible para cualquier ciudadano cubano haberlo ejercido “antes”, esto es, antes de convertirse en crítico del gobierno, si en Cuba todos los periódicos permitidos responden a éste?

El señor Serrano, que a juzgar por lo mal que escribe carece, él sí, de titulación, se dedica en el resto del artículo a mentar casos en los que según él se ha violado fuera de Cuba el derecho universal que Reporteros Sin Fronteras pide al gobierno cubano cumplir. Habla de los palestinos de Gaza y Cisjordania, de los subsaharianos que en vano intentan entrar a España por Ceuta y Melilla, de los inmigrantes que sobreviven sin papeles en los países desarrollados de Occidente. Nos preguntamos por nuestra parte si el hecho, que no interesa ahora cuestionar o confirmar, de que en tales casos se haya violado el derecho en cuestión, hace cambiar de signo la prohibición del gobierno de Castro. Como los interminables y cada vez más delirantes discursos del comandante, cuya “gran repercusión internacional” los medios oficiales comentan a coro, índices de un culto a la personalidad que los simpatizantes del régimen intentan ocultar, esa negativa ofrece por sí sola el más rotundo desmentido a una izquierda incapaz de superar su idilio culpable con ese horroroso golem que es hoy la Revolución Cubana. Y no le deja a Pascual Serrano otra opción que la reacción risible del niño que señala la fealdad del muñeco ajeno como si esta embelleciera al propio.

Más inteligente y audaz, otro de los castristas de Rebelión sí da el salto de rigor: cuestiona en su esencia misma la noción de los derechos humanos universales en tanto principio de una ilustración que arrasa con todo lo que él considera valioso y auténtico. Por esa vía, la de la nostalgia antimoderna en donde la izquierda radical abreva a gusto de las vastas fuentes de la derecha anticapitalista (Pound, Chesterton, Barrès), Santiago Alba, autor de La ciudad intangible, interesante ensayo filosófico editado este año en Cuba por la Editorial de Ciencias Sociales, puede llegar a identificar su rechazo al capitalismo contemporáneo, entendido como el verdadero fin del período neolítico, con su apoyo del comunismo a la cubana. Curiosa paradoja al interior de Rebelión: mientras algunos celebran en la Revolución Cubana el cumplimiento de la Ilustración (el caso del profesor de filosofía de la Universidad Complutense Carlos Fernández Liria en su colaboración en la compilación de la editorial Hiru Cuba, 2005), otros, el del citado Alba, ven en ella un ejemplar reducto de resistencia a los principios ilustrados tanto como a las abstracciones que impone la modernidad capitalista bajo su engañosa apariencia materialista.


« Anterior12Siguiente »